La profecía: El secreto de Horus

Font size: - +

Capítulo 1

Marcus

 

El despertador sonó a las 6:30, pero, como siempre, lo apagué y seguí durmiendo. 20 minutos más tarde (aunque a mí me parecieron solo cinco) mi mamá entró en mi habitación dando un portazo que me levantó de golpe. Abrí los ojos y me senté lo más rápido que pude viendo como mi mamá se daba vuelta y mostraba una torta de chocolate que tenía escondida.

-Feliz cump... ¡Marcus Lewis, todavía no estás listo para ir al instituto! - interrumpió su cántico para regañarme.

-Ya voy, ya voy- le dije, mientras mi madre desaparecía por la puerta.

Ojeé mi habitación en busca de alguna remera tirada y algunos pantalones para vestirme rápido y poder comer esa riquísima torta de chocolate que mi mamá había cocinado.

Me puse unos Jeans que estaban tirados al borde de mi cama y una chomba azul que colgaba de la silla del escritorio, tomé mis zapatillas, mi mochila y bajé rápidamente por las escaleras.

En la cocina, la torta me esperaba intacta, así que saqué cuidadosamente las velas que formaban el número diecisiete y antes de que mi mamá pudiera pronunciar una palabra, me estaba sirviendo una buena porción de pastel.

-No soplaste las velitas- se quejó desde la cocina mientras fregaba algunos platos.

-El fin de semana hacemos otra torta y las soplo- le respondí con la boca llena, tratando de que no se enfadara de nuevo.

- ¿El fin de semana? - preguntó

-Hoy salgo con mis amigos- repuse- Además, el fin de semana va a estar Carmen en casa- dicho esto, sorprendentemente mi madre me dio la razón con un leve asentimiento y me levanté victorioso para dejar mi plato en el fregadero y besar a mi mamá en la mejilla - voy a perder el bus. Nos vemos-

- ¡No llegues muy tarde! - me gritó desde adentro.

Llegué casi corriendo hasta la esquina de la cuadra, por donde pasaba el transporte y me quedé esperando a que llegara.

-Hola Marcus- me dijo una voz femenina -Feliz cumpleaños-

-Gracias Brooke- le dije a la rubia mientras le daba un pequeño abrazo - ¿te veo hoy en la fiesta? -

-Seguro que si - respondió con una sonrisa y esperamos unos segundos más hablando sobre trivialidades hasta que llegó el autobús repleto de estudiantes adormilados.

Durante el trayecto, Brooke me contaba algunas cosas sobre la fiesta de hoy a la noche. Por lo que escuchaba, iba a ser extraordinaria. Los padres de alguien que no conozco estaban fuera de Nueva York durante el fin de semana así que, muy amablemente, el chico decidió llamar a algunos amigos, y como era de esperarse, el rumor se expandió y ahora todos estaban invitados. A nosotros nos llegó la invitación a través de mi mejor amigo, Luke.

Los tres somos mejores amigos desde jardín de niños, y las personas siempre se sorprenden cuando se enteran lo inseparables que somos dado a que tenemos personalidades muy diferentes; Brooke es la típica porrista, es rubia, tiene ojos claros, y todos quieren estar con ella. En cambio, Luke, es todo lo opuesto. Es flaco y sin masa muscular, pero sus ojos claros y su piel bronceada lo compensan. No hace ningún deporte porque los detesta, pero está en el grupo de carpintería y durante toda su vida estuvo enamorado de una sola chica. Finalmente estoy yo, el tercero del trio. A diferencia de Luke yo estoy en el equipo de básquet de preparatoria, por lo tanto, soy un poco más robusto que él, además mi pelo es negro como un carbón y mi tez, morena.

 

El autobús frenó de golpe y volví al mundo real. Brooke no había dejado de hablar en todo el trayecto y seguro se iba a enfadar conmigo por no escuchar su “crisis femenina”.

Estaba esperando alguna reprimenda, pero solo me sonrió y bajamos juntos del autobús.

-Solo porque es tu cumpleaños no voy a decirte nada- dijo con una sonrisa falsa, como si estuviera leyendo mi mente.

Ambos reímos y nos dirigimos al interior del colegio. Ella se despidió de mí para ir a su casillero y yo continué por el pasillo hasta encontrar el mío.

Divisé a Luke en su casillero, que estaba unos metros más lejos y desde donde se encontraba me gritó:

-Hermano, Feliz cumpleaños-

Ocho o nueve personas voltearon hacia mí y me saludaron. Sinceramente, yo no tenía idea de quiénes eran, pero la mayoría de las personas me conocían solo por estar en el equipo.

Luke se acercó riendo ante mi mirada de odio, luego me dio una palmada en la espalda y esperó a que yo sacara mis libros.



E.R. Danón

#1114 at Fantasy
#265 at Magic
#1135 at Otros
#130 at Adventure

Text includes: amor, brujos, elegido

Edited: 11.01.2019

Add to Library


Complain