Las Diecinueve Niñas

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 8

SELENE

La perspectiva que cada persona respecto a un objeto o cosa varia como todos nosotros , nadie puede pensar exactamente igual que otro , ser diferentes es como la huella personal de cada ser pensante en la tierra .

-Me estas ignorando de nuevo – advirtió molesto el castaño frente a mi

-Lo siento, ya sabes cuándo me pierdo me sumerjo en un mar de pensamiento – me disculpe, agregando más azúcar al café que pedí

-Venga ya, Selene prometiste que los pensamientos raros que te dominan no interferirían con nuestra salida – haciendo un puchero tan característico de un niño

-Si lo siento Ángel, no puedo evitarlo – tomando un sorbo de su café

-Bueno apresúrate tomando el café que quiero ir al cine contigo – desviando la vista avergonzado – podemos vernos algunas de esas películas que te gustan

-Te refieres a esas filosóficas donde el protagonista encuentra el rumbo de su vida, sosteniendo una relación con su mejor amiga y teniendo una linda familia de liliputienses – soltó con ironía

El chico estallo en risas, escupiendo el café sobre la mesa

-Deberías medir tus palabras sabes que mi sentido del humor es muy exagerado – limpiando sus labios que aún tenían restos de café

-Me gusta cuando sonríes – acariciando la mejilla del pálido chico – Sonríe por los dos  , promételo

-Selene – sonrojándose – se supone que el que debería coquetear contigo seria yo

-Debemos romper esos estereotipos – regalando un casto beso al castaño

-Quieres que vayamos a otro lugar – alejándose de la chica

-Está bien ir al cine – tomando su mochila – paguemos la cuenta y salgamos

El chico asintió acercándose hacia la cajera quien pícaramente dio un guiño al chico, deseándole suerte

-Pasa algo Ángel de la nada te pusiste rojo – tomando la frente del chico – no tienes fiebre

-No es el calor del lugar , estas tiendas siempre contiene un ambiente un poco caluroso

-Espero que solo sea eso – caminando hacia la salida

El cine se encontraba a unos quince minutos del café donde se encontraron, su próxima parada no parecía importante a comparación con su animada charla

-Las liebres se encuentra saludables, aunque mi compañera de piso dijo que las llevo al chequeo con el veterinario para impedir alguna enfermedad – tomando la mano del chico

-Vaya me alegro que estén bien , me gusto dártelas ellas necesitaban tiempo y amor – desviando la vista – y en mi casa no tenían eso

-El amor de ti si lo tenían pero con tu horario el tiempo es algo valioso para ti – mostrando una sonrisa

Selene paro en seco al ver a un hombre enmascarado a lo lejos acercándose, el pánico se apodero de ella y unas inmensas ganas de vomitar surgieron

-Vámonos, regresemos al café – suplicaba al chico junto a ella

-Está bien pero intenta relajarte – dando la vuelta

-Puedo oír sus pasos, el está viniendo – advirtió – tomando temblante la mochila

-Ese tipo con esa rara mascara – mostrando una cara de molestia – si intenta dañarte prometo que lo detendré

-NO- soltó tajante – solo vayamos al café

Un golpe seco y el derrumbe de su acompañante desato el pánico entre los pocos transeúntes cercanos a ellos

-Aléjate – hablo abrazando el cuerpo del chico

En su mente aun aturdida y confusa, la pequeña chica planeo una distracción que aseguraría el bienestar de su desmayado acompañante

-Si me quieres puedes venir – corriendo lejos del enmascarado, escuchando los pasos de la potencial amenaza tras ella

Te matare, y esto será el fin de la pesadilla que me atormenta hace años

Corrió hacia un descampado tomando rápidamente su mochila sacando una filuda navaja

-ACERCATE – grito –TE  MATARE Y MORIRAS COMO UNA SUCIA RATA

El hombre se encontraba frente a ella, ladeando la cabeza divertido.

Selene corrió y se deslizo por su costado cortando parte de la mano del hombre quien, no se inmuto

-TE DOLIO,TE DARE MAS  – corriendo a atacar nuevamente

Un golpe en el vientre la hizo soltar la navaja seguido de una patada que la lanzo atrás, el enmascarado se acercó hacia ella

-No me toques – advirtió molesta, mordiendo la mano del hombre logrando arrancar un pedazo de piel, haciéndolo pararse momentáneamente

-No importa cómo y dónde te destrozare – escupiendo los restos de sangre de su boca

El hombre se detuvo un instante y corrió derribándola colocándose encima de ella acercándose a su lóbulo

- Jouet préféré – susurrando , provocando un escalofrió en el cuerpo de Selene , un escalofrió que la lleno de miedo , asco , náuseas y un incontable dolor



Minerva

#1082 en Detective
#584 en Novela negra

En el texto hay: asesinatos, amor doloroso, terror psicológico

Editado: 06.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar