La Niña de la Profecía

Tamaño de fuente: - +

Sinopsis

 

Érase una vez un mundo extraño y maravilloso. Lo formaban siete islas imperiales, que a su vez componían la Estrella de los Siete Reinos sobre el infinito cuerpo del océano.

En Shiteho, la isla de la luz, ubicada en el centro de la estrella, vivía un rey sabio y poderoso. Rompiendo con las reglas de su mundo, el rey consumó matrimonio con una princesa extranjera, quien después de la boda se convirtió en reina. Ella, perfecta alusión a un duende romántico y aventurero, le entregó su más grande felicidad al rey, dando a luz a sus hijos dotados de una belleza y vivacidad irradiantes.

Pero no contaremos la historia de aquel rey.

No, tampoco se trata de la reina.

Aquí los protagonistas son sus hijos, y nos enseñarán cómo se enfrentaron a las criaturas cuyos terribles ojos rojos helaban la sangre al hombre más valiente. Ellos era los villanos que no desaparecen hasta ser derrotados dos veces, o más; así sucede con las peores pesadillas, repercuten al tiempo, de la misma forma que estos hombres no se aplicaban a las leyes naturales de la vida y la muerte…

…momento, estoy adelantándome. ¡Lo siento! No es mi intensión robar el crédito a los protagonistas. Después de todo, soy solo una humilde introducción.

La voz principal que interpreta esta melodía se llama Elízabeth Rose. Las personas no tomaban en serio su nombre, se dice que era su cruz, y siempre le ponían apodos; en consecuencia, fue conocida de diferentes maneras en todo el mundo. No obstante, quienes vivimos en la misma era que la vio nacer y correr la serie de aventuras y desventuras que la llevaron a ser lo que es hoy, la recordaremos siempre como ‘Elízabeth Rose, la niña de la profecía’.



Aldana C. Valloni

Editado: 30.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar