La niñera

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 3: tiempo después...

-Amelia necesitamos que nos pases la anestesia ¡ahora!- me gritaba el enfermero en jefe mientras yo solo miraba anonada como era posible que por un hueco tan chiquito con el tamaño de un limón, pronto iba a salir un bebe ¡Dios mio eso no puede ser posible! 

-¡ahora muévete Amelia es para hoy no para mañana!- hay fue donde reaccione debía de hacer algo que curaría el dolor que sentía aquella pobre muchacha.

fui directo donde se encontraba la bandeja con diferentes frasco  hasta que lo encontré ¡anestesia! introduje la punta de la aguja y succiono para que el liquido se introduzca en la jeringa. En cuanto termino me apresuro y le inyecto la anestesia a la muchacha que aparentaba mi edad.

Solo fue cuestión de tiempo para que ella empezara a dilatar y poco después pujar para que saliera un engendrito del demonio ¡hermoso! un hermoso barón.

cabello negro , mejillas sonrojadas y con sus ojos cerrados no diré que era  lo mas hermoso que haya visto en mi vida porque el solo era un bebe mas en la lista de nacimientos a lo que he estado presente.

en cuanto el bebe fue llevado a otro lugar, lo mas seguro es que lo hayan llevado a conocer a su padre, ella comenzó a sollozar de repente parecía que tenia depresión pos-parto así que lo único que pude hacer es ir a informarle al doctor ya que no puedo dar un paso al menos en algo a lo cual yo no conozco demasiado.

-por favor ayúdame a escapar te lo ruego -me dijo ella

-lo lamento no puedo hacer eso- le informe - ademas piense en su hijo, en su marido...- no me dejo seguir hablando cuando grito.

-¡el no es mi marido! y jamas lo sera mi hijo estará bien con el yo no quiero a ese bebe yo quiero irme, lejos de el. - no dije mas y salí de allí no pienso apoyar a una desconocida que esta pasando por depresión y mucho menos si le va a hacer daño a un bebe y a su esposo.

Siempre he tenido el pensamiento de que un hombre si se casa amara a esa mujer hasta el final de sus días, por eso no estoy dispuesta a dañar la felicidad de otros solo por la depresión de alguien ella merece ser feliz con su familia tal vez solo es una etapa. 

------------------------------------------------------
15 dias despues...

Todo ha pasado demasiado rápido para mi gusto la misma rutina monótona comer, trabajar, comer por tres y dormir que vida tan gris, tan aburrida.

Vamos Amelia, ¡tu puedes! ¿Que tan difícil es poner una inyección?, muchos dirán que nada pero yo le tengo fobia a las agujas no me desmayo, pero tampoco me gusta ver como se introduce esa mierda en la piel ¿por que no escoji una profecion mas normal ?.
¡Oh coño ! ¡ esa mierda entra como perro por su casa! Sangra sal rápido ¡Oh My God! Creo que debi haber estudiado otra cosa como culinaria o algo esto no es normal.
Definitivamente me iría mejor en repostería ¡ja! Pero que dices amy si cuando pequeña se te quemo una aguapanela ¡aguapanela! Zatañas pero que crees te hubieras muerto de hambre.
Listo! Ultimo paso sacar la maldita jeringa ¡si!, lo logre si ven yo puedo. 
-¿con quien hablas?-mierda la cage.
- vera querido doctor, yo desde pequeña me hablo a mi misma para relajar mis chacras...- respondí yo con una sonrisita inocente.
- yo tambien hago lo mismo, tranquila bueno amelia creo que ya se  acabo su turno nos vemos mañana.

- adio' brother
- ya te he dicho que no me gusta que me llames así, que te imagino como un hombre.
- pues no estas tan lejos de la realidad, parezco una tabla, pero eso si ¡de las finas!-
El solo sonrió y negó 
-Adios amy, acuérdate que ya mañana me voy y quiero alcanzar a despedirme de ti.
- no lo digas que me dan ganas de extrañarte pero, mientras seas feliz yo estoy bien.
El solo me hizo una seña hacia la puerta
-¡ni modo se cuando no me quieren!
Sin mediar mas palabras salí de allí directo a la estación de autobuses tener mi carro de allá para acá es extraño, ya que es muy costoso y no pienso arriesgarme a que me lo roben.
------------------

Haber que hay de comida, nada ¡no hay nada ! Que triste tengo mucha hambre ni modo.
Me pongo mis chanclas me interesa un comino como este arreglada ¡tengo hambre! Y el hambre le gana a todo, mis llaves, dinero en efectivo, dejo el celular nadie me va a llamar no tengo friends que sad.
Caminando caperucita se callo lala la la veo de lejos la tienda así que apresuro el paso y entro.
El paraíso santo Dios! Haber cajas de cereal? en la lista, paquetes de leche, frutas mas que todo el banano, es mi favorito, porque si lo comes y tratas de describir el sabor no podrás es tan delicioso y grumoso.
Listo!
Me dirijo a la caja y pago.
Camino otra vez a mi casa viendo la vida el como pasa el tiempo, gente que es feliz en un momento y lo pierde todo al otro o los que son como yo un lobo solitario los que no tienen nada.
En menos de lo que pienso, llego a casa y me hago el desayuno si escucharon bien Desayuno lo que pasa es que a mi me gusta de comida chocolate con pan y listo!.
-----
Al día siguiente me levanto desayuno cereal con leche y un banano, me subo al autobús y llego justo a tiempo para despedirme.
- adios doc.-
-cuidate mi enana y se feliz por favor no vayas a llorar- mientras veía mis ojos húmedos y llorosos
- no me digas eso que me haces llorar, tu prométeme ser feliz con tu esposa y donde ella te sea infiel le quito los ovarios que no tiene.
- obvio que tendrá enana es mujer.
- uno no sabe, hay que ser precavido en esta vida.
- bueno, adiós cuídate y por favor trata de ser feliz ¿entendido?
-¡si sargento!
El solo se fue caminando y yo solo sentía que alguien importante se iba esperando que el fuera feliz con su futura familia.
Ni modo vamos a terminar tu turno amy! Camino por el pasillo cuando escucho gritos en una habitación inmediatamente voy hacia ali y lo que veo me deja impactada.



Laura Kroshlo

Editado: 18.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar