La rosa del destino

Tamaño de fuente: - +

Recuerdos a morosos ( Lupita parte 2 )

Al despertar ya era de día los primeros rayos de sol me pegaba  en la cara apenas podía abrir los ojos aún que la cama fuese cómoda no sabría que horas son, trato de incorporarme para poderme levantar veo que todo está en silencio me quedó pensando en lo que pudo pasar anoche

- tiempo atrás.

Él seguía cerca de mi indicándome no sabía si podía resistir el era tierno pero su pasión lo cegaba - no espérate - como pude lo quité lo hice reaccionar hasta que volvió a respirar algo acelerado.

- lo siento en verdad me deje llevar - le acaricie el cabello para que se dejará de sentir mal.

- no te preocupes solo quiero que no vuelva a pasar eso es todo - asienta con la mirada - bien este es donde voy a dormir es algo grande - mira así alrededor.

- tal ves tengas razón es algo grande hasta ahorita me doy cuenta de lo que me dices, bueno espero que puedas perdonarme te dejo que descanses no me dio tiempo de despedirme bien.

- tiempo actual.

tal ves hice algo que se enojara, pero quiero que ese día sea especial oigo unos toquidos en la puerta - quién es lo digo algo fuerte para que me escuché.

- soy yo, se puede - me relajo no estoy desnuda así que si.

- anda pasa ya me voy a levantar - entra al cuarto con algo entre sus manos, me deja sin habla - no te hubieras molestado me siento algo mal - sacude la cabeza al reír.

- no empieces esto es normal quiero que te sientas bien oíste - lo pone entre mis piernas era la mesa con el desayuno lo típico huevos con tocino leche y jugo de naranja.

- pasa algo Lupita - me le quedo viendo algo sonrojada.

- no nada oye estoy es mucho para mí saves quiero que lo compartamos - se queda sin saber que hacer a mi respuesta.

- no creo eso además yo ya comí antes de venir - con la cuchara agarro introso.

- a ver si aa!! - al principio se negó pero como pude lo hice comer eso me dio risa aún que a él no te tanto, nos terminamod la comida al salir el chófer nos encaminó a la escuela eso nos dio un poco de ventaja para que llegáramos a la escuela temprano - creo que está bien que me lleven de ves en cuando no lo crees - se empieza a reír.

- eso está bien además no nos falta mucho para que terminemos el semestre - eso es lo que me daba gusto entrar a las ligas mayores,aún no está pensando en que me voy a dedicar doctora o algo más sepa que puede pasar en un futuro - bueno te dejo tengo que ir a la escuela también - al voltear veo que se va directo a su carro, hasta en eso somos diferentes al entrar a la escuela me dirijo a mi salón en lo que pensaba que hacer, no pasó mucho ya que me quedaba a unos cuantos salones al entrar veo a mi iba sentada donde siempre.

- hola Lily qué haces - se me queda viendo algo enojada.

- no nada todo bien como todos lo días - no sabria que decir pero creo que algo le molestaba.

- no habrás reprobado otra ves verdad - se espanta al escuchar lo que dije.

- si - me empiezo a reir de lo que me dice - oye esto es serio oíste - sacudo la cabeza tratando de ser sería.

- bien señorita amargas, no te preocupes mañana te ayudo a que por lo menos salves el semestre te parece - se me queda viendo algo raro - estas bien por qué me miras algo enojada - trata de contenerse pero es inútil.

- por favor se que no soy muy buena estudiando pero por lo menos quiero salvar lo poco que me queda en el semestre - no sabría que decir así que espero que pueda hacer algo.

- si no te preocupes verás que cuando menos te des cuenta ya habrás pasado con méritos eso tenlo por seguro  no se si era buena idea darle alas a ella.

- gracias amiga eres lo mejor que tengo - me habraza de la felicidad que no puedo respirar.

- dejen de ser tan melosas y empezemos la clase - todos nos paramos para saludar a la maestra Rosita.

- vaya nombrasito es algo feo no lo crees así - volteó a verla bajita la mano.

- no se además tu familia le gusta ponerle nombres de flores a sus hijas - se me queda viendo.

- si mi mamá es lo que a hecho desde que tengo memoria es algo difícil de pensar - no pensaba que era tan mala su mamá con ella - pasaron las clases hasta volverlo a ver no se que me pasaba era el sentimiento más bonito que pude s ver sentido cuando salí de la escuela espere a ver a armando en cambio en eso vi una limosina este se paró enfrente de la escuela sale el chófer para abrir la puerta - señorita Lupita me puede hacer el honor de entrar a la limosina - no pensé que fueran a venir por mi, al entrar veo a su papá se armando esperando a que entrara.

- buenas tardes señorita Lupita siéntese aremos un largo viaje - al meterme veo que el chófer cierra la puerta atrás de mi.

- que es lo que quiere de mi - se me queda viendo algo enojado.

- bueno es algo simple ya te ofrecí algo para que vivas bien y no quisiste espero que está ves sea distinto oíste te daré veitemil pesos esa es mi última oferta - sabía que eso que dijo en la casa era mentira.

- que pasa si no lo acepto señor - se empieza a reír algo molesto por cierto.

- pues es algo simple no creo que quieras que lo haga por la malas así que de niña buena y acepta lo que te doy - agarro el cheque lo veo.



Dom

#13110 en Novela romántica
#8527 en Otros
#1277 en Aventura

En el texto hay: romance y aventura

Editado: 22.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar