La Reina De Los Lobos

Tamaño de fuente: - +

15

Anteriormente

- No es ninguna molestia - Dije con una sonrisa - Verán quería pedirles que, pues que me trataran como uno de ustedes.

- Lamento decirle esto su majestad, pero usted es la Reina, y como buenos súbditos que somos, debemos tratarla con el respeto que merece. - Dijo un señor de unos 30 y algo.

- ¡¡Pues no!!

<><><> AHORA <><><>

- Pues no - Dije seria - Como le dije al señor Jones, para mostrarle respeto a alguien no te tienes que poner a sus pies, yo sé que soy su reina y acepto mi cargo, pero no me gusta que me traten formalmente, soy muy sencilla, solo les voy a pedir que me llamen su majestad cuando se tengan que hacer cosas oficiales, sólo cuando sea necesario - Todos me prestaban atención - Quiero ser una más de ustedes, sé que si tienen que pelear a mi lado lo harán,

- ¡¡Sí!! - Gritaron todos.

- Sé que siempre estarán para apoyarme cuando los necesite, por eso quiero que me traten como uno de ustedes, quiero que sean mis amigos, que todos no llevemos bien, somos una familia y así quiero que nos tratemos, porque si lo somos, somos una familia que siempre estará unida.

- Como le dije esa vez en el instituto, con solo verla se nota lo humilde de su persona, que lucha y luchará por las personas que le importan y no me he equivocado - Dijo el señor Jones mientras caminaba hacia mí - Porque otra vez me volvió a demostrar que usted es la mejor Reina que nosotros pudiésemos tener. - Terminó de acercarse a mí y me abrazo.

Le correspondí el abrazo, por una extraña razón, él desprendía una aura paterna, cuando el me abrazaba sentía como si estuviera abrazando a mi padre; Todos lo miraban sorprendidos porque él se había atrevido a abrazarme, según ellos.

- A todos y cada uno de ustedes los quiero, son mi pueblo, si alguien intenta meterse con ustedes se estará metiendo conmigo - Dije mientras me separaba del abrazo del señor Jones y todos asintieron - Con esto termino, pueden retirarse.

Todos se estaban retirando, luego de que casi todos se fueran, estaba saliendo Tyler me detiene

- Tyler, quiero hablar contigo - Le digo.

- ¿De qué quieres hablar? - Preguntó.

- Vamos a mi casa, ahí podremos hablar en privado - Le dije.

- Como quieras - Dijo

Nos montamos en el Jeep y lo llevé a la casa, todo el camino lo recorrimos en silencio; Entramos a la casa y los niños corrieron a abrazarme.

- Mamá pensábamos que no llegarías - Dijo Edward y se alejaba junto con Aaron.

- Si mami. - Aaron le dio la razón a Edward.

- Estaba en una reunión niños, ahora sí, vengan a darle un abrazo de verdad a su madre. - Corrieron y me dieron un abrazo lo más fuerte que ellos podían.

- Te amo mami - Dijeron ambos

- Y yo a ustedes. - Dije mientras les daba un beso en la frente

- ¿Y a su padre no lo saludan? - Les dijo Tyler.

- Hola papá - Dice Edward.

- Hola papi - Tyler los abrazó a ambos.

- ¿Qué tal si hablamos luego?, tengo que hablar con su padre. - Les dije.

- Ok - Subieron a su habitación y Tyler y yo nos sentamos en el sofá.

- Quería pedirte un favor - Asintió - Quiero que cuides a los niños durante una semana.

- ¿Porque quieres que los cuide si estarás aquí? - Pregunto.

- Me iré, por una semana, mañana - Le dije

- ¿Pero porque, a donde iras? - Dijo.

- Quiero irme para buscar la manada de mi padre - Le conteste.

- Por lo menos, ¿Sabes cuál es el nombre de la manada de tu padre? - Me pregunto.

- Sé que se llama Holly Moon. - Le respondí.

- He escuchado sobre esa manada - Dijo.

- ¿Sabes dónde queda? - Le pregunté.

- Queda cerca del aquí, ¡¡Por el Este!! - Dijo.

- Ok, me llevaré a unos guerreros conmigo, ¿Puedes seleccionarlos?

- Sí, claro - Dijo.

- Por favor, que estén aquí al amanecer, iré a preparar lo que llevaré - Le dije

- Está bien, iré a buscar a los guerreros. - Dijo.

Después de que habláramos de unos que otros detalles, Tyler se fue y subí a decirles a los niños.

- Niños - Dije llamando su atención.

- ¿Sí mamá? - Preguntan.

- Tengo que irme por una semana - Dije sin rodeos, así sería mejor.

- ¿Porque? - Preguntaron.

- Iré a buscar la manada de su abuelo - Les dije.

- No quiero que te vayas mamá/mami. - Dijeron.

- Pero tengo que hacerlo - Ellos me veían con una expresión triste - ¿Quieren dormir conmigo?

- Si - Susurro Edward.

Los niños fueron conmigo a mi habitación y se acurrucaron sobre mí.

- Buenas noche mami/mamá - Dijeron ambos.

- Buenas noches - Y nos dormimos.

<><><><><><>

Me desperté y ya había amanecido, prepare todo lo que iba a llevar en mi mochila y después baje a hacerles el desayuno a los niños, cuando termine tape todo y salí de la casa.



EsmeCh18

#679 en Fantasía
#804 en Otros
#88 en Aventura

En el texto hay: amorjuvenil, parejas, sufrimiento

Editado: 04.06.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar