La Teoría Schröndiger© (snypp#2)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 6

Cuando entramos al estacionamiento de la escuela había un enjambre de alumnos parados en un...
¡Oh dios mío!

Era un LaFerrari Aperta 2017 color negro, era hermoso. 
¿De quién sería? 

Había escuchado que vendría una profesora nueva. A lo mejor sería de ella, porque ese carro valía muchos millones de dólares y solo un rico podía tener ese tipo de carro o un maestro. 
Cuando me estacioné Estrella se acercó a mí. 

—¿Y Mica? 
—Diacono le propuso traerla todos los días a la escuela y ella aceptó— me respondió guiñándome el ojo. 
Sonreí. 
—Esos dos se traían algo— contesté con alegría. 
Estrella se rió. 
—Si, solo que no lo quieren admitir. 
—Tarde o temprano lo sabremos, ¿de quién es este hermoso auto? 
Mirando hacía el auto Estrella abrió los ojos. 
—Tal vez es de la profesora nueva dicen que es muy guapa. ¿Ya viste al profesor de filosofía? 
Negué con la cabeza. 
—Está muy guapo, como que ya me dieron ganas de cambiarme de carrera— declaró guiñándome el ojo. 
Me reí. 
Ya tenía ganas de conocer a este profesor. 
—Se va a enojar Alessio eee— le respondí burlona. 
Estrella se rio. 
—Tienes razón mejor me quedo con mi guapo Italiano. 

Nos reímos y caminamos hacia nuestra clase de física.
El señor John era un hombre alto, delgado, usaba lentes y tenía un cabello rubio, unos ojos azules inteligentes, muchas maestras lo podían considerar atractivo, aunque Estrella decía que no era tan guapo como el maestro Mizraim de filosofía que aún yo no tenía el gusto de conocer. 
Cuando el timbre sonó, el profesor John nos dijo que nos tenía dos noticias. 
Esperó que sean buenas noticias. 

Volteé a ver a Estrella para decirle sobre nuestro horario de clases cuando noté que abría la boca sorprendida y el salón se quedó completamente en silenció. 

Extrañada volteé a mirar que era lo que había hecho callar a todos mis compañeros. 
Abrí mucho los ojos y el alma se me cayó a los pies. 
¡Rayos! 

Era...
—Alumnos— dijo el profesor John— les presentó a su nuevo compañero Leónidas Demitri. 

Y así con esas palabras mi destino se había sellado y el infierno había empezado.



AdyerenLael97

Editado: 18.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar