La Venganza de las Sombras ⚫ En Curso

Tamaño de fuente: - +

⚫23

SOPHIA.

Habían pasado algunos días desde la luna de Miel y desde que Conoor me había atacado haciéndome ver mi peor pesadilla. Desde que eso había pasado no había podido dormir muy bien, tenía pesadillas constantes las cuales despertaban a Caleb o me sentía muy mal y con ello no me levantaba el resto del día de la cama. Los mareos no me dejaban levantarme y siempre estaba teniendo ganas de vomitar.

Ahora mismo estaba despierta, había tenido una pesadilla y no había podido dormir, por suerte no desperté a Caleb quien sin embargo despertó minutos después y decidió prepararme el desayuno.

Estaba pensando en algo para poder solucionar mis problemas con las pesadillas cuando el entro con una bandeja con mi desayuno.

- ¡Llego el desayuno hermosa! – Dijo mientras caminaba hasta mí y se sentaba a mi lado.

- ¡Si! A comer se ha dicho. – Dije y ambos empezamos comer.

Comía cada bocado con ansias hasta que sentí que la comida me sabía extraña causándome un poco de nauseas, quizás le había quedado un poco cruda pero no le di importancia.

- Hermosa, tengo que resolver algunas cosas. – Dijo cuando ambos terminamos el desayuno.

- Esta bien amor. – El me dio un pequeño beso y tomo una toalla para irse a duchar.

Al terminar se vistió y luego de buscarme golosinas que yo le pedí me dio un beso y se fue dejándome sola con las películas de la televisión. Luego de unos minutos escucho que tocan la puerta.

- Pase. – Dije y la puerta se abrió dejando ver a Rosaly con Cameron en sus brazos. – Hola Guapo.

Tome a Cameron en brazos quien río emocionado y comencé a jugar con él.

- Hola Rosaly. – Ella se sentó frente a mí sonriendo.

- Hola Sophi, Caleb dijo que te sentías mal y decidí hacerte compañía ¿Cómo te sientes?

- Hoy me siento mejor, por lo menos no me han dado mareos aunque no me he levantado ¿Tu como estas?

- Estoy genial, aunque este pequeño no me da tregua. – Dijo mientras le daba un pequeño apretón a sus cachetes que lo hizo reír.

Rosaly y yo comenzamos a hablar mientras comíamos golosinas y jugábamos con Cameron con los juguetes que Rosaly había traído para él, Ya estaba grande y más por su crecimiento rápido como Vampiro. Estaba comiendo cuando entraron unas gigantescas ganas de vomitar por lo que me levante ignorando el mareo corrí al baño y bote todo lo que había comido, sintiéndome literalmente vacía al instante.

- ¿Estas bien? – Dijo Rosaly mientras me lavaba los dientes.

- Sí. – Dije y caminamos de nuevo a la cama sentándonos en ella.

- Deberías ir al doctor ¿Qué síntomas tienes?

- Mareos, náuseas, hambre y sueño excesivo. Aunque con lo de dormir se me dificulta por las pesadillas constantes. – Ella me miro con los ojos como platos y una gran sonrisa. - ¿Qué ocurre? 

- Cuida de Cameron, vuelvo en un segundo. – Tome a Cameron y ella salió de la habitación.

Empecé a hacer muecas a Cameron que lo hacían reír hasta que volvió segundos después con una bolsa en la mano.

- ¿Qué traes allí? – Ella saco algo de la bolsa y mis ojos se abrieron como platos. – No lo creo.

- Piénsalo, todos los síntomas concuerdan. No pierdes nada con intentar. – Se encogió de hombros entregándome la cajita.

Me levante y camine al baño nerviosa cerrando la puerta detrás de mí, hice todo lo que la caja me indicaba y me senté en el retrete a esperar. Creo que fueron los minutos más eternos de mi vida, una parte de mi estaba entusiasmada quería un bebe con Caleb pero otra estaba nerviosa en como seria si yo fuera madre.

Luego de esperar y de respirar profundo tome la prueba en mis manos y la mire. Solté el aire contenido y Salí de la habitación donde Rosaly esperaba.

- ¿Qué ha dado? – Pregunto ansiosa.

- Ha dado positivo. – Ella dio un salto y corrió hasta mi para abrazarme emocionada.

- ¡Felicidades! Caleb estará muy emocionado. – Sonreí.

Tendría un hijo con el hombre que amo, tendría un hermoso niño o niña acompañándome y al que voy a dar todo el amor que tengo. Lágrimas de felicidad comenzaron a caer de mis ojos y la sonrisa en mi cara crecía cada vez más.

- ¿Se lo dirás a Caleb hoy mismo? – Yo negué.

- Primero quiero ir a una consulta, asegurarme de todo y luego darle una sorpresa.

- ¿Qué tal si buscamos en internet una forma de darle la noticia? – Asentí y tome mi laptop comenzando a buscar videos en Youtube.

- Este me gusta. – Dije al conseguir uno.

- Pues vamos a buscar las cosas. – Tomamos las cosas necesarias incluyendo la prueba de embarazo y salimos rumbo al centro comercial.

Caminamos por el hasta encontrar una hermosa tienda de bebes donde habían cosas muy lindas, las cuales me encantaban. Recorrimos la tienda mientras ella tomaba cosas para Cameron, hasta que un hermoso conjunto tejido llamo mi atención. Era un pequeño León de color mostaza con una cola larga que terminaba con un lindo pompón peludo, sonreí cuando recordé la película de Disney El Rey León la cual era la favorita de Caleb y mía.



CrazyForever29

Editado: 26.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar