la pesadilla de lizz

Tamaño de fuente: - +

adiós, noa

Maldición odio todo esto mi vida es un asco ,mi madre solo sabe ignorarme la odio, desde que murió papa solo sabe beber es una puta alcohólica,  de nhada sirvio llevarla a esas reuniones ,quisiera saber para que me tuvo, ese fue mi pensamiento mientras cortaba largos y profundos cortes en mi piel, la sangre caía en pequeñas gotas mescladas con mis lágrimas, quizás nadie comprendía en ese momento porque lo hacía, era un grito silencioso de ayuda, la sicologa del colegio no ayudaba en nada solo autocompadecia a mi madre, olvidaodn que la que nesesitaba ayuda ella yo .mi teléfono sonó
- Hola, hola quien es
Colgaron, durante meses había recibido esa extraña llamada, de ese mismo número donde nadie contestaba solo se escuchaba el silencio del otro lado del teléfono
Decidí limpiar la sangre del piso y de mi brazo, subí a mi habitación y me puse un suéter largo que le había pertenecido a noa mi mejor amiga me quede pensando un segundo en el día que la encontraron, la mama de noa me llamo llorando
- Lizz la encontraron
- Encontraron a noa
- Si pero…
- Señora helena que pasa
- Necesito que vengas a la delegación solo tú puedes saber si realmente es mi hija
Colgué el teléfono y llegue a la delegación, un policía de apellido torrez se acercó a mi

- Eres Lizz
- Si soy yo
- Sígueme
Me llevaron a un cuarto al final de un pasillo en la entrada decía morgue, en ese momento sentí un frio recorrer mi cuerpo hasta helarme la sangre, eso significaba que noa posiblemente estaba muerta
- Sigue dijo el policía
Había un cuerpo cubierto con una sábana blanca, olía a putrefacción, me tape la nariz, y baje la sabana, no me sorprendí al ver que era ella, su rostro estaba lleno de cortadas que la hacían casi irreconocible, le faltaban los brazos y las piernas, era solo una cabeza y un torso, sabía que era ella por el tatuaje de luna en su cuello el mismo que yo tenía símbolo de que éramos hermanas por que el destino lo quiso así, pasaron un par de meses, Volví al presente recordé que tenía planes para ir a una fiesta con Santiago, el chico que me pretendia  seguramente me tocaría escaparme ya que mi madre desde que encontraron el cadáver de noa no me deja salir solo para ir a la universidad, baje por las ramas del árbol que queda junto a mi ventana y me dirigí a la casa de Santiago, me abrió una rubia que se reía como loca compulsiva
- A quien necesitas
- A Santiago mi novio
- A tu eres Liz
- Si será que puedo pasar
En ese instante salió Santiago, me abrazo y dijo
- Pensé que no ibas a venir pequeña
La rubia se dentro, y Santiago apestaba a alcohol
- Estas borracho
Me invito a pasar y dije que no  Me acorralo contra la pared y metió una mano debajo de mi blusa hasta llegar a mis pechos
- Ya para, dije empujándolo
- Porque eres así con migo , llevamos un año juntos y nos has querido ser mía
- Aun no me siento preparada
- Pues asi no ter guste hoy serás mía
 aunque gritaba para que me soltara, me golpeo, rompió mi ropa y me obligo a tener relaciones con él, después de que termino decidí vestirme y marcharme, lloraba desesperadamente, comence a caminar sin rumbo fijo y sin  darme cuenta me desvanecí en los brazos de cristian  quien me llevo a casa, no sé cómo putas resulte en mi cama.
Mi madre no tardó en llegar a mi cuarto a sermonearme, pregunta tras pregunta yo solo le cerré la puerta en la cara mientras le gritaba
- Como si de verdad te importara
Me recosté en la cama, mientras pensaba mi vida es un asco, mientras me quedaba dormida tuve una sueño raro que rondaba mi cabeza desde que noa desapareció, no sé por qué mi mente me torturaba con la siguiente escena, un hombre que estaba de espaldas hacia pequeños cortes en todo el cuerpo de mi amiga mientras esta gritaba de dolor y desesperación, siempre me levantaba llorando y alterada, no sé por qué coños soñaba esto.
Decidí bajar a la cocina a comer algo sabía que mi madre ya se había ido sentí que golpeaban en una de las ventanas me acerque y lo que vi me helo la sangre noa sonreía del otro lado de la ventana , pero su sonrisa era diferente a la de siempre, provocaba un extraño sentimiento de miedo, sus ojos me miraban fijamente , un grito salió de su boca cerré los ojos y con temor los abrí de nuevo, golpearon a la puerta sentí tanto miedo de abrir, pero tome valor y lo hice al abrir la puerta ángel apareció ante mis ojos
- Que pasa Lizz estas toda alterada
- No pasa nada
- Segura te noto extraña
Salí a la puerta y mire a todos lados buscándola pero ella ya no estaba
- Que pasa dime
Dijo ángel abrasándome
- No me toques conteste alejándolo de mi
- Está bien si no quieres que te toque no lo hago pero deja de actuar como si yo fuera un sicópata
- Desde que se murió noa no confió en nadie
- Lo sé pero yo no te haría daño Lizz yo te amo acaso ya no lo recuerdas
- A que te refieres
- Lizz todo lo que he hecho es porque te amo



Kim Romero

#8442 en Otros
#3292 en Relatos cortos
#916 en Detective
#440 en Novela negra

En el texto hay: amor, terror, cutting

Editado: 29.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar