La rosa del destino

Tamaño de fuente: - +

un don indomable (Iridessa)

- doce años atrás.

- me dirijo a la entrada lo más rápido que puedo, al llegar veo a mi padre quiere salir - papá adónde vas - voltea a verme con una caricia en mi cabello.

- espera princesa no tardó, papá tiene asuntos importantes que debe resolver - se dirije a la puerta lo detengo del saco.

- no tardes por favor aquí te estaré esperando - lo digo mientras lo suelto, el sale sin más solo espero volverlo a ver.

- tiempo actual. (8:00 am)

- me levanto algo cansada, no sé a qué se deba normalmente estoy muy activa - bueno es hora de ayudar a la limpieza - al terminar de levantarme busco ropa cómoda para ayudar al aseo, me dirigo a la cocina, en la ventana se alcanza a ver un bonito sol que dan ganas de salir, aun que hay quehaceres por delante, al acercarme al lavabo oigo pasos algo desesperadas.

- no puede ser se me hace tarde - veo a mi mamá muy apresurada.

- que pasa mamá? Por qué tanta prisa? Le digo mientras está buscando algo en la casa.

- hija no has visto mi bolsa que no la encuentro? - me río de lo que dice.

- si mamá está en la mesa, a por cierto en el refrigerador está tu comida para que la lleves a tu trabajo - veo que saca la comida y se dirije a la bolsa.

- gracias hija a por cierto - la interrumpo.

- si, si mamá voy a ir por el mandado y de paso le doy a mi tía martina lo que se le debe - se acerca para darme un beso en la mejilla.

- gracias hija, me voy que se me hace tarde te encargó a tu hermanito, que estudie - volteo al terminar de enjuagar el último plato.

- si mamá - lo digo viéndola mientras se dirije a la entrada - por cierto tengo que ir a un lado importante mamá - lo digo acercándome a ella.

- si ya me lo habías dicho cuando eso pase - la interrumpo.

- Si dejo a mi hermano con mi tía ya se - sonríe al oírlo.

- Bueno adiós - sale de la casa hecho un suspiro - al fin mi casa no es muy grande - limpio lo que faltaba solo quedaba la cama de mi hermano, pero eso no es problema ya que el lo hace me dirijo al cuarto ya que no es mucha distancia de la cocina a la sala sigue el cuarto veo a mi hermano le llevo dos años de diferencia - ya es hora de pararse Raúl.

- ya voy - lo decía con flojera.

- ya vamos a comer - salgo del cuarto para sacar lo que sobró de comida no tardó en ponerla a calentar cuando sale - ya tendiste la cama - le digo acercándome a el.

- si de hecho vas a salir - me dice mientras se sienta en la silla..

- si, tengo asuntos importantes, por cierto sabes lo que significa verdad - le digo sonriendo.

- si ya se tengo que ir con mi tía, por qué me trata como si fuera un niño pequeño - se enoja al saberlo.

- no tengo idea, eso deberías decirlo tu a ella - me siento en la sila de enfrete  - a ver qué te dejaron de tarea - lo digo algo sería.

- esta ves no dejo - lo interrumpo.

- a qué se debe eso? Normalmente siempre deja algo - me extraña lo que dice.

- si de hecho nos puso hacer un pequeño ejercicio ya que casi salimos de clases se dirige al cuarto para sacar la mochila de ella saca un folleto amarillo - es eso un pequeño baile - me quedo atonita.

- bueno por lo menos hechale gamas a la escuela oíste - se lo digo mientras le doy la hoja.

- adónde piensas ir hermana - exhaló al escuchar.

- pues es algo que tengo que hacer no es algo muy normal que digamos - me pongo de malas de saber eso.

Ok creo que es algo muy malo, a por cierto qué tal tus amigas? - me saco de onda.

- que tienen mis amigas - algo toma otro rumbo.

- todavía le hablas a la rubia - me lo suponía.

- que quieres saber de ella? Si, si le hablo todavía - una sonrisa sale en sus mejillas - pero ya tiene novio no te hagas fantasías con ella - se molesta.

- tu cómo lo sabes un día puede que se fije en mi - me da risa su comentario.

- aceptemos lo es más fácil que gane México que tu Andes con mi amiga - lo voe algo molesto - ya, ya mira no me quiero meter así que es tu problema lo que haces oíste comamos que voy a salir así que tienes que estar con mi tía - al terminar de comer salgo con el a la calle al fin ya tenía una complice

- tiempo atrás.

- oye qué vas hacer Susana - digo cruzando los dedos.

- estar aquí todo el día, ya que estoy castigada todo el día hasta el lunes, por qué lo preguntas? - me mira mientras seguimos comiendo.

- bueno me facinaria que fueras conmigo a un lado - me interrumpe.

- a dónde va todo esto - se ve algo no está por mi comentario.

- bueno es que tengo que ir a ver al maestro Miller y sabes de ante mano que no nos llevamos bien - lo decía algo Desesperada por compañía.

- lo siento es que tu sabes más que nada que no puedo salir - la agarra del hombro Anita.

- no se preocupe, Susana puede ir yo me encargo de sus padres - me pongo feliz al escuchar eso.

- no se, sabes que mis padres descansan ese día - la interrumpe.

- ya le dije, yo me ocupo de sus padres así sirve que se divierte un rato con su amiga - si cuidar a un viejo es divertido, prefiero ir a la feria pero ya quedé de ir.

- está bien mañana te veo temprano en donde siempre oíste, no faltes - me señala con el índice algo molesta.



Dom

#13172 en Novela romántica
#8564 en Otros
#1281 en Aventura

En el texto hay: romance y aventura

Editado: 22.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar