La primavera del comienzo de Rosse

Tamaño de fuente: - +

El comienzo

Y aquí estamos en medio de la noche frente a mi computador recordando cada día de mi adolescencia y lo duro que fue para mí vivir aislada de la sociedad. Les confieso que, aunque hubiese deseado que esto fuera solo un sueño estoy feliz de que haya sido la realidad porque aprendí solo así, grandes experiencias que dudo que en otro lugar las pudiera haber obtenido.

Y aquí empieza mi historia llena de egocentrismo, amistad, amor, decepción y más que nada tristeza…

Si un día un tanto nublado cerca de 1999 para ser exacto el 19 de mayo nace una pequeña niña bautizada por el nombre de Rosse, un poco ordinaria pero demasiado particular, alguien que definitivamente no encajaría en este mundo o al menos no en donde le toco desarrollarse. La pequeña nació justo en la primavera y poseía unos atributos muy particulares entre ellos unos hermosos labios tal cual cerezo pronto a ser cosechado, mejillas suaves y ruborizadas, un cabello oscuro pero sedoso y una piel blanca como la nieve, claro que con el tiempo muchas de esas características fueron desapareciendo.

Conforme pasaban los años aquella pequeña niña se llenaba de mucho amor, experiencias, confianza y por supuesto crecía tan rápido, pero era una pequeña muy frágil y muy débil que recuerdo claramente que siempre se tropezaba incluso cuando estaba quieta, era muy distraída, pero le encantaba pasar horas y horas mirando el atardecer y escuchar a los pájaros cantar. Ella era tan curiosa y tan rara, siempre me hablaba de querer ser un árbol, decía que admiraba a esas hermosas obras de la naturaleza, era tanta la insistencia que más de una vez mencionó que cuando ella creciera desearía ser un árbol, el más imperfecto posible porque sentía que solo así sería tan importante y especial para el mundo.

Esta pequeña cuando llego a la edad de 5 años empezó su aventura por los libros, la escuela, los príncipes y princesas, a tal punto que esperaba que cuando tuviera la mayoría de edad esperaba que un caballero vestido elegante llegara a su puerta y le pidiera vivir felices por siempre, claro era una niña muy soñadora que estoy tan segura que tenía una lista interminable de metas por cumplir, lastimosamente hasta ahora no ha logrado casi nada.



Grace1927

Editado: 21.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar