La Vida Cabal

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 6 ✔

LUISA

A la mañana siguiente me desperté lista para ir a estudiar, fui a la cocina a prepararme el desayuno a las seis de la mañana, por lo general la cocina está sola, pero hoy quien estaba en ella era Laura sentada en una silla de la barra con una taza de café y una ojeras parecidas a las de un panda.

- ¿Sabías que tu padre se ha marchado?

- Sí —respondo y camino en rumbo a la nevera sacó de estas unos huevos

- Es tu culpa —dice Laura de forma repentina

- ¿Por qué?

- Sabes porque se fue, ahora que vamos a hacer para sobrevivir solas, ¡dime! —alzó la voz y la tranquilidad que se había creado hace unos momentos fue suspendida

- Yo no sé, recuerda que no puedo trabajar sin el permiso de mis dos padres —digo girando mis ojos porque sé que esa era la posible solución según ella, no responde porque sabe que es verdad, en Colombia no se puede trabajar sin la autorización de tus padres.

Aliste un sartén y aceite para hacer los huevos fritos, busco en la alacena alguna tostada y no hay nada, hubiese desayunado yogurt, pero para mi desgracia no hay ninguno. Laura agarra su vaso y se va de la cocina sin decir nada más; cuando enciendo el sartén aplico aceite en esta y como me unte un poco me enjuago las manos, no encuentro una toalla así que opto por sacudir mis manos, grave error.

Cuando sacudí las manos salpique unas gotas de agua en el sartén, la llama del fogón se presenció, porque es verdad lo que dicen sobre el agua y el aceite no se deben mezclar, apagó el fogón para que la llama se extinga y en esas aparece nuevamente Laura

- ¡Pero qué has hecho, ahora quieres quemar la casa! —ignoro su comentario y decido dejar todo en el lavaplatos—, ¡no te basto con alejar a mi esposo de mi lado!

- Ese no es mi problema —respondí entre dientes y lavó rápidamente el sartén que ensucie

- Oh si que lo es —antes de que Laura siguiera con su estresante discurso salgo de la cocina rumbo a mi habitación— ¡te estoy hablando!

Pongo música desde mi celular y me entro al baño, abro la ducha y me sale agua muy fría «Que podría salir peor», pienso. Me baño con esa agua extremadamente fría, me visto solo que esta vez cambió el color del suéter por uno negro, antes de salir de la habitación conecto mis audífonos porque sé que al otro lado de la puerta está Laura, abro la puerta y me doy cuenta que tengo buenas predicciones.

Salgo de la casa dejando a Laura con mucha ira, pero hoy no estoy para aguantar a nadie finalmente debo poner la cara a Nicol, a Lucas y a todo el mundo que posiblemente se enteraron de mi ruptura.

Camino rumbo al colegio mientras escucho música bajo mi capucha y con las manos dentro de los bolsillos por el frío que me provocó ese baño, antes de tener novio yo sentía que era una chica invisible, pero yo estaba muy equivocada.

Ninguna persona es invisible ante la sociedad todos ocupan un lugar muy importante, el hecho de que te sientas sola no significa que no le importes a alguna persona, lo que sucede es que estamos tan cegados por nuestro dolor que no nos damos cuenta que le importamos a muchas personas, como hoy y ayer descubrí que si le importo a alguien y que no soy invisible ante la sociedad.

Salgo de mis pensamientos cuando un brazo muy musculoso me rodea mis hombros y deposita un beso en la corona no necesito escuchar su voz para reconocer que es Sergio, me separo un poco para poder observarlo y antes de que hable le digo:

- Gracias

- De nada bebé —responde y antes de seguir una mano me jala y recibo un abrazo

- Volviste —dice Nicol

- Sí —sonrío con mucho entusiasmo y Nicol se aleja acomodando su falda y gaban

- Solo te abrace porque pensé que me ibas a dejar sola con el trabajo de sociales —dice y yo sonrío— por cierto, te espero en las gradas para hacer la cartelera en el recreo

- Por supuesto —digo y se va caminando rumbo a clase yo repito su acción, pero me detiene Sergio

- Yo te salude y tu a mí no —arruga sus cejas simulando que está bravo

- Hola —le sonrío y sigo caminando

- Y mi beso —lo dice en voz alta y muchos voltean a mirarme «Gracias Sergio» — mentiras amiga —dice con el mismo tono de voz para remediar la incomodidad que sentí.

Durante la jornada entro a las clases común y corriente, llegó a las gradas el lugar que quede con Nicol y espero a que llegue mientras me quito los cueritos que hay alrededor de mis uñas, siento que alguien me está mirando y giro mi cabeza al voltear me encuentro al mismo chico de ayer, ese joven que se detuvo a mirarme tiene intenciones de caminar hacia a mí, pero se detiene y desvía su vista hacia alguna persona que está atrás mío. Por su forma de mirar atras deduzco que es Lucas.

- Lucas porque no te vas, crees que no me has hecho el suficiente daño

- No —responde y sonríe a su lado está Jenny, la besa delante de mí y  siento como se rompe cada vez más mi corazón, pero este no es un lugar en donde me dejaré derrumbar y menos de esta forma.

- ¡Vete!

- Y si no que —acerca su cara hacia la mía, yo retrocedo



Un sueño imposible

Editado: 10.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar