Lágrimas y sangre

Tamaño de fuente: - +

38. Lágrimas

Sabía que estaba muriendo. Lo sentía en cada célula de su cuerpo, en la débil respiración, en el latido extraño de su corazón. Jamás imaginó que su miedo más profundo se hiciera realidad de esa manera y en manos de la mujer que amaba.

Jacke jamás imaginó que su muerte estaría plagada de sombras y frío.

Dejó escapar las lágrimas porque era lo único que podía hacer. Ya no le quedaban más fuerzas. Se dejó llevar por la negrura y el vacío que lo arrastraban a un final inminente. Escuchaba voces desesperadas a lo lejos, hablaban de él no tenía duda, alguien más decidía su destino. En medio de la oscuridad que lo envolvía pudo percibir como Clare se tensaba junto a él, estaba dudando sobre ofrecerle o no la inmortalidad. Con las pocas fuerzas que le quedaban sostuvo su mano herida sobre la boca de la vampira.

***

Era su culpa, Clare lo sabía. Si hubiera tenido suficiente control de su maldición Jacke no estaría a punto de morir y ella no tendría el peso de la existencia de todos en la Tierra en sus manos. Al menos podía solucionar uno de sus dos errores, aunque el costo fuera alto.

—Clare, se agota el tiempo —insistió Seok Joon—. Si harás algo, hazlo ya.

Justo cuando más necesitaba de su lado salvaje, los sentimientos le ganaban al instinto. Clare ni siquiera se había dado cuenta en qué momento su apariencia humana había regresado. Aunque intentó devolver el cambio no lo logró. Los dedos temblorosos de Jacke mojaron de sangre cálida sus labios y la insaciable sed se desató en cuanto saboreo la primera gota.

—Te amo —susurró Clare con voz ronca.

Los colmillos se afiliaron y Clare se inclinó una vez más sobre el cuello de Jacke. La necesidad que sentía del elixir carmesí comenzaba a desvanecerse. Y mientras Clare se saciaba, la esencia humana de Jacke se terminaba. Cuando la vampira supo que la vida del decadente llegaba a su fin, mordió su muñeca y le hizo beber de su propia sangre.

Y entonces, Jacke Knight murió.

Sucedió de pronto. Todo regresó a ella de manera inesperada, terrible e intensa. Clare comenzó a sentir, su humanidad había regresado… la hizo pedazos. Agonía. Desesperación. Angustia. Tristeza. Miedo. Amor. Esperanza.

Y por primera vez después del cambio... lloró. Lágrimas amargas que se mezclaban con sangre y salpicaban el rostro muerto del decadente que el monstruo tenía en brazos. Recordó lo que Frederick le había contado sobre ese increíble suceso. Sólo pocos vampiros lloraban después del cambio; el llanto únicamente podía deberse al dolor más profundo o a una inmensa felicidad. Ella creía que estaba viviendo ambas en ese momento. El llanto era prueba que el inmortal aún conservaba una parte pura de cuando se era mortal. Se trataba de una cosa única, mágica y trágica. Dejó que las lágrimas cayeran libres y empaparan su rostro. Su última experiencia humana y real.

***

Una vez en la mansión de los Vida Eterna, Frederick y Seok Joon se encargaron de preparar el cuerpo de Jacke ya que su creadora se encontraba muy devastada y confundida para hacer cualquier cosa. Ese tiempo le permitió recuperarse de las emociones que apenas experimentaba nuevamente. Ya repuesta, fue a la habitación donde estaba el cuerpo y esperó a que iniciará la transformación.

***

Era como volver a nacer, pero estando consciente de ello. Algo en él estaba cambiando en medio de toda esa quietud. Algo más allá de toda explicación racional lo transformaba. Jacke podía sentirlo reptando por su interior, por su exterior. Fortaleciendo lo que estaba roto, desarrollando más lo que ya existía.

En medio de las sombras explotó una luz rojiza.

***

La espera se le había hecho eterna, entonces hubo un ligero movimiento. Clare se acercó al ataúd y Jacke abrió los ojos. Le sorprendió como seguía siendo el mismo a pesar del cambio, había imaginado que luego de eso ya no le importaría, pero su amor por el recién inmortal no hizo más que aumentar. Clare sonrió.

De un movimiento brusco el neófito estuvo de pie frente a su creadora, Jacke conocía el proceso, debía beber sangre de Clare. Se observaron sin hablar, entonces la vampira echó la cabeza hacia un lado y antes de sentir como los colmillos de su vínculo le abrían la piel sintió un beso suave.

Clare había sido el donador solo una vez anterior, pero lo que vivió con Gabriele no se comparaba con lo que sucedía con Jacke. Era una sensación única y placentera. Tras un par de minutos Jacke la dejó libre, le tomó el rostro con delicadeza y aún con restos de sangre en los labios la besó. El anhelo por su vínculo creció en el interior de la vampira, ahora con la certeza de que no podía lastimarlo se dejó llevar. Se devoraron la boca, sin restricciones, sin miedos; solo necesidad, pasión y deseo. Jacke acercó a la rubia aún más hacia él con el brazo que le rodeaba la cintura, Clare escuchó el chasquido de una de sus costillas al romperse pero no le importó. Con ese beso la chica se dio cuenta de cuánto la quería, percibía con nitidez cada una de las emociones de Jacke hacia ella, sus sentimientos intensificado por milésimas y solo eran para ella. Clare lo apartó con delicadeza.



Shecid Lovelace

#6177 en Fantasía
#2740 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: vampiros, brujas, angeles caidos

Editado: 31.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar