La Teoría Schröndiger© (snypp#2)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 7

Leónidas, estaba ahí, aún que eso ya me lo veía venir cuando Diacono apareció en escena, no sabía que sería tan pronto y que además ¡estaría en su misma clase! ¡Esto era horrible! 

Leónidas estaba recargado perezosamente sobre la pared con los brazos en jarra lo cuál destacaba sus brazos morenos y musculosos, en un pecho ancho, era más alto de lo que recordaba tal vez mediría un 1.85 m, cabello negro lacio y unos profundos ojos grises que resaltaban más con su piel morena. 
Sus ojos pasaron a todo mis compañeros y les guiño el ojo a unas cuantas chicas del salón que suspiraron y lo miraban todas lelas. 

Hasta que su mirada se topó con mis ojos, alzó la ceja con cinismo y sus ojos grises brillaron de manera burlona y desafiante. 
Me sonrió con chulería y de manera engreída. 
Yo lo aniquile con la mirada.

Idiota engreído. 
—Siéntese joven por favor— le dijo el profesor. 
Leónidas caminó de manera segura y engreída hacía el asiento que le indicaba Mónica y sus amiguitas las fresitas del salón. Rodé los ojos por las caras que ponían Mónica, Erika, Claudia, Jessica, Mary, Sandra y Rita. 
Estrella volteó a mirarlo y suspiró, por dios lo que me faltaba que hasta a mi amiga le pareciera guapo. 
—¡Oh dios! ¡Qué guapo es! 
Rodé los ojos. 
—¿Tú crees?— le respondí sin nada de interés. 
—¡Si! ¡Es igual de guapo que el profesor Mizraim! 
—No lo creo— contesté sonriendo— estoy segura que el maestro Mizraim es más guapo que el chulito que tenemos en clase— respondí volteando a ver a Leónidas que sonreía muy coquetamente al parloteo de Mónica y sus amigas. 
El profe carraspeó para que guardáramos silenció. 
—Chicos hay otra cosa que les tengo que decir, he visto que varios de ustedes todavía no manejan bien la física cuántica y las teorías que con ello conlleva, este año repasaremos todas las teorías que han visto a lo largo de estos años, para eso haremos parejas para que investiguen y les expongan a sus compañeros la teoría que les toqué, bien ahora les diré los nombre de las parejas, debo de decir que si no le gusta su pareja y los dos están de acuerdo pueden separarse pero entonces tendrán que hacer solo su exposición, ¿Está claro? 

Todos suspiramos, las benditas teorías como nos fastidiaban la vida. 
Esperó que me tocará con Estrella o Gael porque si no te llevas bien con tu compañero de proyecto entonces la exposición sería un desastre y tampoco tenía muchas ganas de hacerlo sola. 

El profesor empezó a decir nombres. 
—Estrella con Alessio, Mónica con Noelia, Gael con Erick, Ágata con Leónidas, Erika con Claudia...
¿Qué rayos? ¿Dijo Ágata con Leónidas? 

¡Chales no! Volteé a mirar al susodicho que me sonreía burlonamente y yo lo pulverice con la mirada enfadada, si las miradas matarán el ya estuviera muerto desde hace muchos años. 
Terminando de decir los nombres. 

—Bien ahora les diré que teoría expondrán. Estrella y Alessio su tema será la Física Newtoniana, Ágata y Leónidas su tema será la Teoría Schröndiger, Mónica y Noelia...
Cuando el profe terminó de dar los temas y nos dijo que nos podíamos retirar, yo me levanté y fui hablar con él, por nada del mundo haría un trabajo junto con ese tarado. 
—Profesor John. 
—Si Ágata— dijo levantando la vista y sonriéndome. 
—¿No me podría cambiar de compañero? 
—Ya sabes mis reglas, los dos tienen que estar de acuerdo para separarse del equipo, además no se precipité aún no conoce al joven Demitri. 
Si supiera pensé con sarcasmo. 
—Si al convivir con el no concuerdan y están de acuerdo los dos entonces podrá hacer su trabajo usted sola. 
—Pero... 
—No hay pero que valga señorita Ágata— contestó sonriéndome. 
Asentí por que sería una pérdida de tiempo razonar con el. 

¡Por dios ahora tendría que compartir tiempo con él! ¡Qué molestia! 
Caminando rápidamente y sin ver al frente me topé con un pecho duro y fuerte lo cual hizo que casi cayera al suelo, cuando alce la vista para decirles unas cuantas cositas al que me tiró, me quedé embobada viendo...
Al profesor Mizraim, por dios Estrella tenía razón parecía un modelo salido de una revista. 

Era alto, musculoso y de piel morena con un aire oriental, su cabello oscuro y lacio, tenía unos bonitos ojos almendrados que contrastaba perfectamente con su piel morena. Vestía de negro de pies a cabeza y además tenía una bonita sonrisa.

—Disculpe señorita, ¿está bien? 
—Si— respondí levantándome de un salto. 
—¿Segura que no quiere que la llevé a la enfermería? 
—No se preocupe profesor en verdad estoy bien. 
El sonrió. 
—De acuerdo, bueno la dejó para que vaya a su próxima clase. 
Y con esas palabras se fue. 
El maestro Mizraim si que está muy guapo. 

Una pequeña vocecita en mi cabeza me contestó a esa respuesta, igual de guapo que Leónidas, regañándome a mi misma por esa comparación salí a buscar a Estrella y a Mica. 
Las encontré en la cafetería tomándose un café y unas galletas. 
Estrella me sonrió y me guiño el ojo. 

—Ya vi con quien te tocó eee— se burló Estrella pegándome suavemente en las costillas, me hice la tonta no tenía ganas de hablar de él. 
—¿Con quién?— preguntó Mica interesada. 
—Con el chico nuevo, esta muy guapo lástima que Mónica ya le gusto y cuando a ella le gusta algo no desiste hasta que lo consigue, pero al menos tu podrás hablarle y tenerlo cerca en toda la clase de física— declaró guiñándome el ojo. 

Yo solo sonreí porque si decía que no tenía la mínimas ganas de ser su compañera tendría que explicarles la razón y no tenía animó de hablar de ese presumido. 

¡Que se lo quedará Moniaca que diga Mónica, Erika y todas sus amiguitas si lo querían tanto! 
—¿Y Diacono? 
—Esta con el chico nuevo, no lo creerán, ¡son amigos! ¡Se conocen desde pequeños! 
Estrella abrió los ojos sorprendida. 
Yo ni me inmute.
—Y la verdad está muy guapo va hacer la sensación de la escuela, todas las chicas están hablando de él. 



AdyerenLael97

Editado: 18.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar