La Obsesión de Lucy

Tamaño de fuente: - +

El rubor en sus mejillas cap 3

 Han pasado tres días después de la fiesta, Marcos me ha informado sobre la salud de Danniela y me había dicho que estaba viva aunque un poco delicada, decidí ir al hospital para visitarla pero los doctores no me permitieron verla, y como no, si fue lanzada desde un quinto piso y sin mencionar que casi todo el golpe lo recibió en la cabeza, me siento fatal ya que todo esto fue mi culpa, todo por unos simples besos. ¡Esa psicópata de  mierda! ¿Quien hace eso? Debe estar realmente enferma para hacer eso, suspiro para tratar de relajarme pero... ¿Como hacerlo? Y sin mencionar que en estos tres días Alice ha estado evitándome, la llamo y no contesta y los mensaje seguro que ni los lee ¡Joder odio esto!  

-¡Ángel!... Te buscan.-Le oigo decir a Lisa desde la entrada, salgo de mi habitación y bajo las escaleras pero cuando lo hago veo a dos hombres con traje sentados en los muebles de la sala de estar ¿Pero quienes son estos tipo?

-Buenos días joven, somos agentes de la policía- dice el hombre de piel clara frunciendo el ceño y con voz fria casi que sin sentimientos mostrándome su placa- Y estamos aquí para hacerle una serie de preguntas.-Ya creo saber cual sera el tema.

-¿Y se podría saber el tema principal de esa serie de preguntas?- Digo cruzándome de brazos.

-Es sobre el incidente de hace tres días, supimos que usted fue uno de los que asistió a la fiesta de la casa de uno de sus conocidos llamado Marcos ¿Cierto?- asiento, si hubiese apostado a que ese era el tema hubiese ganado- Varias personas nos confirmaron que usted estuvo esa noche con la joven Danniela Ramirez ¿Es cierto eso?- Me acerco a los muebles y me siento en uno de ellos, no se por que pero siento que este día sera algo estresante.

-Si, es cierto, ella estuvo conmigo y con otros amigos esa noche.

-¿Y usted estuvo toda la noche con ella o se separo en algún momento?

-Yo estuve casi toda la noche con ella.

-¿Casi?

-Si casi, por que luego de un incidente nos separamos y después de unos minutos mas tarde ella ya estaba en el piso con sangre saliendo de su cabeza.

-¿Y usted no sabe de alguien con quien ella halla tenido discusiones?

-En realidad no, por que yo la conocí ese mismo día así que no se mucho de ella. Pero aun así, me gustaría saber como esta.

-Ella murió anoche - Abrí los ojos como plato, ambos hombres notaron que esa noticia me había caído de la patada. ¿Como alguien tan joven pudo haber muerto así?- Si, es una pena, era muy joven, tenia un futuro por delante- Suelta un suspiro y ambos hombre se ponen de pie -Bueno, gracias por su colaboración.-Ambos hombre se despiden y se van.

 Ese día decidí no ir al instituto, eran muchas cosas las que tenia que procesar, así que subí a mi habitación, me acosté en mi cama y me puse mis audífonos para poder escuchar música, tan solo estaba allí mirando el techo mientras escuchaba las canciones pasar, pero poco a poco el sueño me invadía hasta que finalmente logro dormirme.

Toc... toc... toc, el insistente sonido de que alguien toca la puerta, me despierta y creo que es Lisa, trato de volver a dormir pero el sonido se hace mas fuerte y persistente, tratan de despertarme, tal vez solo debería dejar que se canse. 

Toc... toc... toc..., ya se me hace molesto ese sonido. 

-Umm... ¿Quien es?- pregunto y al ver que no me responde me acurruco aun mas entre las sabanas, pero casi de inmediato vuelven a tocar aun mas fuerte, así que grito- ¡Entra de una puñetera vez!- Al terminar esa frase comienzan abrir la puerta lentamente y al ver que no era Lisa como creía, siento un poco de vergüenza al haberle hablado así a Jessica, miro hacia otro lado, no me atrevo a mirarle a los ojos después de la manera en que le hable.

-Di...disculpa, si te moleste..., es que... como no habías ido al instituto, yo pensé que... te sentías mal.- Lo dice en un tono timido y avergonzado- En serio disculpa por molestarte, lo... lo mejor seria que me fuera- dice apenada y con la voz entrecortada, da la vuelta para irse pero me levanto lo mas rápido de la cama, corro hacia ella y tomo su brazo, la atraigo hacia mi ya que había salido solo un poco de la habitación, cierro la puerta para que no salga y por supuesto para que nadie nos moleste, me doy la vuelta y la abrazo. -Eh...- Su voz apenas es audible. Se que es lo correcto le hable mal y ella solo vino por que estaba preocupada por mi, me agacho para quedar a su altura, la miro a los ojos y no se por que pero la noto un poco nerviosa.

-Discúlpame tu a mi, no debí hablarte así, lo que sucede es que... me han pasado muchas cosas últimamente y ya no se que hacer, todo eso hace que me estrece y en serio que no quería tratarte de esa manera- acaricio su rostro con mis manos y siento que su rostro se pone un poco caliente - ¿Me perdonas?

-Si, n... no hay nada que perdonar, no me has hecho nada- me da una tierna sonrisa y eso hace que no no aguante las ganas de darle un beso, así que se lo doy en la frente y al verle su rostro para ver si no se molesto por mi acto lo que puedo notar al instante es el rubor en sus mejillas y eso hace que se vea mas tierna de lo que es, por ese instante detallo cada parte de su rostro, sus provocativos labios, sus enormes y abundantes pestañas y ni hablar de sus enormes ojos color miel que por cierto no me miran, son tan... tan... cautivadores y cuando por fin sus ojos conectan con los míos veo como poco a poco sus mejillas se calientan y van tomando un lindo color rojo, la siento tensa y nerviosa, así que me separo de ella y veo como saca todo el aire que retuvo en un suspiro, sonrió al ver su expresión.



Genesis

#3154 en Thriller
#1406 en Suspenso
#12037 en Novela romántica

En el texto hay: amor, obsesión, psicópata

Editado: 09.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar