La Reina De Los Lobos

Tamaño de fuente: - +

07

Anteriormente

-¿Me dejarías dormir contigo? – Pregunta tímidamente Aaron.

- Claro pequeño – Le sonrío – ¿Tú también quieres? – Pregunto a Edward y el asiente - Pues vamos- Los lleve a lo que sería mi habitación.

Nos acostamos en la cama, Aaron con su cabeza en mi pecho y Edward con su cabeza en mi estómago, ambos abrazados a mi cuerpo.

<><><> AHORA <><><>

Cuando desperté, deje la cabeza de los niños cuidadosamente sobre la cama, y me fui a bañar.

Hice mis necesidades, me bañé, salí del baño y busque en el armario ropa que ponerme.

Terminé de cambiarme e iba a salir para ir a la cocina.

- ¿A dónde vas? - Preguntó Edward.

- Pues voy a hacerles el desayuno cariño - Le dije.

- ¿Puedo ir contigo? - Pregunto.

- ¿Qué te parece si vas a tu cuarto, te bañas y luego bajas a ayudarme a preparar el desayuno? - Le propuse.

- Sí, está bien - Dijo mientras se bajaba de la cama.

- Tu cuarto esta al salir a la derecha - Le susurré/grité

- Ok - Responde.

- Cariño tu ropa está en el armario. - Le dije

- Gracias Sam - Dice.

- De nada - Le respondí.

Baje a la cocina e hice unos panes tostados y huevos revueltos con jamón para los tres y aparte prepare un biberón de leche para Aaron.

En el mismo instante en el que terminé de preparar el desayuno bajo Edward.

Venía vestido con un pantalón negro, un suéter gris y un par de tenis blanco con negro y un toque de gris.

- Hay pero que hermoso estás pequeño - Dije

- Gracias - Dice un poco sonrojado.

- Bueno te quedas aquí, mientras, yo voy a preparar a tu hermano, ¿Sí? - Dije mientras me paraba de la mesa.

- Está bien - Concuerda conmigo.

Subí a mi habitación y encontré a Aaron despierto.

- ¿Cariño quieres que te bañe? - Le pregunto.

- Si - Dice tierna-mente.

- Pues vamos - Lo tomo y lo llevo al baño.

Lo bañé y lo llevé cargado hasta su cuarto para buscar su ropa, le puse un pantalón jean un suéter de lana de color azul marino, un gorrito gris del mismo material y una pequeñas negras, al terminar cambiarlo, bajamos, comimos entre comentarios y cuando terminamos nos pusimos a fregar toda los platos sucios.

- ¿Niños? - Llamo su atención.

- ¿Sí? - Me miran.

- ¿Qué les parece si vamos a la ciudad que queda a unos kilómetros? - Les pregunto.

- ¡¡Si!! - Gritaron los dos felices de no solo estar encerrados en la casa.

- Quiero ir para entrar a un instituto - Sonrío.

- No quieres estar con nosotros - Dijo Aaron con los ojos cristalizados, prácticamente llorando.

- ¡¡No Cariño!! - Dije dejando todo lo que estaba haciendo, para ir hacia él y tomarlo en brazos - No cariño, quiero estar con ustedes, pero quiero terminar de estudiar la secundaria.

- ¿No nos abandonaras cierto? - Dijo Edward lloroso.

- No, nunca lo haría, ustedes ahora son mi responsabilidad, están bajo mi cargo y no dejare que nada les pase - Dije acariciando sus mejillas - Mi vida no valdría de nada.

- Está bien - Me dijo Aaron.

- Cuando terminemos de limpiar vamos ¿Si? - Les propongo.

- Está bien - Dijo Edward ya tranquilo.

Terminamos de limpiar los platos y demás, los niños subieron a cepillarse los dientes y yo me fui a retocar un poco, me puse un poco de pintalabios carmesí, rímel, me quite la camisa y me puse una chaqueta de cuero, cuando termine tome un bolso, y tome las tarjetas de crédito que había metido en la mochila antes de salir de la manada.

Ya en la sala llame a los chicos.

- Edward, Aaron bajen, ya nos vamos. - Les grite a ambos para poder irnos.

- Ya voy - Grito Edward.

Pasaron cinco minutos y los niños no bajaban, tardan más que una mujer en prepararse, por Dios.

- ¡¡Bueno ya!! - Les grité - Bajen o los dejo y me voy sola al pueblo.



EsmeCh18

#6627 en Fantasía
#8719 en Otros
#1294 en Aventura

En el texto hay: amorjuvenil, parejas, sufrimiento

Editado: 04.06.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar