La promesa

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 1.

Hoy vuelvo a Mérida después de 8 años de que me fue, lo único que espero es que Atenas todavía este viviendo aquí y se acuerde de mí.

Salgo del auto y veo mi nueva casa, en gigante, es de color azul cielo.

-Carlos ¿me ayudas a meter las cosas a la casa? - me dice mi madre. Asentí y la ayudo, entramos a la casa, las paredes de adentro son blancas y piso es de caoba. -Mañana es tu primer día de clases en la universidad, ya me encargué de todo.

-Ya decía yo que no había mencionado nada de la universidad. - le respondo. - ¿Cuando llega Víctor con mi hermana? - le pregunto, Víctor es mi padrastro, se puede decir que nos llevamos un poco bien.

-En 20minutos.

- bien, yo voy a arreglar mi habitación y a descansar un poco. - ella asiente, subo en busca de una habitación que sea de mi agrada, hay 3 puertas voy a la última y me encuentro con una muy espaciosa, paredes verdes, una puerta a la derecha que supongo que es el baño y otra a mi izquierda que me imagino que es el armario.

Cuando termino de arreglar todas mis cosas, me tiro en mi nueva cama a descansar.

(...)

Me despierto porque siento que alguien me observa y eso me incomoda, abro mis ojos lentamente, me siento en el borde de la cama, mi cuerpo se tensa al notar que en una de la esquina de mi habitación se encuentra una chica sollozando.

No les voy a decir que no estoy asustado, porque la verdad si lo estoy.

Me acerco a ella despacio.

- ¿Puedo saber qué haces en mi habitación? - le pregunto, ella levanta su cara, presiento que la conozco de alguna parte, pero no sé de dónde.

-No lo sé solo desperté aquí, no sé quién soy, ni como me llamo. - me responde, su rostro está lleno de lágrimas, me muevo incomodo en mi sitio.

-Ehh, no sé qué decirte, pero no puedes estar aquí. - ella se limpia sus lágrimas y se pone de pie.

-Tienes razón lo siento mucho. - me dice, camina hacia la puerta, intenta abrirla, pero su mano traspasa la manilla de mi puerta, ella me mira sin entender nada. - No, no.- empieza a negar, yo sola la observo sombrado. - estoy muerta. -grita. ¿cómo me paso esto?

-No lo sé, pero no tengo nada que decirte o claro estoy soñando es eso eres producto de mi imaginación. - le digo, me vuelvo acostar en mi cama. - cuando despierte todo volverá a la normalidad.

-No puedes dejarme así, tienes que ayudarme a encontrar la luz. - me dice la chica.

- Pues encuéntrala tu sola porque yo voy a dormir. - cierro mis ojos y me dispongo terminar este estúpido sueño donde me encuentro.



AngieO

#1206 en Otros
#393 en Relatos cortos
#425 en Thriller
#215 en Misterio

En el texto hay: amor, promesas, reencuentros.

Editado: 28.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar