Las 3 Guitarras

Tamaño de fuente: - +

21 El Examen de Admisión.

Comencé al pie de la letra con mis estudios, estudiaba mis 4 horas en la mañana después de que mis hermanos se fueran a la escuela para así estudiar de 8 de la mañana a 12 del mediodía.

Debes en cuando hablaba un poco con Dora en las mañanas, aunque cuando estaba estudiando me limitaba a contestar con mensajes rápidos, siempre y cuando esto no afectara en mi estudio. Recuerdo que durante esos días casi no toque guitarra más que para sacar una canción que Dora dijo que tocaría en un recital con su rondalla.

Los primero Días fue algo difícil adaptarme a estudiar tanto tiempo, pero sabía que si no me esforzaba no lograría pasar el examen de admisión.

Una noche me llego un mensaje de Katherine, después de mucho tiempo una vez más, la última vez que supe algo de Katy había sido en navidad, recuerdo que al principio no quise contestar y así lo hice; su mensaje decía:

Hola… ¿cómo has estado?...

La verdad a este punto yo ya no quería saber nada de Katherine, no porque le tuviera odio ni nada por el estilo, algo que hasta hoy en día sigo sin entender porque, pero yo ya no quería saber nada de Katy, así que esa noche simplemente ignore su mensaje y me dormí

Mientras estudiaba en una ocasión, Leila también me mandó un mensaje, pero a ella le expliqué que estaba un poco ocupado estudiando, así que le dije que si quería podíamos hablar más tarde, Leila dijo que si, que no quería distraerme.

La verdad había mensajes que no podía ignorar, los de Dora. Durante las noches platicaba un poco con Dora de forma normal, pero una noche llego un mensaje que no me agrado mucho.

¿Y cómo te ha ido Dora?

Pues bien, jajaja… algo raro, es que hay un detalle…

¿Qué sucede?...

Es que me empezaron a mandar cartas de que le gusto a alguien…

¿Enserio?...

Está bien, Dora y yo habíamos dejado de ser novios hace casi un año, pero la verdad si me hizo sentir un poco raro lo que me decía.

Si… jajaja, pero yo ya sé quién es…

Jajaja a caray! ¿y según tu quién es?...

Es un chico que toca con nosotros en el grupo, es un niño de 15 años jajaja

¿Enserio un niño de 15 años? Pensé, está bien, yo también vendría siendo un niño para Dora, pero ¿cómo a un escuincle 5 años más chico podía gustarle Dora?

¿Eran celos lo que estaba sintiendo?, creo que la respuesta era muy obvia, sabía muy bien que Dora jamás estaría con alguien tan chico, pero aun así me sentía raro por todo esto. En otras ocasiones Dora me había dicho que este niño era muy insistente con ella y que incluso ya había ido a cenar a su casa, incluso yo me doy riza en este momento, como podía tener celos por idioteces como esa, por Dios solo era un niño. Esa misma noche me volvieron a llegar mensajes de Katherine muy insistentes.

Holaaaaaaa

¿Estás ahí?

¿Porque no me contestas?

¿Acaso ya no me quieres?

¿Alex, estas ahí?

En ese momento solo para que dejara de sonar mi tono de mensajería le conteste:

¿Hola, aquí estoy… que sucede?

¿Hola… como haz estado?

Bien gracias, ahorita no tanto, pero mal no estoy… ¿y tú?

Yo muy bien, gracias…

Escucha ¿podemos hablar en otra ocasión Katy? Ahorita estoy un poco estresado…

Oh sí, no te preocupes… hablamos mañana.

En ese momento seguí hablando con Dora, pero si no mal recuerdo ya habíamos cambiado de tema. Durante las siguientes noches seguí hablando con Dora sobre cómo estaba, como iba en mis estudios que por cierto cada vez me cansaba y estresaba más, sin mencionar que me ponía muy nervioso el examen.

Ya relajado, una vez yo mismo le mande un mensaje a Katy para hablar con ella y disculparme por no haber podido hablar con ella. Pocas ocasiones hable con Leila también, si acaso 2 o 3 durante esas tres semanas.

Durante esos días recuerdo que casi no salía de mi habitación por estar todo el tiempo pegado en la computadora y en mis libros, pero mi motivación era que, si lograba entrar a la universidad allá, podría volver a estar con Dora sin tener que irme rápido por alguna hora de salida, es cierto, talvez Dora y yo éramos solo amigos, pero, aun así, cada día haría intento por volver a estar en su corazón.



Ismael Maximino

#8929 en Novela romántica
#5626 en Otros
#2063 en Relatos cortos

En el texto hay: amor adolecente

Editado: 28.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar