La Teoria del Patan

Tamaño de fuente: - +

Prácticamente perfecto

Debí ir con Sophia a conseguir nuestros cafés. De haberlo hecho hubiéramos pedido, pagado y vuelto a nuestros asientos. Justo ahora podríamos estar bebiéndolos mientras hablamos. En lugar de eso, se ofreció a ir ella sola mientras yo esperaba sentada.

Ahora estoy sentada sola y sin nada de que disfrutar porque un chico se acercó a hablar con ella, deben haber estado hablando durante más de diez minutos.

Mi corazón se acelera cuando escucho la risa de un chico, pero sé que no es cualquier chico.

Su nombre es Brazil.

Es prácticamente perfecto. No como un deportista lleno de testosterona o como un intelectual con mucha cultura que ha viajado por todo el mundo. Perfecto en el sentido que es u n buen chico, la clase que puedes llevar a casa a conocer a tus padres, se lleva bien con tus hermanos y tus abuelos lo adoran.

Se que él y yo haríamos una pareja maravillosa. El problema es que nunca hemos cruzado palabra. No solía ser el chico que robaba mi atención, así que nunca trate de ser su amiga.  Claro que ahora las cosas son diferentes.

Como si fuera una acosadora, presto atención a su conversación.

— Esta vez lo sé. —  Dice Brazil. — Ella es la indicada.

¿Brazil tiene novia? ¿Cómo es posible que yo no supiera eso?

— ¿Lo sabes solo con seis meses? — Pregunta el otro chico con el que está.

— Lo supe desde el segundo en que la vi. Estaremos juntos por y para siempre.

No quiero seguir escuchando esto, pero no puedo dejar de prestar atención.

Sophia parece demasiado inmersa en su conversación con aquel chico, así que hago lo único que se me ocurre. Me levanto de la mesa y me voy. Solo tengo que dar un par de vueltas por la cuadra y luego volveré aquí. Sophia ni siquiera lo notara.

Como si las cosas no pudieran ir peor, a la vuelta de la esquina hay un chico, y yo no puedo evitar tropezar con él.



SamWONDERSTRUCK

Editado: 21.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar