La primavera del comienzo de Rosse

Tamaño de fuente: - +

El amor llego

No sé si era el destino, pero pasaban los días y con más frecuencia veía a Alex, me encantaba su mirada, sus ojos claros como la miel, su cabello tan brillante como el sol, esas mejillas suaves y rosadas yo lo definía como perfección, él iba en un curso mayor que yo y en ese año él se graduaba del colegio, para mi mala suerte nunca tuve la valentía de decirle lo mucho que me gustaría haber formado parte de su vida o al menos hasta ese momento.

Ahora es el momento de empezar esta historia de amor así que agarren ese café y prepárense porque aquí uno de mis más locos recuerdos de la juventud si de tan solo pensarlo mis ojos se nublan y mi corazón se acelera.

Un día como cualquier otro decidí enviar un mensaje a Alex que no decía más que un simple ¡hola!, pero definitivamente ese mensaje cambio mi vida y la de él de eso estoy segura. Comenzamos a escribirnos a diario a desvelarnos y soñar juntos que hasta teníamos la loca idea de casarnos y si era loca porque apenas nos conocíamos, habíamos planeado un futuro juntos que hasta ya habíamos elegido la canción con la que me pediría matrimonio, los viajes que haríamos juntos, la mascota que tendríamos y como solucionaríamos cada pelea que tuviéramos. Creo que hasta ese punto era un amor virtual de ahí de repente él me dejo de escribir y yo la verdad me sentía muy mal, en las noches lloraba demasiado que a la mañana siguiente ocultar mis ojeras era muy difícil pero poco a poco lo iba superando y cuando estaba a un hilo de dejarlo ir, él regresa, sí con su estúpida sonrisa esa que era mi kriptonita y volvimos a escribirnos como antes pero esta vez yo pensaba que todo iba en serio que lograríamos ser algo más, algo como un solo ser unido por el amor, en ese entonces ya habíamos salido en otras ocasiones pero en grupo y un día así de la nada él me invito a salir y yo sin pensarlo le dije que sí, en verdad quería verlo, y así fue justo el 29 de marzo del 2017 sin duda fue el mejor día de mi vida sin importar que lloviera justo cuando habíamos decido salir, pero que va eso no era importante yo lo quería ver y cuando llegue a donde habíamos acordado éramos dos almas hablando de situaciones sin sentido, vi su sonrisa, esos ojos hermosos que tiene, vi al amor de mi vida, era lo único que me importaba. Cuando ya nos despedimos me abrazo y fue uno de esos abrazos que esperabas por años uno que une cada parte de tu ser, de tu alma uno de los que sientes que te da la mejor persona del mundo y es que eso representa Alex para mí. Creo que él no lo sabe, pero lo amo y aunque ahora estemos en direcciones diferentes lo sigo recordando, fue el mejor día de mi maldita existencia y desearía que en algún momento el llegase a saber lo valioso que es para mí, que cada cosa que dije lo decía de corazón, nunca le mentí y cada sueño que planeamos juntos sigue en marcha. Es un caballero ideal, con sueños similares a los míos, juntos volamos hasta más no poder, yo lo quería y él a mí, o eso creo, tuvimos una muy bonita historia, aunque termino antes de lo pensado y es que el destino es tan cruel que lo alejo de mí o no se creó que yo me aleje de él, y fue por miedo no quería atarlo a una realidad virtual él es muy especial para mí que no soportaría verlo solo sin poder amar a alguien más por el compromiso de mantenerse a mi lado. Soy una tonta porque lo extraño y me estoy haciendo mucho daño y no sé si le esté ocasionando lo mismo porque de ser así jamás me lo perdonaría.

Es probable que en aquella etapa de adolescentes hubiéramos querido ser los grandes poetas que seguíamos los lineamentos de Neruda, llenábamos grandes frases con metáforas para crear una estética más formal y llamativa, dedicándola hacia aquello que creíamos un amor eterno. Estoy segura de que más de uno de nosotros pensó en un ser como su todo, pero estoy aún más segura que actualmente ese todo es nada, es un nombre que viaja por los recuerdos de quien en su momento lo considero un título importante para su historia.

Sé también que en algún momento de nuestras vidas hemos llegado a imaginar historias que lucen tan perfectas pero que cuando nuestros sentidos se centran y tocan fondo te das cuenta que solo es tu imaginación y que aquello que anhelas simplemente se convierte en un deseo mas no en una realidad, y que por más que quieras debes acostumbrarte al hecho de que la vida es un juego de azar en donde la suerte llega cuando menos te lo esperas.



Grace1927

Editado: 12.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar