Lágrimas de una mujer desesperada.

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO II: PRIMERAS CONVERSACIONES, ENCONTRANDO UN APOYO

Cuando te dejas llevar por alguien que acabas de conocer y que enseguida se convierte en un gran apoyo, las sorpresas de después pueden ser mucho más duras aún.
Días después de su primer encuentro Alma recibe una solicitud en Facebook... Una solicitud la cual ya ni tan siquiera esperaba. Una solicitud de amistad de ¡Lucas!
Tan sorprendida como alegre, Alma no duda un instante en saludarle...
ALMA. - Hola, Lucas, ¿Como estas? 
Así comienza una agradable conversación de tantísimas otras que vendrían después...
Así un día tras otro y tras otro... Incluso le comenta que lo ha dejado con Sergio a lo cual Lucas se sorprende... 
Con esta sorprendente revelación, Lucas comienza a convertirse en el gran apoyo de Alma, ve que no lo está pasando del todo bien y se vuelca en ella. 
Así continúan varias semanas más y Alma se da cuenta de que no ve en Lucas un simple amigo, un simple apoyo, sino que está sintiendo algo muy fuerte, mucho más de lo que jamás pudo imaginar sentir... 
Siguen pasando los días y aunque Alma se ha reconciliado con Sergio, solo piensa en salir de clase y hablar horas y horas con ese loco que le ha robado el alma y el corazón... Lo que no llega a imaginar es hasta que punto se lo ha robado... 
Varios días después de su reconciliación con Sergio, los dos jóvenes amigos, se vuelven a encontrar y vuelven a sentir esas chispas que ya sintieron esa primera vez que se encontraron, solo que casa vez les cuesta más y más disimular sus sonrisas mutuas y sus miradas... A pesar de estar Sergio de por medio, se están enamorando... 
Ese día tienen la gran suerte de poder disfrutarlo entero juntos ya que Lucas y Sergio han quedado para después del partido de por la mañana ir a ver al filial de su equipo.
Y aunque ella no puede ir a comer con ellos se alegra de saber que en cuanto termine de comer en casa con sus padres irá al encuentro de ambos dos amigos, a pesar de que no quiere hacer daño a nadie, ese sentimiento no lo puede evitar. 
Termina de comer y acto seguido marcha hacia el encuentro de ambos y los tres junto con el hermano pequeño de Lucas, un niño de 4 años muy travieso llamado Pablo, se dirigen a ver el partido de fútbol de la tarde... 
Los cuatro pasan una tarde realmente formidable aunque sin que Sergio se de cuenta Alma y Lucas no paran un instante de lanzarse miradas llenas de algo más que amistad...
Al acabar el partido se deparan a coger el autobús para dirigirse a sus destinos... De camino Lucas comienza con sus locuras y sus chistes y Alma no puede evitar no parar de reír una y otra vez con las ocurrencias del chiquillo. 
Al llegar a sus destinos los tres se despiden deseando volverse de nuevo a ver. 
Lo que no saben es que antes de lo que piensan volverán a verse y esta vez sí que saltarán chispas entre Alma y Lucas...



Cristina María Fernández

#4253 en Joven Adulto
#7755 en Otros
#3009 en Relatos cortos

En el texto hay: sufrimiento y lucha, alma rota, captulos

Editado: 06.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar