La navidadl del pequeño Alexander

Tamaño de fuente: - +

La felicidad del pobre

Faltaban aun seis meses para la navidad pero ya en casa se estaban haciendo preparativos para aquel gran día en que los reyes magos pasarían por aquel humilde hogar a dejar los regalos que, desde ya, habían pedido los pequeños de la casa.
Cada vez que papá llegaba a casa los niños le esperaban para saber más sobre la navidad y sus personajes, y antes de dormir era mas grande el deseo de que llegara la tan esperada fiesta que anuncian la venida de los reyes magos. 
Las personas pueden ser feliz con pocas cosas si de verdad quieren serlo, porque en realidad la felicidad no es ni material ni exigente, la felicidad a la verdad es grande, y no se conforma con estar como un sentimiento pequeño, sufre de la humilde arrogancia de ser compartida y hacerse sentir en aquellos que no le han podido tener. Y mientras más personas gozan de ella, esta se encuentra más a sus anchas.
Yo me imagino la felicidad como una persona gorda, bien gorda, porque se alimenta de las tristezas, depresión y la soledad, y eso es lo que más abunda en los corazones de la gente. 
Esa señora gorda había venido a visitar a esta familia, y se sentía tan a sus anchas que casi les salía por el pecho, porque ellos eran pocos, humildes, pobres y llenos de necesidades, pero eran muy felices. Todo era una canción, las luces, los colores y todo lo que compone la navidad provocaba cantar una canción que realmente uno mismo no se sabe las letras pero siente en el pecho la música de esta.
Quienes lograban ver a estas personas cada día, de seguro pensaban que alguien los vendría a visitar porque estaban afanados por que todo estuviera lo más limpio posible, no dejaban pasar ni un detalle pues, esto era algo nuevo que aunque no lo habían vivido antes pues ameritaba hacerlo bien.
Alexander cada noche leía su carta, estaba seguro de que los reyes la entenderían y le iban a contestar. Su papá no se pudo imaginar que esta nueva historia despertaría tanto entusiasmo en su familia, cada día debía contar un poco más porque todos querían estar seguros de que reconocerían a los reyes magos cuando pasaran por su hogar.



Mr. Llencis

Editado: 02.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar