La Vida es una Bonita Casualidad

Tamaño de fuente: - +

2. Simplemente es amor

Ya han pasado tres días desde lo de Jorge. No hay día que no se meta en mis sueños. Cada noche vivimos una aventura diferente.

Mis amigos me dicen que estoy loca, que visite a un especialista, pero no creo que sea locura, simplemente es amor. Lo que sentíamos el uno por el otro rara vez se puede sentir. En nuestros diez años de relación apenas habíamos discutido. Teníamos muy claro que para que funcionara nuestra relación se tenía que basar en la confianza y el respeto hacia nuestra pareja; al parecer últimamente a la gente se le olvida... Y claro, las parejas fracasan.

Mi niño no ha vuelto a preguntar, menos mal, ya que no sé qué le hubiera contado. En cuanto tenga un poco de tiempo me pongo a investigar. Seguro que todo tiene una explicación lógica.

Pocas veces le he visto fuera de mis sueños, eso sólo ha pasado cuando algo muy importante va a pasar, como si él también quisiera estar presente.

Recuerdo el día que nació Jorge, a mí me tocaba revisión y aunque ya estaba un poco molesta, me fui yo sola conduciendo hacia el Hospital.

Mientras tenía la monitorización, vi a Jorge como se situaba a mi lado. En su momento pensé que era una alucinación propia del parto, con el paso del tiempo he descubierto que siempre que me va a pasar algo bueno, él aparece.

Ya me he acostumbrado a que esto pase, pero que también lo vea Jorge, ya me parece extraordinario.

12 de Agosto de 2026, hoy es el cumpleaños de Jorge, 3 añitos ya. Es un niño muy especial y le quiero con locura. El otro día me dijo que hace un tiempo volvió a ver a su papá; que no me dijo nada para no preocuparme. Justo fue el día que fuimos a conocer su nuevo colegio. En Septiembre ya empieza la «escuela de mayores» como la llama él. Yo también le vi y eso me animó.

Puede sonar raro, pero que mi niño tenga esta sensibilidad me encanta, así nunca se olvidará de su padre y él estará en todos los momentos importantes de su vida. Si le ve aún es más fácil hacerle entender esta parte.

Como no podía ser de otra manera, hoy está Jorge presente en la fiesta de cumpleaños de nuestro pequeño. Mi niño, le mira y le sonríe, al igual que yo. Para el resto de invitados pasa desapercibido.

Le he contado a Jorge, que cuando veamos a papá sólo hay que sonreírle, y no decir nada a nadie. Que es nuestro pequeño secreto, ya que sólo las personas especiales podemos verlo; y al parecer no hay nadie más que sea especial cerca nuestro.

A pesar de tener sólo tres años lo ha entendido a la perfección, es muy maduro para su edad. Con una mente brillante, como la de su padre.

A pesar de que ya hace más de tres años que falleció Jorge, no me veo capaz de volver a empezar una relación. Más bien no quiero, estoy muy a gusto con la vida que tengo. Y lo único que haría sería comparar la relación y eso no sería sano. Así que mejor me mantengo como estoy que la verdad es que nos va muy bien.

13 de Septiembre de 2026, primer día de colegio de Jorge. Esta vez su padre ha ido más allá y nos ha acompañado desde la salida de casa hasta el colegio. Mi niño no ha parado de sonreír en todo el camino, al igual que yo. Nuestros conocidos no llegan a entender porqué siempre sonreímos, por suerte hemos aprendido a vivir con nuestra tragedia.



umla

#2002 en Novela romántica
#950 en Otros
#302 en Relatos cortos

En el texto hay: amor verdadero, espritus, muerte

Editado: 16.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar