La Reina De Los Lobos

Tamaño de fuente: - +

20

Anteriormente

Hablaré con Tyler para que unamos las dos manadas ya que nos habíamos dado cuenta que están una al lado de la otra, pero habíamos tardado días en llegar porque tras los constantes ataques, que habíamos recibido nos desviamos y dimos la vuelta a la manada de Tyler, para luego llegar a la de mi padre, no sé cómo no me había dado cuentas ya que al ser hija de la Diosa Luna, todos mis sentidos estaban mucho más desarrollados que el de los demás pero estaba tan concentrada en encontrar la manada de papá y protegernos durante el camino que había bloqueado mis sentidos, si no hubiese podido prevenir los ataques que recibimos.

Le doy gracias a Dios porque no permitió que nada malo le hubiera pasado a los guerreros, Kido y Yared.

<><><> AHORA <><><>

Estaba durmiendo plácidamente, cuando escucho como tocaban la puerta, me levanto con toda la pereza del mundo y camino hasta la puerta, al abrirla me encuentro a la abuela.

- Hola abuela - Dije mientras me restregaba los ojos.

- Cariño, solo vine a despertarte para que bajaras a desayunar -Dijo mientras me sonreía.

- Esta bien abuela, bajo en un segundo - Le conteste.

- Te esperamos abajo. - Dijo la abuela.

Volví vi a entrar a la habitación, luego fui al baño, después de darme una ducha y hacer mis necesidades, me cambie y baje a la cocina.

- Buenos días - Les dije a todos.

- Buenos días - Me contestaron todos, después de esto todos empezamos a comer y a platicar de algunas cosas, estábamos pasando el desayuno genial pero la abuela preguntó lo que me temía.

- ¿Qué ha sido tu vida hasta ahora cariño? - Pregunto.

- Te...Tengo dos hijos - Dije mirándolos; Al decir eso, todos se me quedaron viendo, excepto los cuatro guerreros con los que viene.

- ¿Cómo pero estás tan joven? - Dijo el abuelo aún sorprendido.

Tomo un suspiro y me dispongo a contarle a los abuelos, Kido y Yared la historia del porque tengo dos hijos, salí sola a dar un paseo por la manada, me fui sola porque los chicos no estaban en la casa y además quería dejarlos descansar.

No me sacaba de la cabeza el cómo estarían los niños, pensaba que Mayer, en cualquier momento podría atacarlos, él sabe muy bien que ellos son mi punto débil, porque por eso fue que al principio de todo esto intentó secuestrar a los niños.

Mientras estaba sentada en el parque viendo todo, veía como jugaban los cachorros de la manada, el como todos eran felices, a pesar de la pérdida de su alfa, pero también entiendo que no se hayan deprimido, gracias al constante apoyo que recibieron de los abuelos, ya que el abuelo y la abuela volvieron a tomar el puesto de Alfa y Luna de la manada, en esta manada todo es hermoso, como dijo mi abuelo, estoy en casa.

De pronto dos chicos idénticos uno es un hombre y luego está la mujer, se acercan a mí, su color de piel es bronceado comparado con el mío, no pude distinguir su color de piel porque están demasiado lejos, la chica se encuentra más cuidada físicamente, no hablo de fuerza sino que ella se le nota que le gusta mucho vestirse a la moda en cambio el chico, se viste bien, pero no le interesa si está a la moda o no, tiene su buen cuerpo y todo pero cualquiera podría notar que él, era mucho más tímido que la chica, a ella se le notaba más extrovertida.

- Hola - Me saludan ambos.

- Hola - Les respondo.

- Queríamos saludarte ya que.... - Dice el chico pero es interrumpido por la chica que.

- Te vimos sola y pensamos que querrías compañía. - Dice ella terminando lo que había empezado a decir el chico.

- Si - Dije y les hice señas para que se sentaran junto a mí.

- Soy Sebastian Rivera. Dijo el barón.

- Y yo soy Jade Rivera - Dijo ella.

- Soy Samantha D'Arcangeli Rice - Les dije y ellos me miraron sorprendidos.

- Lo lamentamos Alfa, perdónenos por ser imprudentes - Dijo la Jade mientras que ella y Sebastian, inclinaban su cabeza.

- No se preocupen, para ustedes y cada uno de la manada soy uno más. - Les dije.

- Ok - Respondieron y levantan la cabeza.

Jade, Sebastian y yo no quedamos hablando toda la tarde, tan a gusto que no nos dimos cuenta de que ya había oscurecido hasta que Yared llegó junto a mi.

- ¡¡Sam!! - Grito Yared al verme.

- ¿Qué pasa Yared? - Dije calmadamente.

- ¡¿Qué pasa?!, pasa que en la casa de la manada todos pensábamos que te había pasado algo, porque no aparecías por ningún lado - Dijo alterado.

- Lo siento, se me pasó el tiempo hablando con Jade y Sebastian - Dije señalándolos y Yared los voltea a ver. - Los presento - Dije - Él es Sebastian y ella es Jade. - Dije mientras los señalaba a mientras decía su nombre.

- Siento mi comportamiento es que, todos los que estamos en la casa de la manada estábamos muy preocupados por Sam - Dijo dirigiéndose a ellos.

- No te preocupes, te entendemos - Dicen ambos a la vez y Yared asiente.

- Sam tenemos que irnos - Asentí.

- Adiós Jade, adiós Sebastian - Dije mientras me despedía de ambos.



EsmeCh18

#6633 en Fantasía
#8720 en Otros
#1296 en Aventura

En el texto hay: amorjuvenil, parejas, sufrimiento

Editado: 04.06.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar