La Teoria del Patan

Tamaño de fuente: - +

¿El café es bueno para las resacas?

Siempre es agradable dormir en casa de Sophia. Ella y su familia son la clase de personas que te hacen sentir bienvenido. Además, su habitación y su cama son enormes.

A mitad de la noche me despierto y veo que ella no está dormida. Está sentada en la misma cama que yo, pero está usando su teléfono y parece bastante entretenida.

— ¿Te desperté? — Susurra cuando se da cuenta de que también estoy despierta.

— ¿Qué estás haciendo? — Pregunto cubriendo mis ojos.

— Están compartiendo fotos de lo que le hiciste a Loukas.

—¿Bromeas?

Me enseña la pantalla de su teléfono. No es broma, realmente todos están compartiendo publicaciones acerca de él. Algunos se ríen, otros lo ponen como víctima y algunos más solo quieren saber que paso.

— Ya duérmete. — Le pido mientras le regreso el teléfono.

— ¿Vas a decirme porque te molestaste tanto con él?

— Ya te lo dije, es todo un patán.

— Creo que me mientes.

— Y yo creo que es muy tarde, duérmete.

Me acuesto bocabajo y me cubro con una sábana, en realidad ya no tengo sueño, pero no quiero que siga hablando del tema. Me hace recordar cosas que no quiero recordar.

Cierro los ojos solo por un momento.

— No es nadie. — Insistió. — Es solo una fotografía, no le des tanta importancia.

— Pero…

— Ya te dije que no es importante. — Me interrumpió. — Va a la misma escuela que yo, somos amigos.

Lo mire durante unos segundos, sin estar segura de sí debería creerle o seguir insistiendo.

— Te amo. — Dijo y me dio un corto beso en los labios.

Y le creí.

— También te amo. No me mientas, nunca. ¿Okay?

— Yo nunca te mentiría.

— ¿Lo prometes?

— Lo juro. No quiero lastimarte.

Cuando vuelvo a abrir los ojos ya es de día. Creo que dormí más de lo que debería porque Sophia está sentada frente al espejo terminando su maquillaje, no empezándolo, simplemente dando algunos toques finales.

— Buenos días, bella durmiente.

— Buenos días. — Respondo en medio de un bostezo

— ¿Vamos a almorzar algo? Las resacas nunca son buenas, me hacen despertarme temprano y quiero tomar mucho café.

— ¿El café es bueno para las resacas?

— No lo sé, pero quiero uno.



SamWONDERSTRUCK

Editado: 21.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar