La Odisea de Datura

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 10

Me sentía deprimida por lo sucedido con Eric la noche anterior, agradezco mi conversación con Max, esta me ayudo mucho, no sé qué sería de mí si alguno de mis amigos me faltará, todos están a mi lado cuando más lo necesito, me aconsejan cuando es necesario, pero sobre todo me animan a seguir adelante, como los días anteriores me encontré con Drake frente a la biblioteca, este se veía bastante animado 

- Te tengo las mejores noticias, ven entremos y te cuento - me abrió la puertas para que ingresara a la habitación, una vez nos encontramos dentro de ella, me dijo con alegría 

- Ya tengo la lista de guardias con autorización para ingresar a la tercera planta, por fin podremos subir - trate de sonreír pero creo no lo logre 

- Que pasa Datura no estas feliz, sucedió algo - 

- No es nada tranquilo, solo volví a discutir con Eric - 

- Que te dijo esta vez, fue por Faríksha, te juro que ella no tiene nada que ver con mi plan para ponerlo celoso, de verdad te la regalé de corazón, con las mejores intenciones - 

- Lo sé no te preocupes no fue por Faríksha, esto no es algo de ahora, solo que anoche Eric fue sincero conmigo, me aclaro que ya no quiere ser mi amigo, no le interesó más, el solo quiere que desaparezca de su vida, y por más que me duele todo esto, yo no lo puedo obligar hacer mi amigo - 

- Datura yo dudo mucho que Eric quiera que desaparezcas de su vida - 

- Drake el mismo me lo dijo ayer, y yo tengo que aceptarlo - 

- Datura bonita, estoy seguro que el te quiere en su vida - limpie algunas lágrimas que dejé caer 

- Mejor ya no hablemos de eso, porqué mejor no me cuentas lo de las listas de guardias eso es más importante - el suspiro pero no mencionó más el tema, y se lo agradezco 

- Bien, aquí tengo la lista tan solo seis guardias tienen el permiso de entrada al tercer piso, algo limitada dado el hecho de que en los corredores se encuentran hasta veinte guardias, en fin, lo importante es que el robo no será complicado, puesto que existen dos guardias que duerme cerca de donde se encuentra mi dormitorio - 

- Eso es perfecto, podemos realizar el robo hoy mismo - 

- Si así es pero tendrá que ser por la noche porque es invidente que ambos se enteran y es mejor que tengamos una cuartada, y de día se notaría nuestra ausencia - 

- Tienes razón pero como vamos a hacer para entrar y robar sus cosas sin que se despierten - pregunté en voz alta - 

- Creo tener la solución para ese problema pero no será sencillo necesitaremos ayuda - 

- ¿Ayuda de quién? cómo planeas que lo haremos Drake es muy arriesgado podrían descubrirnos y con las manos en la masa como nos safariamos de una situación así - 

- Lo he estado pensando creo que nuestra solución va a ser sedarlos un poco de ese modo podremos entrar a su habitación sin que ellos despierten - 

- No es mala idea pero cómo vamos a sedarlos, te lo diré por experiencia propia la inyección duele como los mil demonios la sentirán con facilidad ¿Cómo se supone que se la aplicaremos sin que se den cuenta? - 

- Te dije que necesitaríamos ayuda agregaremos el sedante a sus bebida de ese modo no podrán apreciar el sedante, pero siendo igual de efectivo - 

- Bien y ¿quién será que nos den esa ayuda extra? - pregunté con curiosidad 

- ¿Quién va a estar dispuesto a ayudarnos en este loco plan? por qué en lo que mi respecta yo no le he contado nada a mis amigos aún, esperaba tener algo más completo para contarles, no quiero alarmarlos todavía hasta saber en concreto Qué es lo que está pasando aquí - 

- Lo sé no te preocupes, no es ninguno de tus amigos, es Roy el será nuestro aliado - 

- Si tu confías en él ciegamente para contarle nuestro plan, yo confiaré en él de la misma manera - 

- Confío en él, vamos a buscarlo para contarle y crear un plan para hoy - acepte su idea, caminamos de regreso, en cuanto llegamos al comedor nos dirijamos directamente al chico pelirrojo con el que habíamos tratado hace unos días - 

- Niño llevamos con Roy - ordenó Drake 

- Por favor - agregue con cortesía, que muy pocas veces utilizo, solo cuando es necesario, Drake rodó los ojos, mientras seguíamos al chico por un pasillo un tanto estrecho, al llegar a una puerta de madera pesada, este la tocó tres veces, para después abrirla despacio 

- Señor, el entrenador Drake y la señorita Datura desean hablar con usted - 

- Has pasar a la señorita Datura, a el idiota de Drake no - Drake no espero un segundo más, empujó a chico y abrió toda la puerta de golpe 

- Como que yo no, lastimas mis sentimientos Roy, que mal amigo eres - me acerque al chico, este se acariciaba levemente su costado 

- Estas bien cariño - susurré, mientras escuchaba a Roy y Drake discutir sobre su amistad, los ignore por completo 

- Si yo estoy bien no es nada - hablaba en voz baja, termine de llegar a su lado 

- ¿Puedo? - mencioné señalando su camisa, este negó apresuradamente, pero soy muy rápida y tenía un mal presentimiento, levanté su camisa, cuando vi su cuerpo me quedé paralizada, tenía enormes hematomas que poseían un color púrpura y verde, ese tipo de color solo era tomado cuando los golpes eran demasiado fuertes y continuos 

- Maldición, que fue lo que te pasó, quién te hizo esto cariño - pregunté con dolor y rabia, el perdió su vista en el corredor, negó con su cabeza 

- Nadie solo me caí - no le creí, era evidente que esas heridas no fueron provocadas por una caída, parecían hechas por continuos golpes de un puño, lo abracé con cuidado y obligue a sentarse en el sillón a nuestra izquierda 

- Datura que pasa - no le respondo a Drake mi completa atención se encontrá en el chico pelirrojo frente a mi 

- Cual es tu nombre cariño - pregunté con suavidad 



Adays

#84 en Ciencia ficción
#1719 en Novela romántica

En el texto hay: celos, secretos, apocaliptico

Editado: 16.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar