La Reina De Los Lobos

Tamaño de fuente: - +

21

Anteriormente.

Por el momento en el que había platicado con los hermanos, había podido relajarme y olvidarme de todo el riesgo que estaban corriendo los niños al estar en Máxica.

No era que estuvieran desprotegidos, si no, que en cualquier momento, podían volver a atacar la ciudad, no digo que Tyler no los protegerá, solo que me siento más segura cuando tengo la certeza de que no les pasará nada, con toda la maldad de los que siguen a Mayer, se puede esperar lo que sea.

<><><> AHORA <><><>

Hoy iríamos de vuelta a la manada de Tyler, con nosotros irán una docena de guerreros de la manada del abuelo debido a que luego de que encontráramos la manada en una de las conversaciones les conté de los constantes ataques que tuvimos durante el viaje, por eso los abuelos y la manada no querían que yo como su Alfa, fuera tan desprotegida, aunque la manada de Tyler este a unos kilómetros.

<><> Horas después <><>

Estábamos llegando al límite de la manada de Tyler y desde aquí puedo oler su característico olor, pasamos el límite, al momento de pasarlo pude ver como Tyler y varios guerreros venían corriendo hacia nosotros.

Empiezo a correr hacia él al igual que el corre hasta mi brinco sobre él y lo abrazo, poniendo mis piernas alrededor de su cintura, al mismo nos fundimos a en un beso, un beso en el cual ambos nos demostrábamos todo el amor que sentimos uno por el otro.

- Te extrañé - susurró separándose del beso, pero rozándonos los labios.

- También te extrañe - Le dije y lo volví a besar, baje mis piernas lentamente.

- ¡¡Mamá, mami!! - Gritaron ambos al mismo tiempo, me separe de Tyler y volteé.

- Mis bebés - Susurre.

- ¡¡Mamá, mami!! - Volvieron a gritar, abrí mis brazos y los envolví en un abrazo y llore.

- Los extrañe tanto - Dije mientras le besaba toda la cara a ambos.

- Mamá - Se queja Edward por tantos besos.

- No quieres a tu madre - Dije fingiendo estar enojada, parándome del piso y caminando de nuevo hacia Tyler.

- Lo siento Mamá - Dijo avergonzado.

- Ya no me quieren - Dije fingiendo estar llorando.

- Mami no llores - Dice Aaron.

- Sam ya - Dice Tyler con una sonrisa burlona.

- No puedes dejarme ser feliz Tyler - Dije comportándome dramáticamente. - No pasa nada bebé - Cargo a Aaron y volteo hacia los guerreros de mi manada, Edward y Tyler están a mi lado.

- Ellos son guerreros de mi manada.

- Un gusto - Les dice Tyler.

- Ellos son Aaron, Edward y Tyler - Dije mientras los presentaba uno por uno a los guerreros de mi manada.

- El gusto es nuestro Alfa - Dice el que está al mando de esta legión.

- Necesitamos hablar - Dije seria.

- Está bien - Dice Tyler mientras me guía hacia su despacho, voltea hacia los guerreros de su manada. - Jahsper - Llama a uno de ellos.

- ¿Si Alfa? - Le responde.

- Por favor dile a Marta que les asigne unas habitaciones a los guerreros que vinieron con Sam - El asiente - En cambio ustedes pueden irse a descansar - Dijo refiriéndose a los que él envió conmigo en un principio.

Entramos a la casa y Tyler me llevó hacia su despacho, me di cuenta que jamás había entrado a este lugar.

- Siéntate - Me ofrece y nos sentamos, uno al lado del otro. - De que quieres hablar.

- Al encontrar la manada de mi Padre, también encontré a mis abuelos paternos. - estaba nerviosa mientras hablaba jugaba con mis dedos - Y - Ty me interrumpe.

- Sam mírame - Levanto la cabeza. - Puedes decírmelo, no pasará nada - Asiento.

- La cuestión es que - Me quedo callada un momento - Los miembros de la manada y mis abuelos quieren que tome el cargo de Alfa, para que siga el legado de mi padre.

- ¿Qué quieres decir con eso? - Pregunta inquieto.

- Tomaré el cargo de Alfa en la próxima semana.

- ¿Quieres decir que?- Se calla - ¿Me dejaras? - Pregunta con un deje de preocupación en su voz.

- ¡¡No!! , Yo te amo, jamás te dejaría - Le acaricio su mejilla. - Quiero que cuando me nombren la Alfa unamos nuestras manadas, no quiero estar lejos de ti Tyler.

- Cuando te nombren Alfa se lo propondremos a las manadas, para que así ellos de su opinión, aunque dudo que se opongan.

- Cuando me nombren se los diremos. - El asintió.

Nos quedamos viéndonos uno al otro en silencio, pero no un silencio incómodo, sino que es uno reconfortante, lo extrañe tanto, si le preguntan a los guerreros, Kido y Yared el cómo me vieron durante todo el viaje, ellos le dirían que no me encontraba triste, que estaba perfectamente, pero en realidad soy muy reservada, no me gusta que las personas y más los de mi reino me vean actuando como una persona que no tiene la capacidad de defenderlo.

Tyler se levanta de su asiento y se acerca a mí.

- Sam - Me dice mientras me levanta se sienta y me pone sobre su regazo.

- ¿Si? - Digo.

- Desde el momento en el que llegaste quiero decirte algo - Asiento para que prosiga - ¿Sabes?, Desde el momento en el que te vi en la cafetería, pensé Esa es la chica más hermosa que he visto en mi vida - Río - Siempre había pensado que en mi vida faltaba algo, pero cuando te conocí, cuando te conocí - Dijo mirándome a los ojos y con una sonrisa tierna en la cara - Fuiste lo que me complemento al momento de verte, te amo Sam, eres lo más importante que tengo aparte de mi familia.



EsmeCh18

#419 en Fantasía
#494 en Otros
#47 en Aventura

En el texto hay: amorjuvenil, parejas, sufrimiento

Editado: 04.06.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar