La Navidad no tiene la culpa

Tamaño de fuente: - +

III

Escuchamos toda su historia atentamente. Eso me hizo entender, que cada quien lleva un peso en su espalda, una historia que lo envuelve.
Me sentí cómoda con él, para seguir conversando. Mi amiga había tenido que irse antes, pero yo preferí quedarme.

Hay algo que no me deja ir.

—La Navidad no tiene la culpa— dijo
—Sí. Es lo mismo que dice mi familia, pero es difícil no creerlo.
—Te entiendo. Yo también podría echar la culpa a la Navidad, sin embargo, no lo siento así. Simplemente son situaciones que escapan de nuestras manos, designios escritos, tal vez el destino que tenemos trazado.

Lo miraba atenta, sus palabras llegan y hacen trasfondo en mi corazón. ¿Será que la Navidad no tiene la culpa?


En ese momento recordé que traía la carta de Mark. No, no la había botado. Sentía que era el momento de abrirla, así este con alguien que acabo de conocer.
Se lo debo a mi amor, tengo que cerrar este capítulo.

La tomé entre mis manos y comencé a leerla, con la atenta miraba de aquel desconocido que me había contado su historia.

Querida Claire, mi amor eterno. Para ser sincero no tengo idea el porqué de esta carta, pero siento que debo escribirla.
Eres y seras por siempre el amor de mi vida. Pase lo que pase, lo serás.
Esta Navidad pienso pedirte matrimonio, ya es momento. Tus padres lo saben, pero es una sorpresa para ti.
La Navidad significa tanto para nosotros que no puede haber mejor día. Agradezco al destino haberme puesto en tu camino, contigo he vivido lo mejor del mundo. Nunca hay que dejar de celebrar esta fecha, amor, así enfrentemos situaciones tormentosas debemos hacerlo. Recuerda que la vida es una, y debemos vivirla de esa manera, diariamente; luchando, sonriendo, agradeciendo por lo que tenemos.
Te amo Claire. Feliz Navidad.

Lloré. Mark hasta el final me amó, hasta el final amó La Navidad.
Yo había sido una tonta por no querer entenderlo.


La Navidad no tiene la culpa.


—Ya, tranquila Claire.
—Es que fui una tonta. No me di cuenta que gracias a este día, yo lo conocí, gracias a este día, viví los momentos más felices de mi vida. Me enfoque en lo malo, en la desdicha, estaba envenenando mi alma.
—Lo importante, es que te hayas dado cuenta. No debemos vivir del pasado, ni dejar que influya en nuestro presente. La vida es una y debemos vivirla al máximo.

Sus palabras me recordaron a Mark y sonreí. Él me devolvió la sonrisa, ahora que lo veo detenidamente. Es un hombre atractivo; ojos verdes radiantes, cabello corto negro, rasgos amables y una bonita sonrisa.

—La vida es una sola... y La Navidad no tiene la culpa— Repetí

Desde aquel día, cambié mi perspectiva de la vida, no podía ir por ella, culpando a las fechas ni a las personas por situaciones que escapan de nuestras manos.

Brian se ha vuelto un excelente amigo y creo que podremos ser algo más.

 

No lo negaré, me gusta mucho...

Gracias Navidad por todo lo que he recibido. Y en serio... Tú no tienes la culpa.

Feliz Navidad.

 



May

#11967 en Novela romántica
#1948 en Chick lit

En el texto hay: romance, felicidad, amordenavidad

Editado: 14.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar