La profecía: El secreto de Horus

Font size: - +

Capítulo 15

Emma

 

Nos acomodamos en una mesa al lado de la ventana, para poder estar atentos ante cualquier movimiento de Maat.

-Fue demasiado sencillo convencerla, ¿en serio crees que va a venir? - dijo mi brujago preocupado.

-Sí, creo que si- respondí brevemente y comencé a mirar a través del cristal, rogando internamente que mis palabras sean ciertas.

-Tenemos media hora de espera. Hay que estar atentos- soltó Marcus.

-Yo creo que va a venir. Cuando le mostraste la carta, noté que algo en su interior se movió – expliqué convencida.

-Espero que sí, porque vamos a tener que perseguirla por todo Miami hasta que nos explique quién es Amón-Ra-

El silencio inundo la mesa, ninguno de los dos tenía algo para decir, así que nuestras miradas se quedaron clavadas en la feria y, en especial, en la carpa morada de la “vidente”.

Habían transcurrido quince minutos ya, y yo comencé a ponerme ansiosa, el tiempo lo era todo. Y mi trabajo como bruja dependía de cumplir exitosamente mi misión.

-Emma, acabo de recordar algo- soltó Marcus con tono urgente y mi atención se centró completamente en él –No sé por qué, pero acabo de acordarme del sueño que tuve en el tren y creo que tiene que ver con lo que estamos buscando. Soñé con una habitación Rosada, y mi abuelo estaba ahí, intentando explicarme algo, pero yo no podía escucharlo… quizás mi abuelo tiene algo para decirme-

-O quizás en esa habitación está lo que buscamos… - solté y Marcus me miró inquisitivo. Acto seguido, me llene de valor y comencé a explicarle mi alocada teoría sobre su “Retrovidencia” rezando para que no entrara en pánico.

-Entonces estas insinuando que yo conozco esa habitación y que los hechos en mi sueño ocurrieron en la realidad- repitió Marcus sorprendido.

-Por eso supiste donde encontrar las cartas- finalicé -… ¿Habías experimentado algo de esto antes de conocerme? -

-Siempre tuve sueños y recuerdos raros, pero nunca me imaginé que podría ser un poder vidente- respondió Marcus, quien se encontraba en un estado medio atontado, supongo que por todas las cosas que no entiende y desearía entender. Lamentablemente yo no tenía la respuesta a su retrovidencia, pero esperaba poder ayudarlo y demostrarle que tener poderes era grandioso.

Mientras toda mi atención se centraba en Marcus, que estaba pensativo e intentando de no atosigarme con preguntas, la puerta del café se abrió y Maat, que aún se encontraba con su vestimenta de vidente, cruzó el umbral. Verla entrar sigilosamente me alegró y me relajó mucho. Yo sabía que ella iba a aparecer.

Tomó asiento a mi izquierda y esperó a que alguno de nosotros lanzara la primera pregunta:

-Horus es mi bisabuelo…- comenzó Marcus, quien últimamente estaba tomando la iniciativa – ¿Cómo era tu relación con él? ¿Estuvieron mucho tiempo juntos? - Los ojos de Maat se llenaron de melancolía y comenzó a contarnos su relato con añoranza.

-Conocí a Horus cuando era una niña, y cuando crecimos, también lo hizo nuestro amor. Estuvimos juntos cerca de ocho años, incluso habíamos planteado la posibilidad de casarnos, pero tu bisabuelo comenzó a adentrarse en el mundo de la magia porque quería saber qué era lo que estaba planeando Erebo. Empezó a leer muchos libros y a pasar noches enteras en la biblioteca, visitó a muchas personas que lo ayudaron en su camino, pero eso implicaba estar lejos de mí y la relación comenzó a gastarse. Después de que nos separamos, seguimos siendo amigos hasta que perdí el contacto con él cuándo decidí salir del mundo mágico-

- Pero, ¿por qué decidió dejar de envejecer? Usted sabía que eso está prohibido- señalé

- Por Horus y por este preciso momento-

- ¿Usted sabia de nosotros? – inquirió Marcus

-No, pero conocía a Horus. Sabía que no se iba a ir de este mundo sin dejar algo… o en este caso, a alguien – Maat desvió su mirada a Marcus y prosiguió– Años después me enteré de la profecía, y decidí quebrantar la ley por el bien de mi gente-

-Usted mencionó que Horus visitó a personas que lo ayudaron… ¿Sabe quién es Amón-Ra? - pregunté tendiéndole la segunda carta.

-Lamento decepcionarlos, pero no sé quién es- Mi cara de desilusión seguro fue igual de grande que la de Marcus, habíamos recorrido tantos kilómetros y seguíamos sin saber quién era Amón-Ra y el tiempo jugaba en nuestra contra.



E.R. Danón

#1103 at Fantasy
#264 at Magic
#1117 at Otros
#126 at Adventure

Text includes: amor, brujos, elegido

Edited: 11.01.2019

Add to Library


Complain