La Teoría Schröndiger© (snypp#2)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 35

Dos meses después.

—Vamos Ágata— dijo Mica sonriendo hacía a mí.
Habían venido a Texas a celebrar el compromiso de Mica con Diacono.
—Ya voy— contesté sonriendo, acomodándome mi cabello de lado con un broche dorado.
—¿Ya están listas chicas?
—Si— respondí viéndome en el espejo, me puse un vestido rosa con dorado. Unas zapatillas doradas. Y el bolso a juego con mi vestido.
—¡Entonces vamos!

Nos reímos y avanzamos hacía la puerta, me despedí de mamá y subimos en Bugatti que le había regalado Diacono a Mica.

Avanzamos hacía un salón que es restaurante y karaoke.
Cuando entramos al salón estába abarrotado de gente, entre ellos adultos y adolescentes.

Pedimos unas coca colas, pizzas y nachos.
Estaban riquísimos.

Empezó a sonar una canción y nosotras empezamos a bailar alegremente sin preocuparnos de nada en estos momentos.

Pensé en Leónidas, ya no había llamado desde nuestra discusión pero cada viernes aparecía una rosa amarilla sin remitente aunque yo ya sabía quien la mandaba.

La música paró y escuché su voz.

"Vine a verte,
Decir que lo siento,
No sabes lo hermosa que estas".

"Quise encontrarte,
Decir que te extraño,
Que no te quería alejar".

"Dime tus secretos,
Pregunta los mío,
Volvamos de nuevo a empezar".

"En círculos vamos,
Corriendo sin rumbo,
Siguiendo una ciencia lejana".

"Nadie nos dice que es fácil,
Lástima que,
Ya te vayas".

"Nadie nos dice que es fácil,
Tampoco dicen,
Cuan difícil será".

"Volvamos a comenzar,
Solo imaginaba,
Figuras y cosas,
Misterios sin interpretar".

"Cuestiones de ciencia,
Progreso y ciencia,
Que no hablan más fuerte que mi alma".

"Di que me amas,
Que vas a buscarme,
Perdón si me apuro a empezar".

"En circulo vamos,
Siguiendo los pasos,
De lo que ya somos y mas".

"Nadie no dices que es fácil,
Lástima que,
Ya te vayas".

"Nadie nos dice que es fácil,
Tampoco dicen,
Cuan difícil será,
Volvamos a comenzar".
(El Científico- Dani Ride).

Me quedé en shock, las chicas voltearon a verme sorprendidas.
La gente volteaba a los lados para saber a quien Leónidas le estába cantado, hasta que Leónidas avanzó hacía a mí, vestía todo de negro y se veía muy guapo, las chicas se le quedaban mirando de manera coqueta y seductora. Él las ignoró, solo tenía ojos para mí.

—¿Y bien?— preguntó Leónidas como siempre no se andaba con rodeos.
—¿Y bien qué?— contesté haciéndome la tonta.
El se me quedó mirando con sus hermosos ojos grises de manera penetrante.
—¿Qué te pareció la canción y lo que decía?
—Es bonita— respondí sin interés.
—Ágata...
—¿Me fuiste infiel si o no?
El se quedó en shock y no contestó en unos minutos.
—No.
Me reí.
—¿Enserio Leónidas?— pregunté burlona.
—No te estoy mintiendo Ágata.
—Pruébalo.
—¿Eso es lo que quieres?
—Si, cuando tengas una prueba de que no me fuiste infiel, ven a verme, si no aléjate de mi.
El asintió.
—Bien pero cuando lo haga estaré esperando tu disculpa.
Me reí.
—Sigue soñando querido.
—No estés tan segura mi amor— declaró alejándose de mi, una vez más.
¿O yo era la que me alejaba de él?



AdyerenLael97

Editado: 18.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar