La verdadera historia de Cato y Clove

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 16

Me acerco lentamente a Caesar mientras oigo como la gente aplaude, coloco una sonrisa en mi cara como Enobaria me había dicho y me siento en el sillón que han dejado para los tributos.

 

Todo a mí alrededor hace que me sienta cohibida, no me gusta mostrarme en público, pero esta vez, tengo que tragarme mi vergüenza y mostrar la cara que quiero enseñarles.

 

Caesar se sienta junto a mí en el otro sillón, se gira hacia mí y me sonríe, transmitiéndome un poco de confianza.

 

       -          ¿Preparada para los juegos? – me pregunta.

      -          Por supuesto, estoy más que preparada, me he entrenado para esto durante toda mi vida – le contesto segura mientras sonrío.

    -          ¡Esa es la actitud! Cuéntanos algo de ti, ¿Tienes novio? ¿Algún pretendiente? – pregunta curioso.

      -          Cómo eres Caesar, que cotilla – le contesto mientras me río haciendo que el resto del público también suelte carcajadas.

     -          No soy el único interesado ¿verdad? – pregunta mientras se ríe al público y esté le contesta coreando con un sí.

      -          No tengo novio – contesto evitando reírme.

      -          No puede ser ¿una chica tan guapa como tú? – dice Caesar incrédulo.

      -          No me ha ido muy bien en el amor Caesar, no es tan fácil – contesto casi en un susurro mientras que sin querer mi mirada viaja a dónde esta Cato esperando para salir el siguiente.

      -          Ya veo ya – dice Caesar mientras alza las cejas tras darse cuenta de a dónde se dirigía mi mirada - ¿Y algún pretendiente? Porque creo que tienes uno por lo que hemos deducido.

    -          ¿Hablas de Marvel? – pregunto sorprendida y el asiente – Creo que os habéis equivocado, yo no soy esa chica – contesto riéndome – Además creo que no tengo ningún pretendiente.

       -          ¿Crees? – pregunta interesado.

     -          Antes sí pero ahora creo que no, creo que le gusta otra chica – contesto mientras vuelvo a llevar mi mirada a Cato.

 

Le observo detenidamente, está con los puños cerrados, con un semblante serio, intentando controlarse. Hasta que alza la mirada y se cruza con la mía. Me taladra con la mirada, como si me estuviera intentando decir algo. Pero no consigo averiguar que, puesto que Caesar me vuelve a traer al mundo real, a la entrevista, recordándome donde estaba y que me jugaba con esto.

 

     -          Seguro Clove que cuando vuelvas a casa, volverá a caer rendido a tus pies – dice Caesar convencido.

      -          Lo dudo mucho Caesar – contesto segura – si yo vuelvo él no volverá conmigo – digo esto en susurro casi inaudible.

 

Tanto que el público ni se percata pero sí que logra escucharlo Caesar, quien me mira con pena y lastima.

 

     -          Nos ha dicho un pajarito que tienes un hermano ¿es así no? – sigue preguntando Caesar.

       -          Sí – contesto un poco nostálgica al recordar a mi hermano.

       -          ¿Cuál fue la última conversación que tuvisteis? – sigue indagando.

     -          Me hizo prometerle que ganaría, que volvería a casa – contesto intentando mantenerme fuerte y no soltar ni una lágrima.

     -          No te noto muy convencida ¿es por lo que hemos estado comentando? – vuelve a preguntar.

       -          Yo… - intento decir sin saber el qué.

 

No puedo contar mis motivos. No puedo decir que yo no volveré a casa, no delante de las cámaras, no delante de él, de Cato.

 

De repente suena un timbre, indicándonos que el tiempo de la entrevista había acabado.

Salvada por la campana.

 

      -          Bueno se nos acabó el tiempo, te has librado de contestar Clove – dice mientras nos reímos – Ha sido un placer haberte conocido un poco más.



MariaL2022

#1292 en Fanfic
#11972 en Novela romántica

En el texto hay: amor adolecente, los juegos del hambre, clato

Editado: 26.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar