La Obsesión de Lucy

Tamaño de fuente: - +

Una nueva estudiante cap1

Suena la alarma pero finjo no haberla escuchado, la apago y me acurrucó muy placenteramente entre las sabanas de mi cama pero una voz femenina se oye:

-¡Ángel, llegaras tarde al instituto!¡Vamos, alístate rápido para que bajes a desayunar!

Es la voz de mi madre la que me llama, sin ganas quito las sabanas de mi y me siento en la orilla de la cama, quiero seguir durmiendo e ir al instituto no me entusiasma para nada, me levanto y doy unos pasos dirigiéndome al baño que esta en mi habitación, al estar en el baño lavo mi cara y mis dientes al terminar me quedo mirando mi reflejo en el espejo, puedo observar mis ojos azules, mi cabello castaño oscuro todo despeinado, mi piel es bastante clara y creo que parezco un fantasma o algo así aunque a mis amigos les gusta mi estilo, me alejo del espejo y voy directo a la ducha, después de unos minutos duchándome salgo del baño con los bóxer ya puestos y me visto lo mas rápido posible con unos pantalones oscuros, una camisa azul y unos zapatos negros, al terminar de alistarme agarro mi bolso y salgo de la habitación, bajo las escaleras  y al llegar a planta me dirijo al comedor donde allí veo a mi madre y a mi hermana menor sentadas en la mesa donde esta la comida ya servida, hay sándwiches de jamón con queso, un jarrón con jugo de naranja y otra con café, sin mencionar que en medio de la mesa hay una cesta llena de frutas, y por ultimo, como postre hay galletas con chispa de chocolate, me acerco a la mesa y me siento. Observo a mi madre; su cabello oscuro cae en sus hombros y su piel es tan clara como la mía, observo como toma su café tan delicada y elegante como siempre, ella al notar mi mirada me sonríe de una manera dulce, alejo mi mirada de ella y la centro en mi hermanita de 11 años; su largo cabello es oscuro y rizado, sus ojos verdes que la hacen parecer un angelito y su piel no es tan clara como la de mi madre, dejo de mirarla y muerdo mi sándwich y le doy un sorbo a mi bebida favorita que es el café:

-¿Hijo ya has hablado con Alice?

Apenas termina esa frase me atraganto con no se qué y comienzo a toser.

-El jamas tendrá el valor de decirle lo que siente, ella es la única chica a la que le tiene miedo.- Dice mi hermanita con un tono que me fastidia.

-¡Cállate! tu no sabes lo difícil que es eso.

-Vamos, lo has intentado desde hace 3 años y no le has dicho nada, ya puedes declararte un perdedor.- Dice con su tono de victoria, ese tono que odio de verdad.

-Me voy!- Digo molesto levantándome de la mesa con fastidio, agarro una manzana un le doy un mordisco alcanzo el bolso.

-Ángel no te molestes por lo que dice tu hermana- Dice mi madre en un tono tranquilizante pero ese pequeño demonio que tengo como hermana me toco la herida por así decirlo.

-Tranquila, no me molestare con el duende que tengo como hermana.- Digo con tono de burla.

-¡No soy un duende! ¡Tu eres el gigante aquí!- gruñe desde su silla, me gusta cuando se molesta ya que se ve tierna.

-Si como tu digas enana- Digo antes de salir de la casa.

Miro mi reloj y veo que esta vez llegaré temprano al instituto así que saco mis audífonos del bolso y los conecto a mi teléfono mientras camino al instituto, selecciono una música y solo me enfoco en disfrutar el hermoso paisaje pintado de diferentes tonos de naranja por los arboles que me rodean, es hermoso ver como las hojas de los arboles caen como si danzaran en el aire, miro hacia el frente y veo la chica mas hermosa la cual he estado enamorado desde hace 5 años, su cabello tiene el mismo color y brillo que el oro, sus brillantes ojos son de color verde, su piel clara y suave la hace ver frágil y hermosa, podría decir que parece una muñeca de porcelana.

-¡Alice!- La llamo y ella voltea dándome una sonrisa tímida y tierna la cual la hace lucir aun mas bella, apresuro el paso hasta quedar junto a ella.

-Hola Ángel ¿Como estas?

-Bien ¿y tu como estas?

-Bien. Vas temprano al instituto o en realidad te corrieron de tu casa- Dice con una sonrisa, ella sabe que son pocas las veces que llego temprano al instituto.

-¡Ja! algo así, lo que pasa es que a veces el pequeño demonio que tengo como hermana me saca de mis casillas.- Suelta una risita y asiente, comenzamos a caminar juntos, me siento un poco nervioso, hoy sera el día que le diga todo lo que siento por ella pero tengo que saber el momento indicado para decirlo:

-¿Que tal te ha ido en el curso de cocina?- digo esperando su respuesta.

-Me esta yendo muy bien, he aprendido ha hacer platos de diferentes países.

-¡Oye que bueno vale!, entonces tendré que ir a tu casa para probar uno de tus platillos.

-Si claro pero si yo cocino tu lavaras los platos.- Dice en tono de burla.

-Valdrá la pena por que tu comida es deliciosa.

-No soy tan buena, pero Breed si es bastante bueno.- ¿¡Quien cojones es ese tal Breed!? Digo para mis adentros. -Es uno de los chicos de la clase- Dice un poco sonrojada. Al verla así siento como si me hubieran dado un golpe en la entrepierna, la miro y veo como se le escapa una sonrisa al ver mi expresión. -¿Que pasa? ¿Por que me miras con esa expresión?

-Nada, no es nada.- Mis palabras apenas son audibles y al parecer ella lo nota.

-¿Sucede algo?- La miro directamente a esos hermosos ojos verdes.



Genesis

#329 en Thriller
#142 en Suspenso
#2032 en Novela romántica

En el texto hay: amor, obsesión, psicópata

Editado: 06.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar