La Reina

Tamaño de fuente: - +

ΚΕΦΑΛΑΙΟ 6

ACTUALIDAD

Shanghái, China

— Vamos Debby, ¿enserio tengo que ir? – lloriqueaba mi mejor amiga tirada boca abajo en su cama de tamaño King, mientras que yo me arreglaba para una junta.

— Eres la segunda accionista mayoritaria de la compañía, ¿enserio estas preguntándome eso? – me burlaba mientras terminaba de aplicarme mi labial favorito, rojo infierno – más bien deberías de arreglarte, porque tú también vas a tener una junta simultáneamente con la mía – deje el maquillaje organizado en mi tocador y me dirigí al armario para tomar mi abrigo.

— ¡Pero tú te vas a reunir con Zhang Yixing, el hombre más guapo, soltero y millonario de toda China!, y yo lo voy a hacer con Cai Xukun, dime, ¿en qué universo alternativo es justa esa situación? – pataleo indignada.

— En que Xukun, está interesado en ti, además de conseguir un buen contrato, quizás por fin sientes cabeza y dejes de estar acostándote con cada hombre guapo que se te aparece por el frente – la reprendí.

— ¿Me estas llamando puta? – hablo fingiendo estar ofendida.

— Yo no lo dije, tu solita te delataste. – me burle, ella volvió a enterrar su cara dentro de las almohadas, me acerque hasta su cama y le di una nalgada.

— ¡Débora! – chillo mientras que yo me alejaba para ir a la cocina por algo de té.

— Tienes a partir de este momento, exactamente dos horas para arreglarte – Cat me observo molesta, mientras una mueca burlesca se instalaba en mi rostro.

— Si tengo dos horas para arreglarme, ¿¡Por qué me despertaste tan temprano!? – grito molesta mientras se dirigía hacia el baño, Cat entro en este y azoto la puerta, cerrándola.

— Porque no quería estar sola mientras me arreglaba – solté una carcajada mientras bebía mi té verde, la puerta del baño se abrió y la cabeza de Cat se asomó.

— Débora Riddle, eres una mujer malvada – volvió a cerrar la puerta y oí el agua de la ducha comenzar a correr.

— No te olvides de ambiciosa, cruel, difícil y jodidamente atractiva – hable fuerte.

— Ojala te ahogues con tú te – hablo ella de vuelta.

///

— Buenos días Srta. Riddle, Srta. Ferreira, los señores Zhang y Cai las están esperando en las salas de juntas 5 y 9 respectivamente – la secretaria de Zhang Industries nos guio a ambas nuestras salas, después de recorrer lo que parecía ser un laberinto, llegamos a la planta donde se ubicaban las salas de juntas.

— Bueno Cat, aquí nos separamos –me despedí y le di un corto abrazo – por favor, compórtate.

— Relájate Deb, tendrás un buen contrato, te lo aseguro.

— Gracias y suerte – entre en la sala de juntas donde se encontraba uno de mis más grandes aliados en Asia – Buenos días Yixing – hable, ya que él se encontraba de espaldas, se giró y debía de admitir que Caterina tenía razón, era demasiado guapo para su propio bien.

— Débora – Yixing se encamino para saludarme, cuando llego hasta donde yo estaba, estiro su mano – es un gusto tenerte aquí, sigues igual de esplendida desde la última vez que nos vimos – hablo de manera seductora, a lo que yo reí.

— Y tú sigues igual de galán y seductor, ¿debería de preocuparme porque alguna de tus amigas robe mi lugar? – estreche mi mano con la suya, las separamos y tome asiento y Yixing se sentó a mi derecha.

— Sabes que ninguna es capaz de ocupar tu lugar Debby, pero dime el verdadero motivo por el cual has venido a visitarme, no creo que sea solo por un contrato de exportación.

— Ah – suspire – a veces odio la manera en la que logras hallar mis intenciones, tienes razón, necesito tu ayuda, supongo que ya te has enterado de que estoy buscando aliados en varias partes del mundo – Yixing asintió – necesito sacar a Karsten del poder antes de que mi abuelo fallezca, si Karsten logra posicionarse tendré a toda Europa mediterránea queriendo mi cabeza y amenazando a mi familia – Yixing tomo una de mis manos entre las suyas, ese gesto demostraba que me iba a apoyar en cualquier cosa.

— Si eso lo sé, ayer, tu madrasta llamo a Xukun, le dijo que le tenía una alianza con los Dalaras, pero la condición era que tenía que ir hasta Atenas para firmar, como era de esperarse lo impedí.

— Esa zorra no ha hecho nada más que desprestigiar el apellido Dalaras, la odio.



165c.m

#8412 en Otros
#946 en Acción
#12851 en Novela romántica

En el texto hay: mafia griega, mafia crimen organizado, amor accion

Editado: 05.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar