La Nerd - Saga " Cuatro ojos"

Tamaño de fuente: - +

CITAS Y ALGO MAS

— Gracias — es lo que digo cuando traen mi plato

— Wow —miro a Darrell quien me observa divertido — Pobre chico, ¿Viste como temblaba? — se refiere al camarero, asiento — Con esa hermosura lo dejaste helado — niego con la cabeza

— Deja de mentir — sonrío — Ahora comamos —

— ¿Sabes? — lo miro luego de un momento donde ya habíamos empezado a comer — Pensé que pedirías una ensalada— alzo una ceja

— No gracias, no soy vaca para comer monte — mi comentario lo sorprende y empieza a reír — Esta delicioso, pero no mejor que una hamburguesa con papas fritas — alzo las cejas divertida

— No eres como las demás. La mayoría les aterra la grasa y prefieren comer solo ensalada mientras se matan el los gimnasios — sonrío

— Pues me alegra, además si hago ejercicio, pero no por eso me privo de las delicias de la comida —

— De haberlo sabido te llevaba a un lugar de comida rápida —

— Para la próxima amigo — sonreímos y seguimos comiendo, nos traen el postre y conversamos de nuestros intereses cuando veo como Darrell mira a mi espalda

Me giro y veo en la entrada a Brad junto a Laura, frunzo el ceño porque ella es su acompañante. Aunque claro eso a mí no me importa en lo más mínimo. Los dos entran y comienzan a caminar hacia su mesa, cuando se sientan veo que solo están a 3 mesas de distancia de nosotros. Maldigo en mi interior cuando Laura mueve su silla y se acerca demasiado a Brad, están sonriendo mientras hablan y eso no me gusta.

— Wow que pequeño es el mundo — menciona Darrell y yo volteo los ojos.

Si el supiera.

— Si — murmuro — Sigamos — y así procedemos a comer el postre y reímos con lo que decimos

Mi mirada varias veces va hacia la mesa de Brad con Laura y lo encuentro en todas mirándome.

— ¿Deseas ir a algún lugar? — miro a Darrell y asiento

— Un bar estaría bien — me mira sorprendido

— De verdad que no eres como las demás — frunzo el ceño — Las demás hubieran dicho que las llevara a casa ya que están cansadas de esos tacos — miro los míos y sonrío

— Pero si he estado sentada todo el tiempo, además es fin de semana y me apetece mover el cuerpo ¿A ti no? — pregunto y el asiente.

— Hola — me paralizo, la voz gruesa de Brad me sorprende

— Hola — dice Darrell y yo lo miro

Hola — respondo y Laura le dice algo en el oído a lo que él sonríe y asiente.

Que coincidencia encontrarlos aquí— me mira y yo a el — Espero que la estén pasando bien en su cita—

Claro que sí. Kate es una maravilla de mujer — toma mi mano y le sonrío. Con Darrell nos levantamos para irnos y agradezco cuando este viene y agarra mi cintura, ese gesto hace que Brad frunza el ceño.

— Si nos disculpan, ya nos íbamos — Darrell me empuja y comenzamos a caminar

— ¿Y a donde se dirigen? — pregunta Brad siguiéndonos con Laura

— A ningún lado — respondo yo , Darrell sonríe divertido

— Que coincidencia — nos detenemos y los vemos — Allá vamos nosotros también— frunzo el ceño y miro fijamente a Brad, quien solo sonríe. Mira a Laura y ella esta sorprendida ¿Vamos? — agarra su mano y nos siguen

Cuando llegamos a los autos Brad se nos acerca y nos dice que nos seguirán en su auto, se da la vuelta y se marcha al suyo donde Laura ya está sentada. Nosotros subimos al auto de Darrell y maneja directo al club.

BRAD

Hace una semana que Kate llego a la empresa y es desde ahí que comenzó mi martirio. Cuando la vi me quede petrificado, jamás había visto a una mujer tan hermosa como ella, pero había algo que me llamaba la atención y eran sus ojos, esos ojos se me hacían conocidos como que si ya nos hubiéramos visto en el pasado. Pero era imposible seguramente no olvidaría una mujer como ella si la hubiera visto antes.

Cuando la invite a salir me sorprendió que me dijera que no. Yo soy Brad Hansen y ninguna mujer me dice que no a mí, o eso era lo que yo creía ya que al parecer que ya apareció la primera. A parte de belleza ella también era cerebro y lo dejo bien claro en la reunión que tuvimos. Sus ideas fueron brillantes y nos dieron la pauta para crear otra revista, esta vez juvenil y no solo para el reino unido sino también para latinoamerica. Ella me vuelve loco cada vez que llego a casa me encuentro pensando en ella a cada minuto. Me atrae mucho porque es una mujer decidida, inteligente y hermosa.

Estamos llegando al club y no puedo creer que haya venido, prácticamente me invite yo mismo. Se que eso no les gusto a ellos pero que más da, no podía dejarla sola con Darrell algo en mi me dijo que viniera. No es que él sea un mal chico, para nada es uno de los mejores trabajadores y persona que conozco, pero no puedo dejar que atrape a Kate, desde que ella me rechazo jure que sería mía, haría cualquier cosa por enamorarla y estoy dispuesto a caer por ella también, aunque creo que ya me tiene.

Laura me habla de algo a lo que no le prestó atención y en realidad no me importa yo solo no puedo dejar de pensar en Kate y en cómo le queda ese vestido rojo ajustado y ese escote en la espalda. Cuando la vi me dieron ganas de acariciarla una y otra vez, pero sé que eso hubiera sido demasiado incómodo para todos así que me detuve.



Genesis Lañon (genemua)

#54 en Joven Adulto
#255 en Novela romántica

En el texto hay: mentiras, traicion, amor

Editado: 15.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar suscripción