La promesa

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 9.

Atenas.

-No me perderás, al menos no todavía Carlos. - le respondo, verlo frente a mi cuerpo casi sin vida me duele mucho, no me gusta verlo llorar por mi culpa.

Me sorprendo cuando él se acerca a mi cuerpo y deja un casto beso en mis labios.

Me llevo mis manos a mis labios porque siento los de Carlos sobre los míos, suelto una pequeña risa.

-Sentí tus labios sobre los míos - le digo, él se gira a verme.

- ¿Es posible?

-Al parecer si lo es. - me acerco a él y lo toco, retrocedo al notar que mi mano no traspasa su cuerpo. - Si, es posible.

- ¿Con quién hablas hijo? - pregunta la madre de Carlos entrando en la Habitación.

-Con Atenas, sé que no me escucha, pero e igual quise hablar con ella. - sonríe con nerviosismo.

-Claro. - dice ella no muy convencida. - en 5 minutos nos vamos.

-En realidad, te iba a decir si me puedo quedar hoy con ella aquí. - lo miro y después a su madre, ella extiende su mano esperando algo, Carlos le entrega las llaves del auto.

-Te quiero mañana temprano en la casa, está claro.

-Si señora. - le responde Carlos imitando a un militar, rio, la señora Lisa se va y nos quedamos solos. - Bueno Mi Roma pasaremos la noche solo tú y yo.

-Así parece. - le digo. - ¿Que vamos hacer? - le pregunto después de unos minutos de silencio.

-No lo sé.

-Qué tal si me cuentas, sobre tu vida después de que te fuiste.

-Bueno como empiezo, la verdad es que no fue para nada fácil, escuela nueva, amistades nuevas, tome tiempo en adaptarme, pero no logre olvidarme de ti. - lo miro entrecerrando mis ojos. - ¿qué? es la verdad, no te mentiré que tuve unos cuantos roces con algunas chicas, pero ninguna fuiste tú.

- ¿Al menos usaste condón? - Él me mira con los ojos abierto, noto que se sonroja, no aguanto y rompo en carcajada. - fueras visto ti cara. - le digo después que me detuve.

-La verdad es que no he tenido relaciones sexuales. - me sorprendo, es el primero hombre virgen que conozco. - ¿Y tú con quien perdiste tu virginidad? - su pregunta me tomo por sorpresa.

- Pues todavía la tengo, pienso morir virgen con 50 gatos. - Carlos se ríe de lo que acabo de decir.

-Si claro y yo soy un el rey de Grecia.

-A pues es la verdad, allá tu si no me crees.

Noto que, si semblante cambia por completo, mira al suelo y después a mí.

- ¿Te has enamorado? - niego.

-No, nunca he tenido novio, no después que la persona que amo, prometió volver por mí. - él asiente, se acuesta al lado de mi cuerpo en la camilla.

-Pues yo siempre cumplo mis promesas.



AngieO

#698 en Otros
#197 en Relatos cortos
#229 en Thriller
#111 en Misterio

En el texto hay: amor, promesas, reencuentros.

Editado: 28.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar