Las cartas del tiempo

Tamaño de fuente: - +

Día 1: Llegada inesperada

5 de abril del 2018

Hola Stevan.

La verdad es que no tengo idea de que cómo se escribe una carta, ni cómo empezarla, ni peor terminarla.

Pero empecemos desde el inicio.

Soy Nina, tal vez no sepas quién soy, mejor dicho, no tienes idea de quién soy, pero te aclaró algo, aunque suene loco, aunque suene imposible, quiero que confíes en mí, pensarás, ¿cómo confiar en alguien que ni siquiera conozco y me manda cartas?, bueno lo imposible no existe, así que intenta tener la mente más abierta, sé qué pasará hoy, sé que es tu primer día de preparatoria, sé que no tienes idea a quién vas a conocer hoy, sé que iras con esa camiseta blanca con un arcoíris en el centro, y no soy una persona que te esta acosando desde una ventana desconocida, sé que te la pones cuando no estas seguro y últimamente te sientes así.

De tantas personas que verás este día, me verás a mí, te lo aseguro, pensarás en este instante ¿Cómo es eso? Ni siquiera me conoces, pues mi yo que está en tu tiempo tampoco lo hace, no es una broma, repito, no es una broma, este día pasarán varias cosas, quiero que me ignores si me acerco a ti, por favor, te pido que me ignores.

Te describo como soy, tu nueva compañera de clases y que se sentará a tu lado se llama Nina Maslow, tengo cabellera larga color castaño claro, mis ojos son del mismo marrón, y mi tez es casi bronceada.

Te conozco perfectamente Stevan Fannar, que aunque te diga que me ignores cuando me conozcas, no me arrepiento de haberte hablado.

Cada día recibirás una carta mía con las instrucciones que debes cambiar este día, por favor créeme.

Conocerás a Stefy, Sam y Jack, todos ellos son nuestros amigos.

No es casualidad, ni tampoco suerte que yo me sepa sus nombres, tengo tanto miedo que no me creas, tengo tanto miedo que desaparezcas para siempre.

Y para que me creas, te diré algo que verifica que soy yo, porque lo que me dijiste ese día a mediado de nuestro año escolar, no se puede desaparecer de mi memoria, Steve ese día me dijiste que sospechabas que tú no eras hijo de tus padres.

Solo es algo pequeño que te pido este día, no enlacemos nuestro destino.

Está carta, sé qué es.

Una llegada inesperada.

Quiero que cambie este presente que estoy viviendo, quiero que cambie este sufrimiento que me está matando, quiero que estés aquí conmigo, quiero que estemos todos juntos, quiero abrazarte, Stevan.

Con mucho cariño.

Nina.



Briggitte Morales

#8369 en Otros
#3253 en Relatos cortos
#12793 en Novela romántica

En el texto hay: tiempo, amor, cartas

Editado: 28.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar