La pasión del pirata

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 17- El puerto

************************************

-¡Anthia!- gritó Remy quien se hallaba sentado en el bordillo de una casa cerca del puerto- ¿Qué haces aquí sola? ¿Lo sabe el capitán?

La princesa miró a sus lados y decidió que sería mejor unirse a él, por lo que, se sentó a su lado.

- Jakar me dejó dar un paseo... Me dijo que me mostraría la realidad que haría que mi cabeza madurase...- respondió la joven con un largo suspiro.

Ya estaba harta de su actitud hacia ella, si ellos supiesen lo que haría su padre, por solo tocarla, temblarían de miedo y la dejarían ir de inmediato.

- Suena a él... Siento que todo sea tan duro para ti...

- ¡No lo entiendo! ¿Por qué malgasta su tiempo en mi?

- Yo lo gastaría mil veces, y más bien, lo vería como una bendición.

- ¡Pero es un capitán! ¿No tiene cosas más importantes que hacer que llevarme a por unos atuendos y conseguirme trabajo para pagarlos?

- Verás... - dijo Remy llevándose la mano a la frente- Entre las cosas que más le importan está el dinero y el placer. Si su placer no le cuesta dinero, estará feliz, aunque tenga que emplear algo de tiempo en ello...

- No soy ninguna chica que venda su cuerpo...

- Ojalá tuvieras esa libertad...- contestó Remy revoloteando sus manos en su regazo.

- ¿Mi vida podría ir a peor?

-Mira- respondió señalando a un hombre en la distancia.

—¡Esclavos! ¡Venta de Esclavos!— Gritaba mientras llevaba a personas con una cadena que difícilmente caminaban. 

La escena arrebató cualquier sentimiento de seguridad que podría haber quedado en ella.

- ¿Quieres saber por qué esta isla recibe el nombre de Paraíso Negro?- preguntó Remy cogiendo la mano de la joven para calmarla.

- Dímelo, ya me espero cualquier cosa...

- Por el mercado negro y la venta de personas que han sido esclavizadas

Anthia volvió a analizar la escena. Ancianos, jóvenes y niños encadenados y atrapados por esos miserables. ¿Cómo pueden vender una vida y dormir tranquilamente cuando sale la reina de la noche?
Una vida para el mejor postor... Para que haga lo que le plazca con ella.

En cierto sentido, ella era eso. La única diferencia es que no llevaba cadenas. De princesa a esclava de un día para otro. No tenía contacto con ninguna persona que no huyese de la ley. 
Esta isla era el sitio de descanso de todos aquellos que siempre huían por vivir y saqueaban por comer.

Anthia estaba completamente perdida en sus pensamientos mientras que Remy solo podía concentrarse en la mirada de la joven.
Tanta tristeza le hacía sentir inútil.
Si hubiese alguna forma de hacerla sentir mejor, lo haría... 

—Anthia...— dijo el chico intentando llamar suavemente su atención.

— ¿Sí?— contestó la joven cuyos ojos habían empezado a a brillar por unas lágrimas que intentaban huir.

— ¿Lo estas pasando muy mal?

— No... Supongo que solo es distinto. Jakar... Le temo constantemente rezándole a los dioses que no ponga un dedo en mí, mas, he aceptado que no puedo hacer nada.

— Me alegro de que lo hayas hecho. ¡Eres como yo! Los desechos del barco...

—¿desecho?

¡No que tu lo seas! ¡Tu nunca podrías ser un desecho! Solo... Solo... Solo... Era una forma de hablar— corrigió apresurado Remy.

La joven comenzó a reirse a más no poder. Entre temblores y carcajadas pasaron los próximos 5 minutos 

— ¿Ves ese barco de allí?— preguntó Remy haciendo conversación.

—¿Cuál?

— El que tiene una vela abierta porque están probando que todo va bien.

— Sí, es enorme... 

Las velas eran gigantes y mostraban un color gris blanquecino apagado. La madera oscura nueva le daba un toque elegante y podía jurar que algunas zonas estaban decoradas con oro. Supuso que no sería puro pero el efecto de belleza era el mismo. En la proa del barco yacía una sirena tallada y en la popa decoraban la zona grandes ventanas que lo más seguro fueran para el capitán de ese barco. Sin duda alguna, era un lujo.

— No es por eso que lo destaco, es nuestro nuevo barco— anunció presumidamente mientras se pasaba la mano por el pelo— ¡Tiene una cocina maravillosa!

—Supongo que era previsible... El otro estaba destrozado... Pero, ¿Como ha pagado un barco tan grande?

— Mi P... Problemático Capitán es muy organizado con su oro y tiene muy buenos contactos en este sitio. Su tripulación siempre debe darle oro o algo de valor en cada saqueo. Él decide con cuánto se pueden quedar. Debes entender que es de los más temidos del lugar.

— No es de mi comprensión que sea de los más temidos. Es solo una manera de alabarle. Es solo un pirata más. ¿Que ha podido hacer, que sea tan terrible, que otros piratas lo consideren una amenaza?— Interrogó la joven harta de que jugasen con su ignoracia sobre el nuevo mundo en el que la habían sumergido.

—No quieras saberlo...



G. Ariadna Johnson

#8711 en Otros
#1298 en Aventura
#13470 en Novela romántica

En el texto hay: fantasia pirata

Editado: 08.06.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar