Las Canciones de la Otra

Tamaño de fuente: - +

Sipnosis.

¿Creen en demonio, el diablo? ¿O en cualquier otro ser malévolo?

Bien, pues yo había conocido a mi propio demonio, a mi redentor y hasta poético suena así el hijo de la chingada.

Tenía una sonrisa que llamaba a caperucita a ser devorada por el lobo y una serie de trazos entintados que hacia preguntarte como seguía el patrón debajo de la tela.


¿Es curioso, no? La manera en que vemos a una persona por primera vez y no pensamos que conociéndola más va a llegar a calar tan hondo.

Él era mi demonio personal, la condena que veía por todas partes. Él hacía que todo empezará con temblarme las piernas y finalmente hasta la vida entera.

Era mi demonio y yo decidí incinerarme tanto en el infierno personal que cargaba como en el que llevaba entre las piernas con orgullo.

«Al final, todo lo que empieza mal, termina bien ¿no?»



deamoon

#12499 en Novela romántica
#2026 en Chick lit
#4389 en Joven Adulto

En el texto hay: romance prohibido, matrimonio, romance

Editado: 26.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar