La Mirada De Un Asesino

Tamaño de fuente: - +

capítulo 4:el origen de mi lado oscuro parte 2

Narra el asesino
Regresé a casa, mis padres estaban cenando y por suerte no les importaba sí estaba en casa ó no pero bueno, subí las escaleras con un poco de dificultad por las muletas, me encerré en mi cuarto y sólo empecé a tirar todas las cosas de mi cuarto con mucha rabia hasta que me detuve y esa voz me volvió a preguntar —¿que diablos te pasa?

—a caso, te importa mis problemas —conteste muy molesto

—sí, además soy el único amigo que tienes —comento la voz

—enserio, tú creés que eres mi amigo, sólo eres un maldito producto de la imaginación —le recalqué nuevamente

—si que te gusta alejar a las personas de ti, cuando te tratan de ayudar —dijo la voz

—¡Nadie me trata de ayudar! —le grité

—bueno, eso deja en claro tu bipolaridad —comentó algo alegre la voz

yo sólo lo ignore y me senté en mi cama, trataba de relajarme por unos segundos hasta que esa maldita voz volvió a insistir —oye, no estés molesto conmigo

—eres tan irritante —dije

—bueno, ya que me amas podemos hablar de tu familia —comentó

—¿qué quieres saber? —le pregunté

—pues, porqué tienes un hermano gemelo, sí no son idénticos —se preguntó

—es una larga historia, pero sí quieres te la cuento —mencione

—deja la para otro día —indicó la voz

—bien, ahora que ya dejamos de hablar de mi podemos hablar sobre ti —dije

—pues soy un producto de tu imaginación —lo admitió después de un rato de habérselo aclarado

—he ganado, porque al fin te retractaste de que tu no eras un real —respondí tan feliz

—me la has aplicado bien —mencionó

—sabes, me has alegrado un poco la vida —le hice el comentario

—me alegra ayudarte, ahora ¿como le harás para vengarte de tu hermano? —me preguntó

—aún lo he planeado pero ya se me ocurrirá algo —dije

—esperó que tu cabecilla no tarde tanto, porque sino tendré que actuar —me aclaró

—no se supone que yo soy el del la venganza acá —comenté

—digamos que soy la persona que te dará idea para tu venganza —dijo

Esta vez no le respondí y me quedé dormido. Era la mañana siguiente, apenas había logrado dormir un par de horas sin embargo ya estoy acostumbrado a eso, baje a la cocina con algo de dificultad, ya me encontraba ahí y mi madre me preguntó —¿a ti que te pasó?

a veces no quisiera responder eso pero me obligaría a hacerlo y le conteste irónicamente —me rompí una pierna

—¿cómo es posible eso? —se preguntó mi padre

—no tengo idea —ironicé

—entonces tu debes estar en reposo —indicó mi padre

—sí, pero ustedes quieren que vaya a la escuela así que no les importa nada lo que me pase —comente algo honesto pero también había algo de sarcasmo

—sabes que, vaya se a su cuarto y reposa los días que te pidieron porque no quiero pagarte una cirugía de reconstrucción de la pierna —me ordenó

yo me quería reír en ese momento por el simple hecho que ese estúpido no quería pagar la reconstrucción de la pierna si ni siquiera estaba rota, sólo lesionada pero creo que le puso mucha crema a sus tacos y respondí —como tu digas

—ya que estarás en casa mi hijo salvaje, te cuidaré mucho para que te recuperes pronto —menciono mi madre

en ese momento me quería reír, porque era la primera vez que me pelaba en toda su miserable vida pero bueno. Después de esa platica, volví a mi cuarto (la verdad no tenia mucho que hacer porque había realizado todas mis tareas así que no debo preocuparme) luego la voz me preguntó —¿porque no estas en la escuela?

—no vez que tengo que estar en reposo —contesté

—bueno, ya que estas incapacitado podemos hablar más sobre ti —mencionó

—prefiero dejar la para más después —recalqué

—como sea —dijo la voz.

Después de varías semanas de recuperación, volví a la escuela, no me esperaba mucho o algo así pero tenia que realizar todos mis trabajo atrasados, sin embargo ya tenia que volver a mi vida antisocial. Era más tarde cuando iba caminando por los pasillos de la escuela y de repente alguien me empujo hacia la pared, era mi hermano y me dijo —lo bueno que volviste, ya hacia falta un saco para golpear

yo no respondí nada, además no tenía ganas de que me insultara ese maldito estúpido, uno de sus amigos le sugirió —y sí le damos una bienvenida que jamás olvidé

—gran idea —contesto mi hermano



blackskye

#211 en Thriller
#84 en Suspenso
#111 en Misterio

En el texto hay: venganza y mentiras, odio, muerte

Editado: 13.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar