Lagrimas Del Corazon

Tamaño de fuente: - +

1

Keith

Me pesan los ojos, claramente estoy cansada pero debo levantarme temprano para ir al internado.

Me cuesta madrugar demasiado, es una tortura para mi madrugar, pero me animo cada vez que me acuerdo que solo me falta seis meses para mi graduación, solo seis meses y seré libre, viviré una vida lejos de mi padre y de mi hermana, podre tener lo que tanto soñé, lo que tanto quiero. podre tener una vida, como yo quiera vivirla sin que nadie lo evite o me controle.

-cojan sus cosas, que nos vamos.- solté un suspiro y cogí mi maleta, mi hermana hizo lo mismo, como era costumbre, primero me dejaban a mi y luego a ella.

Ernesto hace eso siempre, desde hace muchos años, yo entro temprano, y mi hermana dos horas después, claramente el se deshace de mi mas rápido.

Él viaje es en silencio, nadie dice nada, solo se mira por la ventana, mientras mi hermana, cuenta arboles, mi teléfono suena.

Es una publicación en él block de la escuela.

HOY LLEGA NUEVA COORDINADORA DE DISCIPLINA.

hola estudiantes de él internado san Adolfo, hoy les vengo a confirmar.

el día de ayer se confirmo, la llegada de la nueva coordinadora, junto a su sobrino. La nueva coordinadora no viene sola, claro que no, junto a ella esta su, sobrino que es un hombre muy sexy, que tan solo tiene 19 años, será uno nuevo para las chicas de san Adolfo, claramente Kristian, Mario y checo no serán suficientes para estas mujeres o será que si, toca esperar lo para ver, que nos sorprende, nadie lo ha visto, puede que tengo lo bueno o puede tener lo malo así que chicas sinceramente suerte hoy conociendo a los nuevos.

C. A.

Ella nunca se cansara, siempre lo mismo, él hijo de la directora Kristian, no es muy sociable, claramente él no se informa de nada, es un hombre serio que no busca cosas formales, tiene 23 años y estudia finanzas, también trabaja y cuando tiene su tiempo, pasa de casería.

Él hijo de la rectora, Mario, él es un hombre, guapo y tiene 21 esta terminado la carrera arquitectura, será algo importante, a él le encanta los juego calientes, claramente, solo escoge las de fin que dan papaya.

Checo él conserje, no es lo mejor, que me queréis decir, tiene la nariz muy grande no es de mi tipo, Es algo feo, pero es solicitado, cuando las mujeres están desesperadas y necesitan la dosis que le dieron la primera vez.

Yo no me prestaría para ese juego que ellos se meten, yo prefiero leer algo que me guste y vivir mi momento tranquila, sin tener que preocuparme de nadie.

Sin darme de cuenta ya había llegado al internado, solté un suspiro y me despedí de mi hermana, ha él lo ignore completamente no puedo hacerme de la vista gorda.

Salí del auto y saque mis maletas, Ernesto no salio para nada, yo lo ignore claramente no haré como si nada hubiera pasado.

tome mi maleta y empecé a caminar, por todos lados habían caras nuevas, viejas por todos lados.

También estaban Kristian, Mario y un chico muy bueno, estaban hablando y echando la casería, sinceramente son terribles, me gustaría evitar pasar por donde ellos están, pero mi único problema es que, ellos están en la puerta, así que me tocara caminar cerca de los tres.

Mientras mas pasos daba, mas cerca estaba y peor me sentía, ellos son unos pesados, no quiero ni hablar con él conserje, que claramente esta barriendo como siempre, peor tarde o temprano llegue a mi fin.

—Keith, hola cariño como estas.—Mario me saludo, él otro hombre que estaba ahí, me miro con cierta curiosidad, será él sobrino de la coordinadora.

—Mario, veo que están de casería— Mario suelta una carcajada.

—Keith, no crees que es lógico.—yo Torcí los ojos, sinceramente estos dos no cambian.

—bueno, Keith aprovechando que estas acá, quiero que seas la primera en conocer a Erick moreno él sobrino de la coordinadora.—lo mire a los ojos.— Erick te presento a Keith Miller, la chica nerd de la escuela.

Él me extendió su mano y yo la respondí.

—Encantado señorita.— cuando me dijo señorita, me dio un Beso en la mejilla y sentí un quemón con su tacto

—Lo mismo digo.—dije cuando me separe un poco.-bueno Mario, Kristian yo me retiro, debo encontrar mi cuarto.

Claramente no me encanta estar hay, no me gusta la idea y sinceramente creo tener la mirada asesina de varias mujeres.

—Pero Keith, como nos dices eso— dijo Mario con una risa burlona.

—deberías tener compasión, y entregarte a nuestras garras.—Kristian como siempre, puse en blanco lo ojos.

—no Kristian y si me disculpan debo hacer muchas cosas, claramente no tengo tiempo que perder, con vuestro permiso.—me abrí campo entre los tres, todavía sentía él calor de Erick en mi mejilla, claramente olía muy bien, debe ser otro seductor, pero eso a mi no me importa claramente, solo necesito dejar mis cosas en mi habitación, y leer un poco en la biblioteca, mañana será la apertura del ultimo semestre en él internado, luego a estudiar, pero todavía estoy considerando opciones, debo tener todo bien pensado. por que debo seguir adelante.

Que podría estudiar, algo que me ayudara a tener una buena vida, ser profesora, abogada, secretaria, medicina.



Angie Zambrano

Editado: 19.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar