La Reina De Los Lobos

Tamaño de fuente: - +

03

 

Anteriormente

- Bueno ya, vete de aquí sino pasaremos todo el resto de la noche llorando - Dijo soltando una leve sonrisa.

- Nos vemos mañana Mamá.

- Nos vemos hija.

<><><> AHORA <><><>

Especial de San Valentín 1/2

Cuando desperté del sueño con mi madre, lo hice feliz, porque sabía que la tenía a ella para apoyarme, aparte de Mason y Charlotte claro.

Me pare de la cama, me miré en el espejo y no podía creer lo que estaba viendo, mis facciones estaban más definidas, los pechos y lo glúteos también, me veía bien.

Entonces note que mi aura estaba muy potente se detectaría a kilómetros.

- Veamos - dije mientras pensaba en qué ponerme cuando salí de haberme bañado porque ya nada me quedaba, todo me quedaba ajustado.

- ¿Qué tal si? - Me digo mi misma.

En mi mente pienso en un conjunto sencillo, un pantalón rojo ajustado, con unas botas de medio tacón negras, una camiseta blanca y una chaqueta de cuero.

Mama dijo que era hechicera entonces puedo hacer aparecer la cosa que quiera. Pensé

Abro los ojos y me sorprendo al tener puesto todo lo que imagine, con eso me di cuenta de que solo tengo que concentrarme y todo me saldrá bien.

Tome la mochila y baje a hacer el desayuno. Los chicos bajaron y cuando me vieron no me reconocieron.

- ¿Quién eres y qué hacer aquí? - Dijo Mason poniéndose en posición de ataque al igual que Charlotte.

- ¿Que no me reconocen? - Cuando hable se les relajaron los músculos y me vieron incrédulos.

- ¿Pero qué te hiciste? - Dijo Char.

- ¿Primero desayunamos y luego les cuento si? - Les propuse.

- Está bien - Dijeron ambos.

Cuando terminamos de desayunar los lleve al salón, ellos se sentaron en el mueble grande y yo en el individual que está enfrente de ellos.

- ¡¡Bueno ya, cuéntanos!! - Grita Char.

- Todo empezó cuando - Hay les conté todo lo que me dijo mi madre en el sueño - Y eso es todo.

- Entonces, eres nuestra Reina - Me dijeron los dos dándome una mirada que lo decía todo, Te lo dije.

- Pues básicamente sí - Respondo

- Vez que teníamos razón - Dijo Char burlonamente.

- Ok - Dije obviando lo que ella dijo.

- Sam tu aura es muy potente, hoy lo está mucho más - Dijo Mason sorprendido al darse cuenta de esto.

- Si gracias por recordármelo, tengo que mantenerla como omega, para no llamar la atención - Digo.

"Inicio de la conexión mental"

- ¿Erin cómo puedo bajar mi aura? - Le pregunte a mi loba.

- Pues solo tienes que pensarlo y bajara ese es uno de tus dones, puedes hasta hacer que ni se note tu aura, eso nadie lo puede hacer - Respondió ella.

- Gracias Erin - Le agradecí.

- De nada Sam - Contestó ella.

"Fin de la conexión metal"

- Ya está - Dije

- ¿Cómo lo hiciste? - Pregunta Mai.

- Es otro de mis dones, vamos - Les conteste un poco egocéntrica.

Fuimos al garaje, tomamos el Audi negro, todos nos subimos al auto, yo me senté en el asiento del piloto, Char en el copiloto y Mai en el asiento de atrás.

Cuando llegamos, estacione el auto y me di cuenta de que todos nos estaban viendo, pero no sabían quiénes éramos, porque el auto tiene vidrios polarizados. Salimos del auto, todos se sorprendieron de vernos bajar del auto y solo se oían los murmullos.

Entramos a la escuela y ahí mismo vino Mikeila.

- Aunque la mona se vista de seda, mona se queda - Me dijo burlona-mente y sus perritas falderas estallaron en carcajadas. Y ahora todos hacían un círculo a nuestro alrededor.

- Aunque la Zorra se disfrace de niña buena, Zorra se queda. - Le conteste enfatizando la palabra zorra y todos los que estaban a nuestro alrededor soltaron un típico.

- Oh - Y la mire con cara de superioridad.

- Mira Nerd no tienes ningún derecho de hablarme así solo eres una Omega - Dijo para defenderse de mis palabras.

- Aunque sea una omega, no tienes ningún derecho a tratarme como si fuera una mierda - Le dije.

- Pues mira que sí, solo eres una porquería no sirves para nada. - Me contestó.

Al terminar de decir eso tomo su cuello, la estampo contra los casilleros y le hablo con mi voz de Reina Alfa.

- Si vuelves a hablarme así te atenderás a las consecuencias - Le murmuré solo para que ella lo escuchara.

Me separe de ella y cuando volteé a verla, la veo con los ojos cristalizados y mirándome con terror. Todos vieron lo que hice y me miraban con una mezcla de sorprendidos y terror hacia mí.

- ¡¡Y ustedes que miran!! – Les grito a todos a lo cual estos se asustan al escucharme - Mejor vallan a sus clases - Dije con la voz más calmada.

Todo se fueron a sus clases, las clases pasaron tranquilas, tocaron para ir al almuerzo y me junte con los chicos, íbamos caminando por el pasillo y cuando entre me llego un olor embriagante.



EsmeCh18

#692 en Fantasía
#814 en Otros
#90 en Aventura

En el texto hay: amorjuvenil, parejas, sufrimiento

Editado: 04.06.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar