La novia Del Mago Antiguo

Tamaño de fuente: - +

Capitulo VIII The Promise: Titania, Chantra y escala las Ninfas de la creación

Capitulo VIII

The Promise: Titania, Chantra y escala las

Ninfas de la creación

Saffiure capital Merrow / entrada de la ciudad cristal

Nathalie Wessex

Las estaciones cambian mucho en ciudad rosaría, tanto así que suena sorprendente, Edgar me explico que en el Reino de las Hadas un día equivalía a una semana en el mundo de los humanos y que el tiempo variaba dependiendo del mundo en el que estemos, es increíble ver cómo pasó de rápido el otoño y callo el invierno todo en el pueblo se ha vestido de mucha luz y color, un ambiente cálido y muy hogareño, la verdad será mi primera Navidad junto a Edgar ¿me pregunto qué pasará?

 

Había muchas cosas que yo desconocía de Edgar y a este lo vi actuando muy extraño hace unos Días ya que al parecer a pedidos de algo conocido como la Iglesia Greca le dio una misión y el decidió que yo debía de acompañarlo en su tarea, me sorprendí ya que desde que salimos de los territorios de ciudad rosaría hasta la capital Merrow estamos cubiertos por agua y en esta existen vías de tren, desde mi ventana puedo ver las sirenas y muchas cosas bajo el agua.

 

cuando llegamos a la estación caminamos hasta un lugar extraño creo que dijo que era la ciudad Saffiure, donde se encontraba la entrada a una ciudad llamada ciudad cristal, aunque esto debe ser una broma la entrada Estaba en un enorme árbol, mire a Edgar con incredulidad no era que en toda mi vida no haya visto criaturas sorprendentes, pero había algo en especial que me llamo la atención.

  • por Dios Nathalie, has visto seres feos caníbales y te dejas asombrar por ver una puerta en un árbol? —pregunto burlón— ¿qué pasa con eso?, te llama la atención

por un momento vi una sonrisa en sus labios esto me tomo por sorpresa, generalmente Edgar no es de esas personas a las cuales se les puede leer el pensamiento, sonreí levemente.

 

  • No es eso es que me sorprende el árbol —dije haciendo un gesto de duda—tiene un aura muy brillante, es algo que realmente me resulta sorprendente.

 

  • Debe ser porque El árbol es un sauce milenario, tiene más edad que yo —sonríe— y tu juntos, y si este árbol al igual que todos contienen magia elemental es muy brillante para las hadas, ya que a donde vamos es un terreno en el cual habitan esos seres.

 

Por un momento me sorprendí al escucharle decir que era más viejo que él, pues era un árbol enorme yo diría que le tome 300 años o mas llegar a tener ese tamaño, el no podía ser tan viejo o sí.

 

  • ¿Más edad que tú? ¿Qué edad tienes Edgar? —pregunté curiosa pues el solo se veía unos años mayor a mi—

 

  • Las apariencias engañan Nathalie, el hecho que me vea joven no quiere decir que lo sea —sonríe y se acerca a la puerta golpeando 7 veces eses— vamos a entrar a ciudad cristal, asegúrate de ver bien los cristales ya que con ellos descubrirás la verdadera forma de algunos seres.

 

Vi como la puerta se abrió y una fuerte corriente de aire casi me arrastra, de no ser por el agarre de Edgar en mi cintura, solo pude verlo con algo de pena, él siempre debía salvarme.

 

  • Está bien Edgar —sonríe nerviosa—

 

  • Tranquila-suelta su agarre- vez mira esta es la ciudad Cristal

 

Mire la puerta y esta daba paso mostrando una bella ciudad hecha de solo cristal de varios colores y rodeada de inmensas extensiones de tierras de plantas, flores, árboles y agua. Era algo realmente hermoso, me percaté que la mirada de Edgar se había tornada oscura al mirar aquel lugar, por un momento sentí la necesidad de abrazarlo, tanto así que no supe en que momento mi mano tomo la manga de su abrigo, el me dedico una mirada llena de tristeza.

 

  • ¿Qué ocurre Nathalie? -dijo viendo mi agarre- ¿te sientes bien?

 

 

  • No es nada, solo que no puedo creer que este lugar sea tan hermoso—dije fingiendo estar sorprendida— Edgar todo esto está hecho de cristal sólido no es así.

 

  • sí está hecho de cristal, pero ten cuidado todo es muy duro, aunque parezca delicado, aquí viven los seres llamados Merrow una raza de hadas que se creía extinta y ancestros en el arte de la medicina herborista y hadas diestras en la magia, también son los guardianes del árbol de la destrucción y el árbol del Renacimiento —explica sereno caminando viendo las direcciones— el los cuales son los testigos desde los orígenes del mundo.

 

 

  • Ya veo —exclame para ver que Edgar me miraba fijamente— ¿Ocurre algo?



NathalieFranco

#6597 en Fantasía
#1456 en Magia
#3749 en Thriller
#2140 en Misterio

En el texto hay: magia, dragones amor mistico, hadas

Editado: 15.02.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar