Las Diecinueve Niñas

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 2

NEGACION

Toque pacientemente la puerta evitando soltar alguna maldición con respecto al barrio en el que me encontraba junto a un maloliente callejón y unas cuantas ratas corriendo por las paredes .Una castaña se aproximó riendo , sosteniendo el celular en su oreja colgando con fastidio al verme parado en la puerta intentando reconocer a la persona que tenía frente a ella

-Quien es –hablo mostrando molestia

-No debería abrir la puerta a desconocidos la ola de violaciones está en constante aumento y viendo la diminuta ropa que porta es más probable que lo sufra dentro de su propia casa- aconseje – por eso las puertas tiene una pequeña apertura para poder ver a la visita frente a su puerta y poder saber así si es de su agrado

-Me está amenazando, no me obligue a llamar a la policía- advirtió claramente molesta

-No es necesario yo soy uno- hable intentando mantener la poca paciencia que me caracterizaba

Ella rodo los ojos molesta dispuesta a cerrarme la puerta en las narices cuando la interrumpí

-Busco a Andrea Wintosky –la cara de la chica era de desconcierto acompañado de burla

-Ninguna Andrea vive aquí – contesto a punto de cerrar la puerta

-Entonces no le molestara si echo una vista – empuje levemente la puerta

-Si me molesta, usted mismo advirtió sobre el aumento de las violaciones, no lo puedo dejar pasar- empujando la puerta y cerrándola frente a mí –Largo – grito desde dentro

Maldije en voz alta tomando un cigarro y fumándolo evitando hacer alguna estupidez que marcara de por vida mi carrera ,un carraspeo interrumpió mi conversación interna haciéndome levantar levemente la cabeza topándome con una chica de baja estatura con el pelo negro y los ojos azules que me recordaban a alguien que hace mucho tiempo cruzo en mi vida .

-Que quiere- hablo una chica con cierta molestia caminando a la puerta de madera café que hace no mucho fue cerrada en mi narices

-Busco a Andrea Wintosky – hable tirando mi cigarrillo y pisándolo- la conoce

Ella bufo claramente molesta sintiendo su mirada de fastidio y odio hacia mí , acomodando los mechones que caían en su angelical rostro , lo único que al parecer tenia angelical ya que su carácter mostraba su odio hacia

-Soy yo – hablo aproximándose a la puerta de la castaña sacando una llave de su bolsillo y abriéndola- va a pasar – pregunto claramente exasperada

Asentí pasando antes que ella admirando cada parte del pequeño departamento muy bien decorado a pesar de estar en uno de los barrios más peligrosos de esta ciudad.

-Selene llegaste – chillo la descortés chica de antes aproximándose hacia la pelinegra –Que hace este monigote aquí – pregunto claramente molesta

-Más respeto señorita –pause – tal vez no lo sea con la ropa que lleva mostrando otro tipo de dama que parece que solo sale en las noche si capto la indirecta verdad

-Prostituta – pegunto con una pequeña sonrisa- pues está en lo cierto si soy puta y a diferencia de ustedes si me gano el dinero con el sudor de mi frente, no como perros que están tras la rata de Fred

-Tara basta – ordeno Andrea a la castaña quien se retiró de la habitación molesta balbuceando algunas maldiciones al parecer en mi contra por invadir su espacio personal –Y usted vino a ofender a una prostituta o hacer su supuesto trabajo – pregunto mostrando incomodidad por mi presencia

Tome asiento de uno de los sillones color mármol seguido de ella quien se mostraba impaciente por mi presencia en aquel lugar

-El caso de las niñas desaparecidas – pregunte –Como lograron salir con vida las diez

-No recuerdo – contesto desinteresadamente revisando sus uñas como si estas fueran más importantes que el interrogatorio

-Señorita le aconsejaría responder con la veracidad necesaria – advertí sujetando con fuerza mi lapicero y libreta

-Es lo que se- contesto divertida por mi molestia – Detective hace mucho que sucedió a que viene ese burdo tema

-Al parecer el asesinó regresó y está terminando el trabajo que no concluyo hace diez años- respondí mirando la expresión que mostraba en su rosado rostro-La información que me dé será clave para atraparlo y poder resguardar su vida

-no necesito su absurda ayuda – hablo levantándose de su sillón abriendo la puerta mostrando su negación con cooperar –No me protegieron hace una década cual es la diferencia

-La diferencia es que ahora estoy yo aquí y no dejare que les suceda nada a las personas inocentes- conteste saliendo por la puerta sintiendo el olor a plomo en el aire en conjunto a perfume barato de aquella chica

La ojiazul después de todo no colaborara, es obvio que no confié en el estado después de todo yo tampoco confiaría en él , es como darle unas tijeras a un niño esperando solo que suceda un accidente .



Minerva

#1082 en Detective
#584 en Novela negra

En el texto hay: asesinatos, amor doloroso, terror psicológico

Editado: 06.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar