La promesa

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 15.

-Duele mucho Carlos. - se queja Atenas.

-Solo aguanta un poco casi está listo. - le digo pasando el algodón por su cara con mucho cuidado. - ¿En qué estás pensando? - le pregunto.

-Pues no es mi culpa que esa perra intentara besarte, se lo tenía merecido. - la miro furioso.

-Pues no debiste hacer eso Atenas, te comportaste con una niña celosa.

-Sera porque lo soy. - rodeo los ojos tirando el algodón al basurero.

- ¿Que voy hacer contigo? - susurro.

-Quererme. - me responde.

Tenemos 5 meses juntos y no puedo creer que este a mi lado, espere tanto tiempo para esto.

- ¿Porque me miras de esa manera? - pregunta Atenas sacándome de mis pensamientos.

-No lo sé. - le digo acercando a ella, la beso como si no hubiera un mañana, me detengo. - Porque mejor no salimos de esta enfermería. - le digo, ella asiente, salimos de la enfermería y minutos después de la universidad, entramos a mi auto y conduzco a mi departamento, pues si hace dos meses me compre uno con ayuda de mi padre claro, nuestra relación a mejorado mucho y eso lo agradezco. Cuando llegamos, subimos por las escaleras al llegar al departamento, entramos.

- ¿Quieres comer algo? - le pregunta a mi hermosa novia entrando a la cocina.

-No, solo quiero helado. - me dice, era obvio, solo compro helado por ella porque a mí para ser sincero no me gusta para nada.

Saco el pote de helado y agarro dos cucharas, me tiro en el sofá al lado de ella, enciendo la tv.

Aquí estamos dos horas después viendo 50 sombras de Grey, le película no están mala por así decirlo, pero no me llama la atención.

-Necesito un Christian Grey en mi vida. - oigo decir Atenas, bajo mi mirada a ella, la encuentro viéndome con una sonrisa en su rostro.

-Pues se te gustan los sádicos, allá tú. - le digo serio.

-Él no es sádico.

-Aja lo que digas, será mejor que te lleve a tu casa.

- ¿Celoso? - me pregunta.

-No.- sí.

Se levanta y se sienta encima de mí, coloca sus manos en mis mejillas haciendo que la mire.

-Sabes que Te amo a ti y solo a ti Carlos. - me da un casto beso, la sigo mirando serio. - O vamos solo estaba jugando. - la iba a besar, pero el timbre del departamento sonó, Atenas se baja de mi regazo a regañadientes, me levanto y voy abrir la puerta cuando lo hago me encuentro con un furioso Eric.

- ¿Eric? ¿Qué haces aquí? - le pregunto.

-Vengo por mi hermana idiota. - me hace a un lado y pasa como perro por su casa. - Atenas no vamos. - le dice a su hermana.

Ella lo mira con cara de pocos amigos.

- ¿Se puede saber porque vienes de esa manera? - le pregunta ella.

- ¿Sabes la hora que es? Nuestros padres están preocupados. - le dice, yo por el contrario los miro desde la cocina.

-Le avise a mamá que iba a llegar tarde. - le miente, niego con la cabeza aguantando una carcajada.

-Bueno, ya es tarde de todas maneras, será mejor que no vayamos. - me acerco a ellos.

-Tu hermano tiene razón de echo yo estaba por llevarla antes de que llegaras. - le dije con aire despreocupado.

-No será necesario Atenas vamos. - ella mira con enojo a su hermano y sale hecha una furia de mi departamento sin despedirse de mí, Eric me da una última mirada y sale detrás de su hermana yo cierro la puerta, apago el televisor y voy a mi cuarto a descansar un rato, me quito mi ropa quedando solo en bóxer, dejo mi teléfono en la mesa de noche me acuesto mi cama.

Mi teléfono suena indicando que me ha llegado un mensaje, lo tomo.

*Atenas: Lo siento por no despedirme de ti, buenas noches mi amor.

Le respondo al segundo.

Tranquila mi Roma, te quiero buenas noches.

Dejos mi teléfono en la mesa de noche y cierro mis ojos para dormir.



AngieO

#938 en Otros
#294 en Relatos cortos
#333 en Thriller
#162 en Misterio

En el texto hay: amor, promesas, reencuentros.

Editado: 28.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar