La Reina De Los Lobos

Tamaño de fuente: - +

18

Lean al final es un poco de información sobre la historia para que no se pierdan.

Anteriormente.

- Sabes, quería decirte algo - Dije sonriendo.

- ¿Qué? - Dice intrigado.

- Estas muerto. - He hice que los que sostenían a los chicos lo soltaran.

<><><> AHORA <><><>

Cuando todos se soltaron corrieron hacia mí, formamos un círculo y nos pusimos en posición de ataque.

- No podrán contra nosotros - Dijo firme el que anteriormente había hablado.

- ¿Estás seguro de eso? - Dije usando el tono que el anteriormente había utilizado conmigo.

- Claro - En su voz se notaba la duda que el tenia.

- Veremos - Le conteste.

Antes de que avanzaran con un movimiento de manos hice que todos los que estaban a nuestro alrededor se desmayara y cayeran al piso.

- ¿Qué pasó? - Pregunto Kido.

- Los desmaye a todos - Respondí - No tenemos tiempo, debemos irnos.

- ¡¡No!! , quiero saber porque todos te buscan - Grito Yared.

- No le hable así a nuestra Luna y Reina - Dijeron todos los guerreros al mismo tiempo recalcando la y, mientras se tensaban.

- Chicos tranquilos - Al escuchar mi voz se tranquilizaron un poco - No pasa nada - Voltee a ver a Kido diciéndole con la mirada que tranquilizara a Yared y así lo hizo.

- Siéntense - Todos nos sentamos- Se los diré, pero cuando lo sepan, quiero que no me traten diferente, quiero que me sigan tratando como hasta ahora - Ellos solo asintieron en modo de afirmación - Soy la Reina, soy la reina que dicta la profecía de la Gran Bruja Blanca. - Cuando termine de decir eso solté mi aura; Ellos me miraron con sorpresa.

- Su majes... digo Sam, lo siento es que es como un instinto - Dijo Yared, asentí - Sé que llevamos apenas 3 días de conocernos pero hay algo en ti que me hace quererte, no solo como amiga sino como una hermana, lo siento aquí - Dijo señalando la parte donde está su corazón - Sabes....tú, te pareces a mi hermana - Al cabo de terminar de decir eso se le cristalizaron los ojos, al mismo tiempo Kido llegó hasta él y lo abrazó - Ella tenía el mismo entusiasmo y espíritu que tú, por eso....por eso me la acuerdas, pero el que me la recuerdes no quiere decir que no te quiera como eres es solo que, me puse a analizarte y en realidad tienes su misma actitud. - Cuando terminó de hablar todos nos paramos, luego de estarlo me acerque a él y lo abrase.

- Tu hermana está en el Reino de Dios, si él se la llevó, fue por algo ¿No crees? - Le dije.

- Si - Me contesto, luego voltee hacia los cuerpos de todos los que nos habían tratado de atacar.

- Kido necesito tu ayuda - Dije sin voltearme.

- ¿Qué necesitas? - Pregunto.

- ¿Sabe hablar Latín? - Le pregunté.

- No - Contestó

- Necesito que me ayudes, no sabes hablar latín pero si te concentras podrás transmitir un poco de tu energía a mí, solo necesitas tocarme y concentrarte.

- Ok - Dijo.

- Solo necesito un poco, el entrar en sus cabezas me tomó mucho esfuerzo y gasto un poco de mi energía pero lo suficiente para que el hechizo que haré no dure en tiempo que queremos.

- ¿Por qué lo dirás en latín?, si no lo dices en latín podría ayudarte. - Dijo Kido con el ceño fruncido.

- Tal vez no lo sabías pero cuando recitas un hechizo en latín, este se hace más poderoso, ya que esta es la lengua natal de la magia, si se recitan hechizos, conjuros, lo que quieras estos se harán más poderosos porque lo están haciendo como se hacían en sus inicios, sus orígenes - Ella asintió y posó su mano sobre mi hombro; Al terminar lo recite.

- Quod solum est levaverunt, in oratio adversus semper Iran, post nobis numquam et revertentur ut quod.

(Del suelo se levantaran, en dirección opuesta siempre irán, tras nosotros nunca volverán a estar.) - Al culminar todos ellos se pararon y empezaron a caminar.

- Vamos - Dije al mismo tiempo que todos volvíamos a caminar hacia las casas de campaña.

Por alguna razón que desconocía, sentía muy dentro en mi corazón que estábamos cerca, lo sentía, tenía la sensación de que mañana por fin llegaríamos a la manada que alguna vez fue liderada por mi padre; No lo recuerdo pero lo amo, porque sé que lucho, lucho hasta con la última gota de vida que quedaba en él.

Por alguna razón, la vida es indeterminada, el único que puede saber es Dios, como lo dice su nombre, es un Dios, pero no cualquier Dios, sino que él, es el Dios Supremo, el que creó a cada uno de los dioses del olimpo, entre ellos incluida mi madre, la Diosa Luna, para los dioses el es su padre.

Si me preguntaran, porque le rindo culto al Dios Supremo o mayormente llamado Dios, respondería:

El creó a cada uno de los dioses existentes, porque no hacerlo, si él no los hubiera creado, ninguno de los que habitamos en la tierra, dimensión mágica, Máxica, donde sea, ninguno de nosotros existiría.



EsmeCh18

#414 en Fantasía
#491 en Otros
#47 en Aventura

En el texto hay: amorjuvenil, parejas, sufrimiento

Editado: 04.06.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar