La Teoría Schröndiger© (snypp#2)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 46

Varias semanas después.

Las semanas pasaron y aunque Leónidas se recuperaba de sus lesiones físicas aún no salía del coma. Todos los días estaba alguien con él desde mi madre y padre, Estrella, Mica, Alessio, Diacono, mi suegra, el profe John, Mizraim y la maestra nueva de literatura inglesa llamada Lazuli es una maestra tímida pero encantadora y además se nota que el profe Mizraim la considera atractiva ya que no le quitaba los ojos de encima.

Había hablado con mi padre y habíamos arreglado las cosas, además el era él socio del que Leónidas me hablaba mucho, mi padre y Leónidas siempre estuvieron en contacto después de que nos alejáramos de él y se habían hecho buenos amigos.

—Hija, perdóname, no debí de haber hecho eso, debí de pedirte tu opinión antes de hacer ese trató con el padre de Leónidas.
—Padre no te preocupes debí a verter ido a ver y arreglar las cosas, después de que Leónidas me lo explicará todo te pude entender mejor— contesté abrazándolo.
—¿Enserio? ¿Qué es lo que te dijo tu esposo?
—Leónidas me lo explicó todo, lo del contrato, que Héctor quería casarse conmigo y tú te negaste, lo de no tener hijos y que amenazó a la madre de Leónidas y a nosotras con hacernos daño.
—Todo eso es verdad pero no todas fueron peticiones mías sino también de Leónidas.
¿Qué rayos?
—¿Qué?— pregunté sorprendida.

—Ah esté muchacho— respondió mi padre— cuando Héctor te pidió en matrimonio yo me negué, viendo que no acepte esa proposición amenazó con hacerles daño a tu madre y a ti, Héctor era un hombre muy violento, tenía negocios y amigos de vida dudosa y turbulenta, debo de confesarte que en ese momento sentí pánico de que en verdad cumpliera lo que me había dicho. Pero el cambio de táctica, metió a Leónidas en todo esto, el aceptó pero puso esas condiciones. El matrimonio sólo duraría dos años así te daría la libertad de irte si lo querías hacer y también lo de no tener hijos. Yo mismo iba a proponer esas condiciones pero me alegré mucho cuando Leónidas lo hizo, eso confirmó lo que yo ya sabía.

—¿Confirmar que padre?
—Que te amaba.
Me quedé en shock por esas palabras.
—Padre yo... El...
—Lo sé Ágata, se que Leónidas de seguro te dijo que yo propuse esas condiciones.
Asentí.
—¿Por qué lo hizo?
—Así es Leónidas, sabiendo que lo odiarías después de eso aún así acepto el acuerdo, mintió para que tu y yo nos reconciliáramos, es un buen muchacho siempre lo ha sido.

No sabía que pensar. Leónidas se había sacrificado por mi aún sabiendo que lo odiaría, pero él lo había hecho y yo lo traté tan mal.

—Hija hay algo más que quiero decirte.
—¿Si padre?

—También lo hice por Leónidas, sabia lo del maltrato que Héctor lo sometía, también quería ayudarlo, viviría con nosotros, era un chico muy amable y trabajador, lo quería como mi propio hijo, pero Héctor se dio cuenta que le había salido el tiro por la culata, el padre de Leónidas necesitaba tener el control de todo y sentía satisfacción al humillar a otras personas, nunca se puso a pensar que al casarlo contigo Leónidas tendría una vía de escape para ya no aguantar sus maltrato, Leónidas no se quería ir de tu lado pero unos hombres armados fueron amenazar a Héctor por unas deudas que tenía con un hombre muy poderoso así que a Héctor no le quedó otra opción que huir y llevarse a su familia con él, después de que Leónidas se fuera de su casa, me contactó y yo lo ayudé con el sueño de tener su propia empresa y nos hicimos socios.

Oh dios mío. Todos estos años estaba equivocada, Leónidas tenía razón, yo soy la que no sabía nada.
Abracé a mi padre con fuerza.

—Perdóname padre.
—Está bien hija no hay nada que perdonar, tu eres la que tienes que perdonarme por lo que te hice.

Nos abrazamos con fuerza, reconfortándonos los dos como no lo hacíamos hace mucho tiempo.

***
Caía al fondo de algo oscuro. No podía salir, nadaba pero entré más lo hacía más me hundía. Sentía la cabeza a punto de explotar, una luz me cegó y en ese momento me desperté sobresaltada.

Otra vez ese sueño. ¿Qué significaba? ¿Por qué lo soñaba todo los días?
Me levanté temprano y fui a correr para despejarme de esa incomodidad que tenía, sabía que el sueño significaba algo ¿pero qué?
Cuando volví me cambié para ir a trabajar y después de salir iría a visitar a Leónidas.

Se estaba recuperando rápidamente de sus heridas, el vendaje que le cubría la cabeza ya se lo habían quitado y el cabello oscuro poco a poco le está creciendo más.
Cuando llegue una enfermera le comprobaba el suero.



AdyerenLael97

Editado: 18.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar