La Sombra De La Paz

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 7: "El Origen"

Una de las discusiones eternas entre la Santa Orden y la Orden de Nathanael fue siempre el origen del ángel Nathanael que lleva su nombre, relacionándolo con el apóstol Bartolomé.
Bartolomé predicó el evangelio junto a los apóstoles; de hecho era uno de ellos. El apóstol Felipe lo llevó a Jesús. Bartolomé es la misma persona que Nathanael, mencionado en el Evangelio de San Juan, donde nos dice que era de Caná. (Jn 21,2) .Los Hechos de los Apóstoles mencionan también su presencia en Pentecostés (1,13).Bartolomé es considerado uno de los apóstoles más fieles a Jesús.
Según la tradición, después de la ascensión del Señor, predicó el Evangelio en la India, donde recibió la corona del martirio. Según la Martiriología Romana, Bartolomé predicó en la India y en Armenia, donde murió mártir. Todavía con vida le arrancaron la piel y fue decapitado por el Rey Astyages en Derbend. Según la tradición este martirio ocurrió en Abanopolis, en la costa occidental del Mar Caspio, después de haber predicado también en Mesopotamia, Persia y Egipto. Según Eusebius, Pantenus de Alejandría (Siglo II) encontró en la India un Evangelio de San Mateo atribuido a Bartolomé y escrito en hebreo. Dicho evangelio es apócrifo y fue condenado en el decreto de Pseudo-Gelasius.
Las reliquias de San Bartolomé, según una tradición, fueron enterradas en la isla de Lipara y eventualmente fueron trasladadas a Benevento, Italia y después a Roma donde ahora están en la Iglesia de San Bartolomé, en la "Isola San Bartolomeo" del río Tiber. Se dice que la Reina Emma, la esposa del Rey Canute entregó uno de sus brazos a Canterbury en el siglo XI.
La Orden de Nathanael, no objetó esta versión, aún cuando hubieron miembros que sostuvieron una discusión bastante agotadora defendiendo la naturaleza divina del ángel Nathanael por sobre la terrenal. Su traducción literal del hebreo es "Dios ha dado", refiriéndose al don de la natalidad, al regalo del nuevo hijo, también se le denomina “Ofrenda de Dios”.Se le concede la fuerza celestial que atiza el fuego cósmico del hombre, transmitiendo el principio del fuego a la Tierra. Se le atribuye el don de liberal al ser humano de las creencias erróneas que lo sitúan separado de Dios. Su energía es angelical, suave y cálida. Los miembros de la Orden se reconocen como guías, como lo es Nathanael. Él no actúa sólo, siempre tras de él está un grupo de ángeles para traer a la humanidad la conciencia divina; junto a los ángeles transmite al hombre “el fuego de Dios”. Nathanael y sus ángeles son seres celestiales de la evolución, del cambio. Ésta es la ofrenda de Dios transmitida al ser humano quien puede contactarse con las formas de seres superiores y con los maestros.
¿Por qué la Orden de Natanael entró en el Imperio de la Materialidad?. Como lo explicaría Marcos Massi: “Porque es necesario estar dentro para cambiar las cosas “.Sin embargo, lo que ambos sacerdotes no sabían es que no bastaba con colaborar desde adentro y tal vez esa lucha por más de cincuenta años, no daría los frutos deseados ya que no estaba exenta de enfrentamientos de egos y liderazgos egoístas.

Mientras avanzaban por la carretera, Vannia iba absorta en sus recuerdos de infancia.Pasaron por un sendero que guiaba un camino hacia la orden Hermética.

Vannia miró a Leonidas de reojo y le dijo:

-Padre, ahí está la fortaleza.

-Marcos Massi, me dirá ahora qué diligencias realizaremos, Vannia.No se preocupe, la consideraré en todo lo necesario.

Vannia sonrió enigmática

-Más le vale, padre.

Llegaron al hotel Margarita, un sitio cómodo, carente de lujos, pero con una bella decoración.Al entrar al hall, se encontraron con la figura alta y fría de Marcos Basilio Massi.

El sacerdote iba con el atuendo de la orden: sotana azul índigo, abotonada por atras, larga hasta los tobillos, que lo hacía ver aún más alto de su metro noventa.Su rostro, menos pálido que el de Leonidas, impresionaba por sus ojos verde esmeralda.Su cabello negro, sujeto con una trenza, brillaba como el plumaje de un mirlo.

Se acercó a Leonidas.Vannia no quiso ser imprudente e hizo ademán de retirarse.Sin embargo, fue el mismo Massi quien la detuvo:

-Sra Zoastro, la hermana Delia se comunicó conmigo y desea que usted sea parte de esta reunión.

Vannia asintió con la cabeza y siguió a los sacerdotes hasta el comedor.Se sentía algo molesta e incómoda, pero intuía que no era la única a la que la situación no le calzaba desde hace rato.

-Me extraña que no me haya llamado a mí, padre Massi-dijo con cierto temor Vannia.No sabía porqué, el religioso la intimidaba un poco.

Marcos Massi, la miró de frente.Su rostro le pareció hermoso y nazareno.El sacerdote le respondió:



DUBAS MANUEL

Editado: 21.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar