Lágrimas de una mujer desesperada.

Tamaño de fuente: - +

NOTA DE AUTOR

Qu

En esta difícil y dura historia, en realidad, la mía, como bien dije ya anteriormente, he querido hacer una denuncia pública y decir ¡NO ES NO! ¡NI UNA MÁS!
Pero también quiero transmitir que a pesar de tan durísimos episodios siempre hay alguien en algún lugar del mundo deseando hacerte sonreír y hacerte feliz y que olvides todo lo malo del pasado y pienses en una nueva vida, la vida feliz que te mereces.
Por lo tanto en esta vida nunca hay que negarse a darse una segunda oportunidad por muy triste y dura que haya sido esa primera.
No todas las relaciones son iguales ni todas las personas son iguales.
Yo siempre tengo un dicho y es que “tras la tormenta siempre llega la calma” a pesar de que la vida no es realmente fácil sino que somos nosotros quienes debemos luchar por facilitárnosla a nosotros mismos.
Y me despido de esta primera novela con una estrofa que a mí me gusta mucho de una canción de la cantante Rozalén que dice asi:
“Y si me levanto y miro al cielo doy las gracias y mi tiempo lo dedico a quien yo quiero 
Lo que no me aporte, lejos,i alguien detiene mis pies aprendería a volar”
Con esto amigos me despido, dándoles las gracias y diciéndoles que nunca jamás dejen de soñar ni de luchar por ser felices y pues eso lo que no nos aporte lejos.
Todo tiene una recompensa en esta vida…

 

                       CONTINUARÁ



Cristina María Fernández

#4298 en Joven Adulto
#7831 en Otros
#3045 en Relatos cortos

En el texto hay: sufrimiento y lucha, alma rota, captulos

Editado: 06.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar