La promesa

Tamaño de fuente: - +

Cápitulo 16

Me acabo de despertar y noto que no hay nadie a mi lado, pienso en que lo que ocurrió ayer fue un sueño hasta que veo a Jackson con una bandeja con comida, no me lo puedo creer, ha hecho el desayuno para los dos.
-Buenos días dormilona-me dice en plan burlón. 
Pongo los ojos en blanco en vez de contestarle, solo cojo el móvil y miro la hora que es. Ya pasan más de las nueve y oigo como mis tripas rugen al ver la comida en la bandeja.
Jackson se sienta a mi lado y ambos empezamos a comer, me había preparado tortitas, las cuales estaban buenísimas, no me podía creer que supiera cocinar.
De repente oigo una voz que viene de detrás de la puerta y antes de que pueda decirle algo entra. Le tiro lo primero que veo hacia la persona que está delante de mí.
-Hey, no hace falta que me tires la cama entera, solo venía a ver si me podías dejarme ropa y si me podía duchar, pero ya veo que te pillo en mal momento.-contesta Alice a la almohada que se ha estampado en su cara. Yo me empiezo a reír y casi tiro el desayuno, cosa que no ocurrió gracias a Jackson que cogió la bandeja a tiempo.
Me salgo de la cama y busco algo de ropa para Alice y le indico que tiene toallas recién lavadas en la cómoda del salón. Mientras Alice está en la ducha Jackson y yo pasamos más tiempo hablando.
-Ahora que me acuerdo ¿Jenny, Declan, Aaron, Brittany y Alexis no se había quedado en el salón durmiendo?-le pregunto a Jackson con cara de que se me hubiera olvidado algo.
-La última vez que pasé por el salón seguían durmiendo como troncos- responde Jackson en plan burlón.
Entonces cuando acabamos de desayunar se me ocurre hacerles una broma si siguen durmiendo, Jackson va a la cocina a dejar la bandeja mientras que yo voy preparando las cosas para la broma. Se me ocurre ponerles nata montada en la mano a Declan y Aaron, para que así cuando se despierte se la unten en la cara sin querer por el susto. A Jenny, a Brittany y a Alexis solo les pongo nata en la punta de la nariz. Jackson me ayuda con la broma 
-Es hora de levantarse-grito por todo el salón. 
Y todos se levantan sobresaltados veo como Aaron y Declan se ponen sin querer la mano llena de nata en la cara y como Jenny ,Brittany y Alexis se expanden toda la nata de la nariz por la cara.
Jackson y yo nos empezamos a reír sin parar, como niños pequeños. En este momento aparece Alice ya cambiada y también se empieza a reír y el resto nos mira con cara de no saber que pasa hasta que se miran en el espejo.
Los chicos nos miran de mala manera y luego Jenny y Aaron nos echan una pequeña bronca por la broma pero al final todos nos acabamos riendo ya que la nata que Aaron y Declan tienen es sus manos nos la echan a Jackson, a Alice y a mí.
Después de que todos me ayudaran a limpiar y a recoger y estuviéramos vestidos, les comento lo del policía para que me digan que tengo que hacer.
-Yo creo que lo mejor es que te quedes al margen, pero si tú quieres ayudar a la policía nosotros iremos contigo-me dice Jenny y todos asiente.
Yo no sé qué decir es la primera vez en la vida que alguien dice algo así, ya que con mis antiguos amigos era como si no tuviera porque ellos iban a su bola y yo a la mía, así que solo sonrió y les abrazo.
cuando todos se van excepto Jackson y Alice, los cuales se quedan para ir a ver a nuestros padres, yo empiezo a coger lo necesario para ir, mientras que Jackson llaman a su madre para decirle que no llegarán a comer.
Ya estamos en el coche y vamos directos al hospital, en el camino hablamos sobre anoche y todo lo ocurrido esta mañana con la nata, y nos empezamos a reír a carcajadas.
La verdad es que no me lo había pasado tan bien nunca, es increíble que en dos meses haya conocido a un chico súper agradable y muy buena persona y que descubriera que tengo una hermana gemela, estoy pensando en todo lo ocurrido estos tres meses que llevo aquí en San Francisco cuando de repente Jackson me llama.
-Hay alguien por ahí, eoooooooooooooooo Kate-me dice Jackson mientras espera a que reaccione.
-Aa, eras tú el que me llamaba-le digo en plan broma y los tres nos empezamos a reír.
Estamos de camino a las habitaciones de nuestros padres, primero vamos donde esta nuestro padre y por lo que vemos él ya está despierto, estamos un rato hablando con él y con las enfermeras. Por lo que parece le pueden dar el alta en menos de una semana, así que Alice y yo sonreímos ya que nuestro padre está bien.
Al rato vamos donde esta nuestra madre y no la vemos, de repente veo al médico de la otra vez.
-Perdone, sabe dónde han llevado a la señora que había aquí-le digo muy educadamente.
-La acaban de llevar a cuidados intensivos que estaba muy grave, ya que en el postoperatorio salió algo mal. Ahora que me acuerdo tu no eras su hija.-Me dice muy educadamente.
Yo asentí y le presenté a Alice. Luego nos dirigimos a cuidados intensivos donde no nos dejan pasar. Llamo a Jackson se lo comento, él dice que viene donde estamos nosotras a esperar a ver que nos dicen sobre nuestra madre. 
Tanto Alice como yo queremos que se recupere pero estamos nerviosas porque después de lo que nos ha dicho una enfermera no sabemos que pensar.
Jackson nos agarra las manos cuando sale una enfermera preguntando por nosotros.

 



Niki Heat

#5342 en Novela romántica
#1273 en Thriller
#649 en Misterio

En el texto hay: misterio, sexo, romance adolecente

Editado: 03.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar