Las crónicas del infierno

Tamaño de fuente: - +

Cap. 2 Malas decisiones conllevan malas conclusiones.

Baba Yaga lo había convencido, había convencido a Lucifer de que ambos chicos se pertenecían, aunque lo que influyó mucho en su decisión fue el hecho de que dudaba de que su hijo lo hiciera bien como príncipe del infierno.

Por sugerencia de Baba Yaga, se organizó una cita entre los jóvenes en el mundo humano. Ya estaba todo planeado, una ida al cine, después a la playa, luego una cena... Ninguno de los padres había considerado el orden o lo inconveniente de llevarlos a esos lugares.

— ¿Cual deberíamos ver? ¿Amor real? ¿En busca de mi otra mitad? O ¿Cantando al amor? —preguntaba Liv a Bellzebub, aferrándose a su brazo como lo había hecho en el baile.

— La que sea — le contestó él sin ganas pero ella no lo escuchó porque se apresuró para ir a comprar las palomitas, dejándolo solo frente al sujeto que daba los boletos, el cual parecía tener una vida miserable con una existencia patética.

— Señor. Hay muchos en la fila, se puede apresurar ¿qué película quiere ver ? — dijo el sujeto y él le contestó — la que sea pero que sea de amor ... Creo —.

La película no era interesante o relevante para Bellzebub y tampoco para Liv, ya que esta se aferraba a su brazo y de vez en cuando olfateaba su chaqueta soltando un suspiro que casi parecía gemido de placer para posteriormente atascarse de gomitas de osito, dejando siempre de lado las rojas.

Está de más decir que Bellzebub no pudo disfrutar la película ni aunque lo hubiera querido ya que Liv se la pasaba abrazándolo, olfateando su camisa o acariciando su cara mientras reía como idiota.

Después le siguió la playa, mala idea, a Bellzebub no le gustaba el sol y mucho menos la arena, por otro lado, a Liv le caía de perlas.

— ¿Te gusta? — preguntó ella modelando el traje de baño que no dejaba nada a la imaginación.

— Supongo... — contestó él, indiferente a el entusiasmo de ella, pero Liv no se dejaba vencer tan fácil.

— ¿Me aplicas el bloqueador solar? — preguntó ella mientras se acomodaba en su regazo, Bellzebub la miró en silencio y ella balanceo la botella de bloqueador.

— ¿No puedes aplicarlo tú sola? —.

— Si... Pero —.

— Debes aprender a ser autosuficiente o nunca podrás vivir sola —.

— Por favor —.

— No —.

...

Tras el fiasco de la ida a la playa, ambos estaban en el restaurante, cenando como lo habían planeado sus padres.

— Te oscureciste un tono — comentó él sin mucho interes mientras revisaba la carta.

Para este punto Liv ya no estaba a gusto con la cita. Su piel se habia oscurecido y le ardia, ademas tenia arena en la ropa y el cabello reseco por las sales de playa.

— Seguiría en mi tono si alguien me hubiese aplicado bloqueador — refunfuño ella por lo bajo.

— No, seguirías en tu tono si nos hubiéramos evitado esta porquería — dijo él sin apartar la intencion de la carta.

— ¿Qué quieres decir? — pregunto ella dejando caer la carta sobre la mesa.

— Aparte de no ser autosuficiente eres estúpida. ¿Qué no entiendes? Tu plan es una mierda. ¿En serio pensaste que con esto me iba a enamorar de ti y pedirte matrimonio al día siguiente? No seas estúpida —.

Liv se sintió humillada porque Bellzebub no había modulado su voz, haciendo que todos lo escucharan. Pronto aparecieron lágrimas en sus ojos, no porque le dolieran sus palabras sino por la humillación que sentía.

— ¿Ahora vas a llorar? No ganas nada con eso —.

— ¡Cállate! — le pidió ella.

— ¿Por qué? —.

— ¡Basta! —.

— ¿Por qué? Tienes miedo de que todos se enteren de que eres una busca hombres —.

— ¡Tu...! — murmuró Liv.

—Así es ¿ qué ? ¿Pensaste que no sabía lo puta que eras? Por favor, todos han pasado por tus faldas y qué decir de tu madre... —Belzebub no termino de hablar porque Liv le lanzó su copa de vino en la cara y con lágrimas en los ojos salió del restaurante, dejando a Bellzebub ahí adentro, limpiándose la cara con la servilleta de lino.



Jocelyn Rdz

#8958 en Novela romántica
#5676 en Otros
#856 en Humor

En el texto hay: bruja, amor, demonio

Editado: 28.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar